Conecta con nosotros

¿Que estas buscando?

MeditaArtículos

SU AMOR ES FIEL

Dios tiene un plan que es más que “perfecto”, para cada uno de nosotros.

 

Soy el Padre Alfredo García Ojeda F.N. Párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, Reina del Trabajo desde el 2012. Soy Religioso del Instituto Fuego Nuevo (Asociación Pública de Fieles, en vistas a formar un Instituto Religioso) Tengo 47 años de edad, por gracia de Dios. Y tengo 18 años de Ordenación Sacerdotal.

 

_______________________

Ingresé a Fuego Nuevo el 29 de junio de 1990 y también me ordenaron el 29 de junio del 2002. Fui ordenado sacerdote exactamente doce años después de que ingresé, ni un día más, ni un día menos.

 

Tengo la firme certeza de que Dios me llamó por la simple y sencilla razón de que cuando tenía la edad de 4 años me enfermé de Neumonía en la ciudad de Tecomán Col. que es la ciudad donde nací. 

Me trasladaron a un hospital de Colima, pero como me puse muy grave, me trasladaron a otro hospital, donde había médicos especialistas en la ciudad de Guadalajara, donde estuve internado en aislamiento total durante muchos meses. En todo ese tiempo mis padres oraban mucho por mí, estaban muy preocupados y muy tristes, por las razones obvias, al igual que el resto de mi familia. 

Mis padres estaban tan acongojados, que entraron a orar en la Catedral de Colima, y le dijeron a Dios que hiciera conmigo lo que quisiera, que yo era suyo, que si moría o si vivía, que era suyo. Y creo que les tomó en serio sus palabras. 

Claro que yo no entendía del todo el plan de Dios, pero en mi corazón siempre había un deseo de seguirlo y de servirle en el lugar donde Él me llamara. Tuve que aprender a discernir su voluntad y a preguntarle, orando.

Poco a poco descubro la voluntad de Cristo, mi Señor que me amó hasta el extremo, y se entregó por mí, con un AMOR FIEL. Un amor que no varía y no cambia. Sé que Me llamó y le dije que sí, que sí, a todo lo que me pidiera”. Le imploré que no dejara de guiarme con la fuerza de su Espíritu, y que me permitiera vivir mi vocación bajo la protección e intercesión de su Madre Santísima. Que no permitiera que el maligno me engañara. Esas son algunas gracias que todavía le pido. 

Desde que conocí la Comunidad Fuego Nuevo, cuyo carisma me habla de “Resurrección, de vida de Fidelidad y de Esperanza”, que es lo que el mundo necesita en tiempos actuales, me identifiqué y discerní la voluntad de Dios, para hacer mío este “Carisma y Espiritualidad”, al comprometerme para que mi Testimonio de vida sea para siempre mi identidad. 

Amo profundamente a la Santísima Virgen María y a la Iglesia, y me siento feliz y agradecido con Dios por el regalo de mi vocación. Por favor acompáñenme con sus oraciones, para “ser fiel y coherente” a lo que sé que es mi camino de santidad. 

¡Ánimo! “Caminamos juntos en la Fe”. 

Comentarios
Escrito por

Relacionado