Conecta con nosotros

¿Que estas buscando?

ConoceArtículos

PARROQUIAS ANTIGUAS. PARROQUIA DE CADEREYTA JIMÉNEZ, N. L.

3ª. parte. El siglo XIX.

Continuamos con esta serie de artículos en los que presentamos una introducción a la historia de la parroquia de Cadereyta. El mes anterior habíamos concluido el artículo con que la población y la parroquia se encuentran ya en su ubicación actual.

Continuaremos ahora con la información del siglo XIX. Del primer cuarto de siglo sólo subrayamos que en el año de 1825 se cambió el nombre de la población, del nombre de “San Juan Bautista de Cadereyta” pasó a llamarse “Cadereyta Jiménez” en honor de Mariano Jiménez héroe de la independencia. 

1846 CUSTODIA DE SAN JUAN BAUTISTA

Por su importancia anotamos aquí que en este año se donó una custodia a la parroquia, la cual en su base posee la siguiente inscripción: “La Sra. D.a Josefa Delgado de Garcia donó esta custodia a la Parroquia de S. Juan Bautista de Cadereita Ximenez en el año de 1846.” Esta magnífica custodia, que según mi parecer es la más bella de toda la Arquidiócesis, se exhibe desde hace algunos años en el Museo Arquidiocesano de Arte Sacro.

1850 ARQUITECTO CONTRATADO

En este año el párroco Pedro Antonio de Eznal “hizo traer desde la ciudad de Tampico a un afamado arquitecto especialista en construcción de iglesias para que se hiciera cargo de terminar la edificación (…) agregando (…) la torre norte y la nave central” (MONTEMAYOR, p. 63).

1861 INVITACIÓN A MATEO MATEI

En este año se invitó al afamado artista Mateo Matei a concluir la edificación de la cúpula, elemento arquitectónico muy importante que aún no se había concluido (Montemayor, p. 65).

1870 VISITA DEL OBISPO VEREA

El Obispo de Linares visitó la parroquia el 8 de febrero, en el acta se señala: “el templo material lo encontró S. S. Ylma. en buen estado con excelentes y muy sonoras campanas y con una amplia sacristía (…) los tres altares con el principal los encontró S. S. Ylma. muy aseados y bien provistos de imágenes, crucifijo, ara, manteles, candeleros, atril, etc.”. Al respecto de los santos óleos se hará este interesante comentario: “están en el presbiterio aunque no en el lado de la epístola ni en una alacena con llave por ser casi imposible barrenar la pared del templo construido en su mayor parte de piedra de lazo tan sólida y dura que no puede el hierro penetrar en ella”.

Acerca de las imágenes existentes en el templo parroquial se dice “Las imágenes que hay en la Iglesia son pocas y muy raras las buenas”; a continuación, el acta deja constancia de este demoledor comentario dirigido a los sacerdotes: “que se abstengan en lo sucesivo de bendecir esa multitud de imágenes irreverentes y desaliñadas que suelen presentarse principalmente en los ranchos, donde no es raro ver algunas que más bien parecen monstruos o (-) y los pobres les rinden culto porque encuentran sacerdotes que se las bendigan”.

1872 RELOJ PÚBLICO

En este año los vecinos decidieron la compra de un reloj público que sería instalado en una torre en la parroquia, así pronto comenzó la recaudación de fondos para tal fin. Al año siguiente se contrató a un maestro albañil para la construcción de la torre sur. En 1874 se adquirió en Nueva York a la empresa Thomas Clock Co. teniendo un costo de $3,417.15 pesos. En agosto de ese año Daniel Sada se ofreció voluntariamente a traerlo desde Matamoros, lo trasladó desde aquella ciudad en carretones tirados por caballos hasta su destino final (MONTEMAYOR, p. 104).

Seguramente la edificación de la torre tomó algún tiempo ya que en la parte superior de la torre se encuentra una inscripción “1887- 1888” que indicaría la fecha en que la parte más alta fue edificada.

1884 VISITA DEL OBISPO MONTES DE OCA

El noveno Obispo de Linares visitó la parroquia el 1 de diciembre de este año, en el acta de la visita pastoral se anotan estos importantes datos acerca del estado de la obra material: “(…) encontró (…) la cúpula terminada y tres nuevos altares aunque todavía sin coro”. Al visitar la sacristía anotó: “las custodias y vasos sagrados son abundantes, buenos y en buen estado, pero los ornamentos casi todos necesitan urgentemente reparación o sustitución”.

1890     VISITA DEL OBISPO LÓPEZ

El décimo obispo de Linares pocos años después visitó esta parroquia y de esta visita nos ha llegado una extensa y detallada acta. Ésta es muy rica en datos hasta en temas que no son nuestro objetivo principal, así en este documento se dice de Cadereyta “esta parroquia está tan inmediata a la capital y unida a ella por ferrocarril”. De este amplio documento entresacamos los siguientes puntos:

* “Pasó S. S. Y. al local en que se halla el bautisterio, y el cual no es el en que debía estar, por no permitir la falta de solidez del edificio que se construya en el lugar conveniente” estas líneas nos dejan en claro que el bautisterio actual a un costado de la puerta principal aún no existía.

* Al visitar la sacristía anotó: “Pasó S. S. Y. a la sacristía y en ella visitó sus vasos sagrados (…) y su hermosa custodia”, la “hermosa custodia” seguramente debe ser la antes mencionada y que había sido obsequiada a la parroquia 44 años antes.

* “Se han hecho en estos últimos años unas mejoras de importancia, como el coro, la torre en que se colocó un buen reloj público y techarse las piezas que quedan al sur del templo y que sirven para reunir las escuelas parroquiales de niños” seguramente estas piezas que servían para las catequesis son las que aún hoy en día vemos adosadas al templo al exterior del crucero sur. 

* “Sería de desearse que el Sr. Cura circunde el atrio del templo”: así en este año esta obra aún no se realizaba.

1894 SEGUNDA VISITA DEL OBISPO LÓPEZ

El Sr. Jacinto López y Romo visitó de nueva cuenta la parroquia apenas cuatro años después. Esta acta nos habla de algunas obras ya concluidas y asimismo de algunas que existían sólo en proyecto.

Con respecto a las obras concluidas señala: “(…) hace ya bastante tiempo se ha concluido la obra del coro y compostura del frontis de la Iglesia, así como la de los muy útiles salones en que, a tiempo de su anterior visita, se estaba trabajando al costado sur del mismo templo parroquial (…)”; seguramente el “frontis” mencionado es la fachada actual de la parroquia.

Entre los proyectos que el Obispo escucha del párroco se destaca: “la reposición del cimborrio actual de madera cubierto de hoja de lata, con el de mampostería, cuya obra justamente le preocupa al presente, deseoso de emprenderla y realizarla cuanto antes (…)”. El documento habla de “cimborrio” término que se utiliza en la arquitectura para designar una torre localizada en el crucero de una iglesia, pero en Cadereyta ya existía la cúpula lo cual hace imposible la existencia de un cimborrio en el exterior y mucho menos si era de madera y recubierto de lata. Supondría que más bien se habrían querido referir más bien a un ciprés como el que ya había sido edificado en Catedral hacía pocos años antes.

Además, en el documento de la visita se anota: “(…) así como la de la circunvalación del atrio y la del bautisterio en el cubo de la torre y que también son de grande importancia” obras que aún no se habían realizado en esta fecha.

El próximo mes continuaremos con la introducción histórica al siglo XX. 

Comentarios
Escrito por

Relacionado