Conecta con nosotros

¿Que estas buscando?

ConoceArtículos

LA PROTECCIÓN MATERNAL DE SANTA MARÍA DE GUADALUPE

La estructura de la Virgen de Guadalupe, después de tres meses de restauración, ha quedado lista para su debida reinstalación en su lugar de origen, sobre el talud del Río Santa Catarina en Monterrey. 

Recordemos aquel hallazgo que vino a sacudir nuestra fe y esperanza en momentos de complicación por la pandemia que aún atravesamos. 

Fue el pasado 30 de julio cuando se dejó ver el rostro de nuestra Virgen María entre cientos de rocas en el lecho del Río Santa Catarina; 10 años atrás las fuertes corrientes del agua provocadas por un huracán derribaron la estructura de casi 12 metros de altura, sin embargo sería también un huracán quien permitiera que con su paso se descubriera. 

Pasaron días de arduo trabajo para lograr desenterrarla, para posteriormente ser trasladada a la empresa Aceros del Toro, en donde se llevó a cabo su exitosa restauración. 

El Padre Raúl Mena, Coordinador de la Comisión de los Bienes Culturales de la Iglesia, compartió que la estructura de la Virgen Morena, recién llegada al taller, se encontraba muy deteriorada, algunas partes no fueron localizadas, tal como el ángel y los cuernos de la luna que estaban en la zona inferior de la estructura.  

Sin embargo, 10 de años de estar sumergida en la tierra no podían pasar desapercibidos, quedaron marcas que serán de gran apoyo para la narración de este suceso que sin duda alguna pasará a la historia de Monterrey, por el gran impacto que causó en muchos fieles.

Los ojos de la Virgen no se encuentran en su posición original; las manos no quedaron verticales; algunos rayos del sol están ligeramente inclinados o chuecos; se tomó la decisión de dejar una piedra que se encajó en la parte inferior de la estructura, por ser esta la más grande que venía en ella, por último, para recordar cómo se encontró la estructura se eligió un color café óxido, denotando el desgaste y el daño que esta tenía, compartió el Padre Mena.

El Ingeniero Enrique Montemayor, gerente de recursos humanos de Aceros Del Toro, relató que fueron aproximadamente 15 personas las responsables de llevar a cabo todo el trabajo de restauración de la imagen de acero de la Virgen de Guadalupe, y al preguntarle qué significaba este acontecimiento para la empresa y los trabajadores, él nos respondió: 

“A todos, incluyéndome a mí, nos decían que somos muy bendecidos por la Virgen, por tenerla aquí, después también nosotros así lo sentimos y más en estos tiempos tan complicados… Es una bendición tenerla aquí. Yo hacía la analogía, sobre cuando estabas pequeño y que te regañaban o con alguien te peleabas, lo primero que hacías era abrazarte de tu mamá, que era la que te defendía, así lo manejo un poquito, pienso en aquello que hoy más que nunca necesitamos, cuidarnos, protegernos y de quién más para eso que nuestra madre, que nos pueda ayudar; nos sentimos protegidos”.

La réplica de la Virgen de Guadalupe, que se colocó en 2010,  en el mismo sitio donde el Papa San Juan Pablo II bendijo la primera estructura, también ya se encuentra en la empresa para su debida restauración para posteriormente ser llevada a “su nueva casita” la Parroquia Reina de México en la colonia Fomerrey 1, en Monterrey. 

Se espera que antes de la fiesta de Nuestra Santísima Virgen de Guadalupe ya sean colocadas ambas estructuras en sus lugares correspondientes, sin embargo aún no hay fecha establecida, por ello no olvidemos las palabras de nuestro Arzobispo, Mons. Rogelio Cabrera López: “Festejar a nuestra Madre del Cielo debe hacerse de una forma segura, que no ponga en riesgo nuestra salud”.  

 

Comentarios
Escrito por

Relacionado