UNA PERSONA A LOS OJOS DE DIOS, NUNCA PUEDE SER CONSIDERADA COMO IRRECUPERABLE

Por Juan Pablo Vázquez Rodríguez
Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org).- 2 de diciembre del 2020

En la tradicional audiencia de los miércoles, el Papa Francisco señaló que una persona a los ojos de Dios, nunca puede ser considerada como irrecuperable, “Porque la gracia de Dios cambia la vida: nos toma como somos, pero nunca nos deja como estamos”.

El ejemplo de esta afirmación, dice el Papa, es el pasaje de Zaqueo (Lc: 1-10). Este personaje “es un pecador público, hizo muchas cosas malas, pero Jesús vio esa señal indeleble de la bendición del Padre y de ahí su compasión. Esa frase que se repite tanto en el Evangelio, «tuvo compasión de él», y esa compasión lo lleva a ayudarlo y a cambiar su corazón”.

El Papa, también afirmó que “Dios nos enseñó a bendecir y debemos bendecirnos a nosotros mismos”: es la oración de alabanza, de adoración, de acción de gracias. El Catecismo escribe: «La oración de bendición es la respuesta del hombre a los dones de Dios: ya que Dios bendice, el corazón del hombre puede responder bendiciendo a Aquel que es la fuente de toda bendición» (n. 2626).

Si nos preocupáramos por bendecir a los demás, dice el Papa Francisco, “seguramente no habría guerras”.


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín







    Categorías