PARROQUIA DE SAN GREGORIO MAGNO CERRALVO, N. L. CUARTA PARTE

Mediados del siglo XX a la actualidad

Hemos venido repasando brevemente el devenir de esta parroquia desde sus lejanos orígenes coloniales. Para finalizar esta serie de artículos nos acercamos a la grande reforma que sufrió a mediados del siglo pasado; después repasaremos los últimos cambios que ha sufrido y por último haremos algunos comentarios breves acerca de su patrimonio. Este artículo se basa en documentos del Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Monterrey y además dónde se indica en testimonios orales.

  1. INVENTARIO.

Este documento será especialmente importante ya que se realiza cuando llega al templo el padre Carlos Valero quien estará en la parroquia sólo cuatro años, él será quien comenzará la grande reforma al templo que dejó el templo casi tal cual cómo lo vemos hasta el día de hoy.

Sólo por mencionar algunos detalles del mismo inventario subrayamos lo siguiente: en la torre había “una matraca muy usada” (para el viernes santo) que no había sido mencionada anteriormente en ningún documento; en el templo aún se mencionan el púlpito y el altar de granito que desaparecerán poco después.

CERCA DE 1960. GRANDE REFORMA DEL TEMPLO.

Precisamente siendo párroco el padre Valero se reformará por completo el templo. Se nos dice que estas obras fueron patrocinadas por la Sra. Barbarita Barrera mamá del empresario Roberto González (Maseca). Conforme lo que hemos podido escuchar, de vecinos y sacerdotes que han estado en esta comunidad, es que prácticamente el templo antiguo fue demolido excepto la fachada y la torre. Algunos afirman que las paredes de sillar desaparecieron excepto en el área del ingreso principal.

Se edificó nuevamente la nave principal ya no con terrado y vigas sino con losa; se abrieron los grandes vanos de las enormes ventanas que existen hasta el día de hoy pero que originalmente sólo tenían cristales. Se elevó la altura de la losa en el área del presbiterio. Por último, es de subrayar que en esta grande remodelación se edificaron los brazos del crucero que antes no existían.

El padre Cosme Carlos, oriundo de esta parroquia, nos señala que antes de esta remodelación había una escalera de madera para subir a los niveles superiores de la torre; después de esta reforma se accederá por escalones de concreto.

Ciertamente mucho de la riqueza patrimonial y del carácter norestense de esta importante parroquia se perdió en esta remodelación. Sin tener certeza señalamos que las obras debieron de comenzar cerca del año 1960.

  1. INVENTARIO.

En este año se realiza un nuevo inventario por el cambio de padre Valero, llegará en su lugar el padre Manuel Campos. La toma de posesión del nuevo párroco se realizará en la cercana capilla de Lourdes “por encontrarse el templo parroquial y parte de la casa en reconstrucción”, además el inventario del templo sólo enumera “los objetos que en él se encontraban y que ahora se hallan repartidos en la capilla de Lourdes y en algunas casas particulares”. La toma de posesión se efectuó el 1 de agosto de este año.

Hay que destacar que muchas son las piezas que, a lo largo de muchos años, y de muchos inventarios, se veían enlistando una y otra vez y es precisamente por estos años, coincidiendo con la grande reforma del templo, que se pierde la huella de muchas piezas de valor patrimonial. Un ejemplo es una imagen de bulto de tamaño natural de Nuestro Padre Jesús, nazareno cargando la cruz, mencionada desde el siglo XIX, a la cual se le pierde la huella precisamente en este tiempo.

ÚLTIMOS AÑOS.

En los últimos años se le han hecho algunos cambios, como por ejemplo no hace mucho se le retiró el comulgatorio metálico de la reforma de los sesentas; los vitrales fueron añadidos en los vanos de las ventanas por el P. Adán Bibiano, él mismo dirigió las obras para añadir el pórtico a la fachada; de estas obras por cierto él comenta que al hacer la cimentación se encontraron en este lugar restos humanos. Años antes el P. Juan Enríquez había edificado al norte el grande salón parroquial.

La parroquia luce en muy buen estado pero muy lamentablemente desprovista de su carácter norestense y casi carente de patrimonio antiguo que debió tener y acumular por siglos. Ojalá que en algún momento regrese a esta parroquia el aire norestense que en mucho ha perdido.

PATRIMONIO

“Polvos de aquellos lodos” es lo que queda del patrimonio parroquial.

En la torre tenemos cuatro campanas, las mismas que hemos visto enlistadas en varios inventarios. El estado de falta de limpieza, cosa común en los campanarios, y la altura nos dificultan el leer las inscripciones. Al parecer las antiguas son las que están en el primer cuerpo hacia el norte y hacia el sur. Debajo de la campana norte hay la antigua base de una esquila, curiosamente nunca enlistada en los inventarios como tal. La campana al norte parece tener la fecha de 1808, la del poniente posee la fecha de 1954 y cuyo nombre se lee parcialmente “María y José” y también posee otra fecha “1758” siendo seguramente una de las reformadas a mediados del siglo XX, la del sur parece no tener inscripción, pero se ve reformada en la parte superior. La campana mayor presente en el segundo piso posee la fecha de 1955, posee una altura aproximada de metro y medio.

De lo más destacado del patrimonio es el lienzo de la Virgen de Guadalupe firmado por Ma. de Jesús del Bosque, la bella urna para el monumento del jueves santo (mediados del siglo pasado) y un cáliz de plata (época colonial). Además, hay que recordar la pequeña cruz que se conserva en el Museo Arquidiocesano de Arte Sacro y cuya imagen ya se publicó acompañando esta serie de artículos.

De las imágenes de bulto destacan la imagen de san Gregorio ya mencionada en 1844 y restaurada recientemente; el Cristo que preside la parroquia también ha sido restaurado recientemente y esto impide saber más de la antigüedad de esta pieza.

Mención especial merece una imagen de bulto de la Purísima Concepción colocada en el crucero norte.

Esta imagen posee manos y cabeza desmontables para vestirla adecuadamente, pero la imagen posee dos cabezas, una es de la Purísima y la de la Virgen Dolorosa. Es curioso este dato: un cuerpo para dos cabezas. Los inventarios antes mencionados mencionan esta curiosidad desde hace ya un siglo (inventarios de 1920 y 1924) ¿Cuál pudo haber sido el origen esta curiosidad? Probablemente que la cabeza de la Dolorosa haya pertenecido a la imagen mencionada en el inventario de 1844 como “más maltratada”; si la imagen se perdió, pero se conservó la cabeza, en algún momento alguien notó que al ser ambas de vestir y de manufactura similar las cabezas podían ser intercambiadas. Así la Purísima se viste de Dolorosa en las fechas adecuadas, pero además se cambia la cabeza para enmarcar más esas ocasiones.

 

 

Agradezco a las familias oriundas de Cerralvo y sacerdotes que atendieron mis solicitudes de información para esta serie de artículos, así como al P. Juan Córdova, actual párroco, así como al personal de la parroquia.

 


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín







Categorías