Conecta con nosotros

¿Que estas buscando?

ComprométeteArtículos

UNA OPORTUNIDAD PARA AMAR

Minerva Múzquiz de Villarreal

Después de los terribles acontecimientos que han ocurrido en los últimos meses en nuestra patria, podemos decir que la mayoría de los mexicanos coincidimos en el QUÉ. Es urgente y necesario actuar para construir el México que todos anhelamos. Pero cuán complicado puede resultar ponernos de acuerdo en el CÓMO.

Es evidente que vivimos una época sumamente compleja, pero cada momento de nuestro caminar personal y comunitario, si lo sabemos aprovechar, es una oportunidad para vivir el don más excelente y el mandamiento más importante de todos. Digámoslo con todas sus letras: ¿Hay entre nosotros algunos que no creen en defender la vida desde el primer instante de su concepción? ¿algunos que son corruptos? ¿algunos que sienten atracción por su mismo sexo? ¿algunos que viven en adulterio? ¿algunos que son ladrones? ¿algunos que matan? ¿algunos que han cometido graves errores y pecados abominables? La respuesta es sí. Pero acaso los que hemos conocido el amor de Cristo, por alguna trágica razón, hemos olvidado que estas personas son nuestros HERMANOS.

Hermanos que han sufrido en carne propia injusticias, abusos, discriminación, y por ello tienen profundísimas heridas que es necesario sanar. Son verdaderos hijos de Dios, porque nuestro Padre común, en su gran bondad, les ha otorgado el don de la existencia. Cada uno de ellos tan valioso y amado como si no existiera nadie más en el universo. Jesus, por cada uno de ellos derramó su sangre en la Cruz. ¿Cómo estamos llamados a amar a estas ovejitas heridas y lastimadas? ¿Cómo pueden los discípulos de Cristo colaborar para que todos conozcan y experimenten el amor personal de Dios? ¿Cómo podemos ser solidarios en su sufrimiento? ¿Cómo podemos ayudarlos a comprender los valores del Evangelio para que su vida sea como la que Jesus, en su perfecto plan de amor, quiere para ellos? Juzgar, rechazar, odiar, condenar, ¿serán actitudes que ayuden a acercarlos al que es Camino, Verdad y Vida?

Y aquí es donde viene la encrucijada. En medio de esta crisis social de hartazgo, aparece un síntoma que indica que hay algo más que no anda bien. Imposible saber si se debe a la globalización o a la inmediatez con la que tenemos acceso a tanta información, pero pareciera que cada uno tenemos opinión para cualquiera y todo tema; desde aspectos trascendentales como la vida, hasta cosas triviales como cuál es la mejor dieta o la app más eficiente. Y en el caso que nos compete, además de tener fuertes opiniones, podemos caer en la tentación de creernos poseedores de la única o la mejor solución para arreglar el México del siglo XXI.

Nos decimos hijos de la Iglesia, la que creemos fue fundada por Cristo. Y a Él, que es la Sabiduría Infinita, le pareció bien establecer una jerarquía. Los Obispos son los sucesores de los Apóstoles, a ellos compete guiar a las ovejas y a las ovejas reconocer la voz del Pastor. Hoy más que nunca es apremiante recordar que la misma Santa María de Guadalupe, cuando quiso servirse de un laico para la realización del deseo de su corazón, le pidió que fuera en unión y obediencia al Obispo Fray Juan de Zumárraga.

¿Quiénes somos nosotros, pequeñas ovejas, para creer que somos más que el Pastor? No olvidemos nunca las palabras de la mejor Discípula, la que escucha la Palabra de Dios y la pone en práctica, la de mirada compasiva y corazón misericordioso, la que es Bienaventurada porque antes de hablar, sabe escuchar. “Hagan lo que Él les dice” Ante los acontecimientos actuales y qué hacer ante ellos, Jesús ha mostrado su querer en la voz del Pastor.

Minerva Múzquiz de Villarreal

Comentarios

Lic. En Comunicación y Desarrollo Organizacional Maestro en Métodos Alternos en Solución de Conflictos.

Relacionado