“NOS ACOGIÓ EL SEÑOR EN SU SENO Y EN SU CORAZÓN”

Daniel Morales Rodríguez fue ordenado sacerdote para siempre el pasado 07 de julio por manos de Mons. Rogelio Cabrera López, desde la comunidad parroquial Nuestro Señor de los Trabajos, en San Nicolás de los Garza.

Se podría pensar que los sacerdotes desde que son pequeños saben que están llamados al servicio de Dios, el ahora Pbro. Daniel Morales en una entrevista previa a su ordenación sacerdotal, platicó sobre su proceso vocacional y cómo fue que el Señor lo llamó aun cuando él consideraba que su vocación ya estaba definida; Joven de 23 años, Contador Público, con un trabajo estable y un gusto apasionado por los deportes.

El Padre Dani comenzó un proyecto de labor social por su propia cuenta, llevando ayuda a comunidades con carencias, esto después de ya haber sido tocado por el Señor en un encuentro. Desde su servicio nacieron las ganas de llevar a Cristo a todo lugar y en un momento de oración se puso a disposición de Dios: “Señor yo voy a donde tú quieras, yo quiero hacer tu voluntad, en qué te puedo servir”.

Un buen amigo de Daniel le invita a platicar con un sacerdote, el cual lo lleva en un proceso de discernimiento por 3 años, e impulsa a vivir el proceso vocacional. Para los 27 años Daniel es admitido en el Seminario Arquidiocesano de Monterrey.

Su formación sacerdotal, acompañada por su familia, amigos y hermanos seminaristas y sacerdotes que hicieron de su caminar una aventura y un conocimiento en la fe continuo.

La celebración más esperada después de 10 años de preparación había llegado, en circunstancias que nadie esperaba. El Covid-19 sigue causando que la población deba mantenerse en casa y muchas otras crisis y restricciones, sin embargo en el recinto donde  el diácono Daniel sería ordenado sacerdote la presencia de Dios era evidente, y con la afluencia permitida y los cientos de espectadores que siguieron la transmisión en vivo, el momento fue tan especial.

Mons. Rogelio, durante la homilía,  brindó un mensaje de ánimo sobre la misión sacerdotal y dijo “A nosotros nos toca, caminar, acercarnos, mirar, comprender, sentir y actuar” siendo semejantes a Jesús; señalando especialmente que los sacerdotes están llamados a consolar y a estar cerca de la comunidad. También compartió sobre los tres sacramentos que Daniel, en su sacerdocio, deberá llevar adelante y que la Iglesia le encomienda: la reconciliación, la unción de los enfermos y la Eucaristía.

Durante la celebración los papás del Pbro. Daniel, el Sr. Aurelio Morales y la Sra. Virginia Rodríguez fueron reconocidos, imponiéndoles la cruz como tradicionalmente se hace con quienes cuidan la vocación de su hijo, en agradecimiento por el bien que hacen en ellos.

El Arzobispo de Monterrey destinó al neosacerdote a la Comunidad Nuestro Señor de los Trabajos, como sacerdote adscrito, misma a la que pertenece y que es especial en su crecimiento de Fe.

“Me he sentido acogido por el amor de Dios, de ir, salir al encuentro del enfermo, poder darme y entregarme a los demás. Eso es lo que este tiempo de pandemia y esta ordenación sacerdotal, me inspiran a ser en el ministerio” dio como testimonio el Pbro. Daniel Morales, quien agradeció a su familia por el amor que le brindan; a sus amigos y seres queridos por el cariño y estar presentes. “Solo quiero hacer la voluntad de Dios y agradarle a Dios” así concluyó su primer mensaje como sacerdote el Padre Dani.

Por Debany Marcela Valdés

Pastoral Siglo XXI


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín







Categorías