Conecta con nosotros

¿Que estas buscando?

La voz del pastorArtículos

VIII CARTA PASTORAL CON MOTIVO DE MIS 25 AÑOS DE OBISPO

 

Introducción

Desde antes de la pandemia pensaba dirigir a todos mis hermanos sacerdotes unas palabras sencillas y llenas de esperanza, compartiéndoles mi alegría por agradecer a Dios 25 años en el ministerio episcopal para animarlos en el camino de su vida sacerdotal. Sin embargo, al vernos impedidos de celebrar juntos la Misa Crismal y viendo el sufrimiento que este acontecimiento ha traído al pueblo de Dios, les dediqué con ocasión del Jueves Santo mi VII Carta Pastoral llamándolos a ser animadores de esperanza.

 

Dirijo esta VIII Carta Pastoral a todos ustedes, fieles cristianos y personas de buena voluntad de la Arquidiócesis de Monterrey, hablándoles como el padre que dialoga con sus hijos, el hijo que platica con sus hermanos y como su pastor, para invitarlos a responder juntos a los retos que la pandemia del COVID-19 y sus efectos, aún no ponderados, nos irá presentando, con el deseo también de animarlos a buscar la luz y la fortaleza en el Espíritu Santo.

 

Sirva también esta Carta para acompañar el camino del Año Jubilar Sacerdotal que hemos comenzado en el contexto de alegría por el Sumo y Eterno Sacerdocio de Jesucristo que el Señor me ha encomendado ejercer en beneficio de toda la Iglesia universal y en específico con ustedes en la Iglesia de Monterrey. Como bien saben, lo iniciamos el pasado 31 de mayo, bajo el manto de la Santísima Virgen del Roble cuando recordábamos su Coronación Pontificia, y se prolongará hasta la Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote del 2021, día en el que festejaremos los 25 años de mi consagración episcopal.

 

Como lo he mencionado en el decreto por el que establecí este Año Jubilar, a lo largo de este tiempo privilegiaremos la reflexión sobre el sacerdocio y la labor de la pastoral vocacional. Así, la Vicaría Episcopal de Pastoral, la Comisión del Clero y nuestro Seminario nos propondrán formas para profundizar, celebrar y vivir el sacerdocio de Cristo, ayudados por un itinerario de oración, discernimiento y espiritualidad sacerdotal.

 

Como parte de estos medios y con la confianza de quien habla con su familia, compartiré con ustedes lo que siento, pienso, sueño, hago y espero hoy por hoy, como su obispo, su padre y su pastor. 

 

Mons. Rogelio Cabrera López

Arzobispo de Monterrey

Comentarios
Escrito por

Relacionado