«EN EL CORAZÓN DE LA IGLESIA, QUE ES MI MADRE, YO SERÉ EL AMOR»

Hugo Eduardo Lara Cruz es el neosacerdote más reciente de la Iglesia en Monterrey; el 30 de septiembre por manos de Mons. Rogelio Cabrera López será ingresado al orden del presbiterio, en su comunidad de origen, Santa Teresita del Niño Jesús, en Escobedo, N.L.

A días previos de este gran momento, el hasta entonces diácono Hugo, abre su corazón lleno de gozo y amor, sintiéndose indigno de recibir este don de Dios, pero orgulloso de ser llamado por Jesús para servirle en la extensión del reino de los cielos y trabajar en la salvación de las almas.

“Esto me llena de emoción y de gozo, también humanamente es un impacto, porque es una gran responsabilidad y una cosa tan inmensa que yo jamás me imaginé, que Dios me fuera a llamar al sacerdocio; pero al escuchar su voz dejé todo lo que estaba haciendo y sigo caminando detrás del Maestro” compartió Hugo, quien antes de ingresar al seminario, ejercía su carrera profesional de Químico Farmacéutico Biólogo interviniendo en el área de la salud, que ahora con el ministerio del sacerdocio seguirá aplicando por el bien del enfermo pero no solo de cuerpo, sino también del alma y espíritu haciendo que prevalezca la paz: “también es un llamado a servir, para purificar, para sanar enfermos como el mandato del Evangelio”.

El diácono Hugo no pensaría que el momento de su ordenación sacerdotal sería con cuidados y restricciones extremas, sin embargo, él considera que los tiempos perfectos y providenciales de Dios, siempre brindan luz en medio de las tinieblas: “La Pandemia me hizo el regalo de ordenarme en mi comunidad, un momento muy significativo por el contexto en el que vivimos”.

El día 01 de octubre, justo un día después de la ordenación sacerdotal de Hugo Eduardo, celebramos a Santa Teresita del Niño Jesús, doctora de la Iglesia, a quien el neosacerdote tiene gran admiración y cariño, no solo por ser la patrona de su comunidad de origen, sino también por tener gran pasión por el servicio a las personas y en ello se siente identificado: “Santa Teresita es universal, ella es patrona de las misiones a pesar de que vivió en contemplación a Dios todo su ministerio; la oración de ella, impregno de combustible a todos que se dedican en mantener el reino de los cielos”.

«En el corazón de la Iglesia, que es mi madre, yo seré el amor» dice Santa Teresita “y unido a Cristo lo logró” confirma el diácono Hugo, quien con esa frase identifica el sacerdocio. Teresa de Lisieux complemento muy bien la dupla de contemplación y acción que provocó trascendencia en el amor, de manera universal, en tiempo y espacio.

“Para mí el ser sacerdote es ser el fuego del amor de Dios, que arde en medio de la comunidad dándole calidez a las personas y a la misma sociedad iluminándola” dice el más reciente presbítero de la Iglesia en Monterrey, así mismo, Hugo Eduardo comparte uno de los anhelos más esperados que brindará con el servicio ante su respuesta de amor: “Confesar y perdonar los pecados en el nombre de Dios; restablecer en las personas la comunión de los santos y otorgarles la gracia santificante de Jesús”.

El diácono Hugo, muy contento e impactado por la gran misericordia del Padre para con él, brinda un mensaje para quienes deseen entregar su vida al servicio de Dios:

“Sé muy intrépido, sé muy valiente, porque a veces Dios pide lanzarse al vacío, que es un vacío seguro, pero implica ese acto de nuestra voluntad de decir, va, me la juego con Cristo y puedo encontrar la muerte, pero no importa porque es con el amado”.


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín







Categorías