Conecta con nosotros

¿Que estas buscando?

ConoceArtículos

PARROQUIA DE SAN NICOLÁS DE BARI, ESCOBEDO, N. L.

PARROQUIAS ANTIGUAS 

PARTE  I 

Continuando con esta serie de artículos en los que hacemos una breve reseña histórica de las edificaciones antiguas de nuestra Arquidiócesis llega el turno de la parroquia de Escobedo, N. L. la cual es una población con orígenes muy lejanos en el tiempo. 

 

PRIMEROS PROPIETARIOS Y POBLADORES

En el año de 1604 las tierras que conforman hoy esta ciudad fueron concedidas a José de Treviño, es por eso que se le considera su fundador. Décadas más tarde, él dio en herencia todas estas tierras a José de Ayala quien fundó la Hacienda del Topo la cual que es la primera primitiva de los asentamientos poblacionales en esta área. Ya para 1651, la Hacienda que ya era muy próspera, se le conocía como Hacienda del Topo de los Ayala por el apellido de su propietario. Esta pequeña población tenía por patrono a san Nicolás Tolentino (GARZA, Juan, “Nuevo León…”, tomo II, Milenio).

 

1643 CAPILLA PRIMITIVA

En la segunda mitad del siglo XVII fray Juan de Salas, entonces guardián del convento franciscano mandó construir una capilla para poder celebrar ahí la santa Misa, bautizar y poder brindar ahí la atención espiritual a los habitantes de la Hacienda; no tenemos ninguna descripción ni noticia de esta primera edificación (GARZA, Juan, “La capilla, monólogo”, UANL).

 

1826 CAPILLA NUEVA

El pueblo comenzó a organizarse para construir una nueva edificación para el culto y así en el año de 1826 se comienza su construcción; el terreno donde se edificó fue cedido por la señora Gertrudis Ayala. 

 

Arrancó su construcción el día 1 de mayo y se concluyó ese mismo año el 6 de noviembre, celebró la primera Misa el bachiller Nicolás Antonio Molano. Un dato curioso es que a pesar de que desde el inicio la hacienda había sido encomendada a san Nicolás Tolentino, la nueva construcción se encomendó desde un inicio a san Nicolás de Bari. El motivo del cambio probablemente pudiera ser que la vecina población, que hoy conocemos como san Nicolás de los Garza, también tenía su capilla dedicada al mismo Nicolás Tolentino y así ahora con este cambio cada comunidad tendría su propio santo y su fiesta patronal. 

 

Esta capilla, al poniente, contó con un área para sepultar a los difuntos.

 

REVUELTAS ARMADAS

Garza afirma que la capilla fue cuartel durante la invasión norteamericana y además señala que, en la Revolución durante el periodo en que fue gobernador Antonio I. Villarreal, fue saqueada y quemada (“La capilla, monólogo…”).

 

1868 MEJORAMIENTO URBANO

En el año de 1868 la población fue elevada al rango civil de Villa. Dentro de los argumentos presentados en la solicitud, que fue enviada para ese fin, se decía que la población ya llegaba al millar de habitantes y que ellos contaban con esta iglesia para atender a la población. 

 

Ya habiendo obtenido la designación de Villa, dentro de las primeras acciones civiles se estimó conveniente ordenar las calles y la plaza y así la capilla quedaba en medio del área de recreo central por lo cual se consideró como una posibilidad el derrumbarla, pero esa idea no prosperó y así, como la vemos hoy en día, quedó en medio del área de la plaza.

 

El próximo mes continuaremos con este breve repaso de la historia de esta parroquia con la historia desde el comienzo del siglo XX al día de hoy. 

Comentarios
Escrito por

Relacionado