Conecta con nosotros

¿Que estas buscando?

Bienes culturalesArtículos

LA PARROQUIA “INCONCLUSA” DE MINA, N. L. 2a. Parte

El mes pasado en estas mismas páginas comenzamos a repasar la historia de la parroquia de Guadalupe en Mina, N. L. Retomamos este breve repaso histórico casi al llegar al parteaguas del siglo XX.

El mes pasado en estas mismas páginas comenzamos a repasar la historia de la parroquia de Guadalupe en Mina, N. L. Retomamos este breve repaso histórico casi al llegar al parteaguas del siglo XX.

1943 MEJORAS

En la parte inferior de la torre se encuentra una placa con el siguiente texto: “Por milagro patente que me hizo Nuestra Sra. de Guadalupe le dedicamos esta obra y el piso de el templo. Mina, N. L. 1 de marzo de 1943 E. G. de González y E. C. de G.” Habremos seguramente de identificar las iniciales de esta placa con los nombres que aparecen en la imagen de la Virgen de Guadalupe de 1920 antes mencionada.

1949 INFORME DEL PADRE TAPIA

El P. Benjamín Tapia, párroco de Hidalgo, envía un informe a la curia y de él sólo un dato nos es de interés “la carretera llega hasta Hidalgo”, este dato al parecer ajeno a nuestro tema es fundamental. Hasta bien entrado el siglo XX, Mina era un pueblo alejado, sin comunicación adecuada con el resto del Estado y no se diga hacia Coahuila.

1991 ERECCIÓN PARROQUIAL

Después de un camino de siglos desde su fundación, finalmente la comunidad sería considerada para ser sede de una comunidad parroquial que se desprendió de la de Hidalgo. La erección decretada por el Sr. Suárez Rivera comenzó a ser efectiva desde el 24 de agosto de 1991 siendo su primer administrador parroquial fue el P. Raúl Ruiz Toscano.

1992 HOMENAJE AL PADRE TAPIA

En el patio oriente al templo parroquial se erige un busto recordando al Padre Benjamín Tapia Arroyo quien fue párroco de la parroquia de Hidalgo desde 1939 al año de 1982.

2010 RESTAURACIONES

Una placa en la barda norte da testimonio de las obras de restauración bendecidas por Mons. Jorge Cavazos, en ese entonces obispo auxiliar, el 10 de octubre del año 2010. Ahí se indica que las obras consistieron en restauración y pintura del exterior de la parroquia.

Después de haber repasado brevemente su historia centremos nuestra atención en el edificio cultual.

LA PARROQUIA INCONCLUSA

Al visitar la parroquia de inmediato se da uno cuenta que es una edificación curiosa, y efectivamente lo es. Hoy posee una planta en forma de “L” por la que la feligresía esta dividida en dos por el presbiterio. La feligresía en la nave norte sur contempla de frente el altar y el sagrario y la comunidad en la nave oriente poniente observa “de lado” el altar y al celebrante y con dificultad contempla el sagrario.

Además de lo anterior, por si fuera poco, sobre el presbiterio se observa una elevada bóveda de cañon que no se repite ni en la nave norte sur ni en la oriente poniente. Comencemos a tratar de entender cómo pudo haberse llegado a este resultado arquitectónico.

Ciertamente la nave más antigua es la oriente – poniente. Se deduce por una circunstancia simple pero sorprendente: el grosor de las paredes. Las paredes que flanquean esta nave poseen cerca de 1.5 mt. de espesor. Muy probablemente se edificaron en el siglo XIX estas paredes con dos tipos de losa distintas. La nave oriente con bóveda de cañon y la poniente con losa de terrado plana que hará algunos pocos años habría sido sustituida por una de concreto para lo cual se pusieron en su interior columnas y trabes que se pueden observar a simple vista.

Lo que vemos hoy de fachada “principal” hacia la plaza es una pared mucho menos ancha, como de 50 cm de espesor, que seguramente no se hizo de grosor de las otras paredes por ser “provisional”, es decir, se hizo así mientras se quitaba para seguir agrandando hacia la distante plaza la parroquia: cosa que nunca se ha hecho. De hecho, la fachada “principal” posee unos arranques en el piso de alguna decoración arquitectónica que tampoco se realizó y así los arranques se observan hasta el día de hoy a los costados de la muy sencilla fachada.

El catálogo del INAH señala que “en el siglo XIX se añadió la nave norte”. La fecha habrá que encontrar evidencia para corroborarla. Lo que es un hecho es que la nave norte es posterior y esto se observa a simple vista por el grosor de las paredes mucho más angostas que la otra nave. La nave norte sería el brazo del crucero norte pero lo que nunca se construyó fue el crucero sur. Por la parte exterior, en la pared trasera del sagrario se observan unas piedras en saliente, evidencia de que en algún momento se pensó en seguir el brazo sur que nunca ha sido completado.

A la nave norte se le hizo una fachada con su torre. Uno pudiera pensar de que se trata de la fachada principal pero mas bien la principal es la que da a la plaza. Esta fachada norte es acompañada de una simpática torrecita de dos niveles, cada uno de ellos con una campana a las cuales no se pudo tener acceso para constatar la presencia de textos en ellas. Lo que si sorprende es la escalera, cada uno de los peldaños hechos con imponentes bloques de piedra.

Corona la fachada al norte una simpática imagen de la Virgen de Guadalupe, patrona de la parroquia, esta representación a colores de la Virgen es una bella representación popular de la patrona de Mina.

PATRIMONIO

Las principales piezas del patrimonio antiguo de la parroquia ya han sido mencionadas. Además, pueden añadirse algunas piezas de bulto, al parecer antiguas, y la presencia en el templo de bonitos vitrales de la casa Montaña de Torreón. 

Comentarios

Relacionado