MÁS QUE PROCESOS DE UN NOTARIO

Alma Elizabeth Gasque Montemayor, se integró al Tribunal Eclesiástico de Monterrey en el año 2008 y desde entonces se ha desempeñado como Notario en los Procesos de Nulidad Matrimonial, ahora bajo el cargo del Pbro. Pedro Pablo González Sias, Vicario Judicial.

 

Desde hace 12 años ha participado en dar fe en las actuaciones procesales de quienes van en busca de hacer nulo su matrimonio después de un extenso proceso que compruebe que desde un principio no existió ningún vínculo matrimonial; actualmente los casos que Gasque mantiene activos son supervisados por el Pbro. Justo Javier Treviño, juez en turno.

 

Conoce más sobre Alma Gasque, esposa, madre, compañera y amiga, a quien distinguen por ser servicial, comprometida, siempre alegre y muy empática.

1.- ¿Cómo llegaste a laborar en el Tribunal Eclesiástico?

Para mí ha sido una “Diosidencia”, era parte del plan de Dios. En 2008 quedé desempleada; para esas fechas una amiga estaba de paso en Monterrey y la fui a visitar, al contarle mi situación me comentó que debía llamar a la bolsa de trabajo de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario, a la que pertenecimos tiempo atrás, pero la Señorita me comentó que sabía de una oportunidad en el Tribunal Eclesiástico, me pidió mi información y justo un día después ya estaba en entrevista con el Pbro. Ernesto David González Muñoz, quien me solicitó quedarme de una vez para capacitación. Al día siguiente mi amiga volvió a su casa, pareciera que solo esperaba inspirarme a entrar a este lugar para que ambas pudiéramos continuar nuestros rumbos en tan buenos lugares.

 

 

2.- De los procesos que realizas día con día, ¿cuál servicio disfrutas más?

A mí me gusta mucho ayudar a las personas, aquí viene gente con mucho dolor y el escucharlas, darles cierto consuelo, para mí es algo muy importante. Al final del proceso para mí es mucha la satisfacción cuando la persona puede volver al sacramento de la comunión y tener un encuentro personal con Dios y después consolidar su sueño de contraer nuevas nupcias y estar en gracia de Dios con la familia actual, dando testimonio a sus hijos.

 

3.- ¿Consideras que hay posibilidad de encontrarte con Dios en el ámbito laboral?

Sí, yo pienso que Dios está en cada persona que viene a pedir ayuda para que se lleve a cabo su proceso, y así mismo tenemos que tratar a esa gente con caridad y paciencia, para que puedan alcanzar la felicidad, al poder volver al Sacramento del Matrimonio y así mismo el Sacramento de la Comunión.

 

4.- ¿Qué experiencia personal te deja la colaboración o servicio que brindas?

Tengo muchas y muy buenas experiencias, pero creo que resaltaré los buenos lazos e incluso amistades que he podido obtener, ya que en muchas ocasiones por lo profundo que es el proceso se llegan a tener muy buenas relaciones. También cuando después de cierto tiempo, algunas personas llaman para comentarme que ya se pudieron casar y que han recuperado la gracia de Dios. Me reconforta tanto saber que un factor importante es que gracias a la colaboración y cumplimiento de mi trabajo, ellos obtienen un bienestar espiritual.

 

5.- Qué recomendación das a quienes visitan el Tribunal Eclesiástico para llevar a cabo algún trámite.

Con el paso de los años he notado que el tema de la nulidad del matrimonio, en muchas ocasiones, no se toma con la seriedad que esto implica, por ello muchos desisten, incluso antes que el proceso terminé, los invito a ser pacientes, a confiar y practicar la paciencia.

Por Pastoral Siglo XXI


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín







Categorías