Conecta con nosotros

¿Que estas buscando?

NoticiasArquidiócesis

EL SEÑOR NOS PIDE QUE DONDE ESTEMOS, SEA UN LUGAR DE ENCUENTRO, UN LUGAR DE HERMANOS

Por Juan Pablo Vázquez Rodríguez
Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org).- 10 de enero del 2021

Eucaristía de Clausura de la Asamblea Eclesial Diocesana 2021

Este domingo, en la Catedral de Monterrey, se llevó a cabo la Santa Misa con motivo de la Clausura de la Asamblea Eclesial Diocesana 2021.

El Arzobispo de Monterrey, resaltó durante la homilía, la finalidad de esta Asamblea.

“La Asamblea ha querido ser un punto de encuentro, para iniciar un camino largo de vida cristiana, nos proponemos caminar discerniendo, es decir dialogando, para pedirle al Señor que con su luz indique el camino que ha de seguir esta Iglesia de Monterrey en medio de estas circunstancias especiales, en medio de esta pandemia, en medio de la precariedad económica, y también de las diversas situaciones de violencia y agresión”.

“Nuestra Asamblea ha querido remarcar lo que bueno el Señor nos pide: que donde estamos los seres humanos, sean lugares de encuentro”.

“Que nuestra familia sea un lugar de encuentro, que los lugares a donde vamos a la escuela y al trabajo sean lugares de encuentro, que el barrio y la ciudad sean lugares de encuentro, que nuestros templos y las comunidades parroquiales sean lugares de encuentro”.

“Les dije en la Asamblea, que esta Iglesia de Monterrey, logre ser una sinfonía, donde la vives distintas se unan en alabanza a Dios, que esta gran comunidad de Monterrey esté llena de simpatía, de buenos sentimientos, de nobleza, de cordialidad para que sea posible unir las fuerzas y trabajar juntos”. El

“Hoy, delante del Señor, nos ponemos aquí humildemente para dejarnos iluminar por Él, es providencial que nuestra Asamblea concluya en esta fiesta del Bautismo del Señor”.

“El Bautismo, es nacer para formar una familia en la que Dios nuestro padre manifiesta su amor, pero también Él nos pide extender ese amor entre nosotros, ser hermanos y hermanas”.

Finalmente, Mons. Rogelio, agradeció la bondad y el celo Apostólico de todos los que participaron en esta Asamblea y todos los que sirven en esta Iglesia de Monterrey.

Comentarios
Escrito por

Relacionado