LA IGLESIA DE MONTERREY EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Hace algunas semanas, al inicio de la pandemia por covid-19 en México, tuve la oportunidad de realizar un pequeño ejercicio, como parte de una materia del doctorado que trata sobre métodos cuantitativos en la investigación social; aunque era un ejercicio, las respuestas fueron suficientes para su validez, por lo que lo más relevante de los resultados pueden compartirse para ofrecer una idea, sea de futuras investigaciones o incluso sobre nuestras prácticas pastorales en los medios de comunicación en este tiempo; el estudio fue titulado “Percepción de los laicos sobre la respuesta pastoral de la Iglesia de Monterrey en los medios de comunicación, durante la pandemia por covid-19”, aquí les comparto algunas conclusiones a quienes participan de este ámbito o están interesados en él.

Los primeros matices que hay que poner es que se trata de percepciones, es decir un conocimiento subjetivo y parcial que se da de un tema concreto: puedo tener la percepción de que eres enojón, sin que lo seas; es lo que percibo, no necesariamente lo que es; estos estudios de percepciones en los medios de comunicación estudian la diferencia entre lo que yo creo que llega al otro en cuanto emisor y lo que el otro recibe/percibe, nos ayudan en perspectiva de futuro, sea para llegar a más, para llegar mejor o para que llegue el mesaje que queremos y no otro. Aún así no se puede decir que no sean datos importantes, pues si bien no es la realidad en sí, es la realidad de la percepción, es lo que llega al otro, lo que mueve al otro, además que las percepciones forman opiniones y generan comportamientos; un ejemplo claro lo vivimos recientemente cuando un joven de la comunidad LGBTQ transmitió en LIVE su llegada a la curia arquidiocesana; a causa de dicha transmisión algunos “perciben” una no disponibilidad a escuchar, un rechazo e incluso un maltrato de parte de la institución; idea que pueden conservar (con razón quizá) a pesar de la postura institucional de la arquidiócesis de escucha, de pastoral misericordiosa, de comprensión, al mismo tiempo que de posteriores diálogos y acuerdos. Las percepciones son muy importantes.

La inquietud fundamental de esta investigación era corroborar la hipótesis de que, en la percepción de los laicos, la presencia de la iglesia durante la pandemia se limitó a la pastoral litúrgica en los medios de comunicación, descuidando las otras pastorales que son también esenciales en su misión evangelizadora. Los datos fueron compilados entre el 30 de Abril y el 05 de Mayo, digitalmente por medio de Survey Monkey; con un muestreo probabilistico aleatorio simple, método elegido por las circunstancias que me permitián la distancia y el contexto de la pandemia; en total se obtuvieron 2661 respuestas de católicos del territorio diocesano, con un margen de error de 2,5% y un nivel de confianza de 99%. Los datos se analizaron con SPSS.

Entre las conclusiones más significativas, podemos decir que en general la Iglesia de Monterrey tiene una gran y rica presencia en los medios digitales, aunque confirmamos que, según la percepción de los laicos, los contenidos están concentrados en la dimensión litúrgica (sobretodo misas y oraciones devocionales). Aunque se percibe que la presencia de la Iglesia no se limita exclusivamente a lo litúrgico, de hecho en lo social y testimonial la presencia de la Iglesia es evaluada como mínima.

Entre otras muchas pequeñas conclusiones generales importantes, resalto las siguientes: los protagonistas de las transmisiones digitales eclesiales son casi siempre los clérigos, dejando fuera o muy poco presentes a las religiosas y l@s laic@s mism@s, cosa que automáticamente deja fuera a las mujeres de las comunicaciones oficiales; Facebook es la red social donde encuentran más frecuentemente los contenidos de la Iglesia y Twitter aquella donde menos la ven presente; las parroquias se han hecho mucho más presentes en las redes sociales durante la pandemia que antes de ella; en general los laicos están muy satisfechos de la presencia de la Iglesia durante la pandemia en los medios de comunicación.

De este breve ejercicio se puede aconsejar a quienes trabajan en los medios de comunicación de la Arquidiócesis de Monterrey que se esfuercen en hacer más visible su propia presencia en los ámbitos de la formación/catequesis, el apostolado social y los testimonios personales, manteniendo un equilibrio con la gran presencia que ya tiene en contenidos litúrgicos y devocionales; enriquecer la calidad de las trasmisiones via Facebook focalizada en los adultos, pues es por medio de esta red social, donde ellos buscan más sus contenidos; en cambio focalizar los contenidos de Instagram en los jóvenes, donde ellos buscan estos contenidos; fortelecer en general su presencia en Twitter; enfatizar y promover la presencia de la mujeres, los laicos, los diáconos y las religiosas en sus transmisiones oficiales, según los muchos ámbitos donde ellos y ellas se mueven; promover la diversificación y dar oficialidad con el uso del logotipo arquidiocesano a las diversas plataformas, protagonistas y canales que ya existen en vez de centralizar en un solo canal o reducido a las plataformas conocidas como oficiales; fortalecer y promover el contenido y la formación de los muchos protagonistas que, individualmente o con una cierta organización comunitaria se esfuerzan por promover la fe y la evangelización; continuar haciédonse presente en los diversos medios de comunicación.

Indirectamente este mismo ejercicio académico obtuvo datos del rápido aumento de desempleo en las primeras semanas de la pandemia en nuestra ciudad. Otros datos los puedo compartir personalmente a quienes estén interesados. Agradezco a los maestros de la Universidad Gregoriana que supervisaron estas conclusiones y a mis compañeros de equipo que se interesaron en nuestra arquidiócesis: Concilie Nduwimana (Burundi), Charis H. Casas Olivos (Colombia), Bruno Hermes (Brasil).

En este estudio no se han analizado los contenidos en sí mismos sino sólo enmarcados en el área pastoral a la que pertencen, pero se valen dos preguntas: si los medios de comunicación y redes de la Iglesia buscan sólo visibilizar la institución, a veces lejanos a los temas importantes de la sociedad y si en torno a la pandemia estamos cambiando sólo los canales de comunicación sin transformación profunda, ofreciendo “lo mismo” (las mismas actividades, litúrgicas o no, pero ahora por medios digitales; la misma pastoral antigua pero, canales nuevos) o si de verdad estamos abiertos a la transformación pastoral, a la conversión, al discernimiento, a los nuevos lenguajes, a caminar con los tiempos y poco a poco transformar nuestra pastoral en una pastoral urbana contextual; es decir, si acaso una nueva normalidad pastoral, más encarnada y sinodal, no es una llamada urgente y necesaria también para nosotros que guiamos la pastoral de la Iglesia; en todo caso sí me parece una llamada urgente a poner más teología a la pastoral y más pastoral a la reflexión teológica. La pandemia es también una oportunidad para todos, incluídos la Iglesia y su evangelización.

Padre Rodolfo García
Capellán Basilica del Roble/Sociología urbana


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín







Categorías