Conecta con nosotros

¿Que estas buscando?

OpiniónProfetas de hoy

LA PARÁBOLA DE LA FE

Un día, mientras Policarpo conversaba con sus amigos, les preguntó: ¿a qué se parece la fe? ¿con qué podremos compararla?

Luego les dijo: la fe es como un teléfono celular que un hombre entregó a un pequeño de seis años, cuando la “Border Patrol” lo arrebató de sus manos para repatriarlo.

El niño era ilegal; su hermano mayor que vivía en Estados Unidos, con su padre, para cumplir con la voluntad de éste, había ido a rescatar al niño, a la frontera, donde vivía en casa de una tía, pues su madre ya había muerto.

Después de haber encontrado a su hermano menor, en uno de los carros de la “bestia”, (porque la tía lo había dado a unos coyotes para que lo pasaran al otro lado), el hermano mayor cruzó gran parte del desierto de Arizona con su hermanito a cuestas, camino hacia la casa de su padre. Durante la penosa travesía, el hermano mayor compartió, con el pequeño, el agua y el pan que llevaba para el viaje, aún a costa de no satisfacer su propia necesidad; pero este sacrificio le costó la vida. 

Poco antes de morir, el hermano mayor, entregó el niño y el celular a Juan, un “coyote” que había contactado para que los recibiera en el desierto de Arizona y le dijo: «es verdad que muchos coyotes echan redadas de gente y trafican con ella, pero por favor, tú no hagas lo mismo. También un coyote puede proteger y defender. Cuida a mi hermano y asegúrate que lleve consigo este celular.» (Cf. Mc. 10, 41 -45)

En ese celular, que Juan entregó al pequeño, está registrado el teléfono de su Padre, con el propósito de que el niño se pueda comunicar con él. Pero también, ahí está guardado un vídeo que su hermano grabó, poco antes de morir por inanición, al cruzar el desierto de Arizona.

En el vídeo, se le “revela” al pequeño que quien le habla es su hermano mayor. Le cuenta que su Padre, residente en Estados Unidos, lo envió a México para ir por él a la frontera y traerlo luego a la casa, en el otro lado, a la tierra soñada por tantos.

Gracias a ese celular que le regaló su hermano y que le entregó Juan, el coyote, el niño podrá comunicarse con su Padre y, además, por el video grabado en ese celular, conocerá la historia de su hermano mayor que por amor a Él y a su Padre, lo salvó de morir en el desierto.

Y luego, al terminar de narrar esta parábola, Policarpo dijo a sus amigos:

  • La fe es un “regalo” del Espíritu de Cristo, Hijo del Padre
  • Ese regalo lo recibimos nosotros, gracias a la “entrega” que de él han hecho los Apóstoles.
  • Los apóstoles son aquellos hombres que Jesús eligió para que nos “transmitieran o entregaran” su mensaje de amor por nosotros.
  • La “fe” es como el chip, “la memoria confiada” que conserva vivo, el relato de lo que el Hijo del Padre hizo por amor a nosotros; es la historia de nuestra salvación.
  • La “fe es un modo de ver” porque es la “forma de conocer” la imagen viva y real, aunque no física, sino video registrada, del Hijo que murió por llevarnos al Padre.
  • La fe nos hace conocer y experimentar el amor del Hijo, nuestro hermano; al mismo tiempo, que nos revela el amor del Padre.

Comentarios

Profesor de la UPM

Relacionado