EL FUEGO QUE PURIFICA NUESTRA FE

“Por lo cual rebosáis de alegría, aunque sea preciso que todavía por algún tiempo seáis afligidos con diversas pruebas, a fin de que la calidad probada de vuestra fe, más preciosa que el oro perecedero que es probado por el fuego, se convierta en motivo de alabanza, de gloria y de honor, en la Revelación de Jesucristo”. 1 Pedro 6 – 7

En semanas previas a la semana santa ocurrieron una serie de incendios que lamentablemente afectaron miles de hectáreas de la sierra de Santiago N. L. y Arteaga Coahuila, y también algunas zonas del área Metropolitana de Monterrey, dejando a comunidades enteras sin hogar ni propiedades.

Sin embargo, Nuestro Señor que hace todo nuevo nos muestra su amor y apoyo a través de todos aquellos que han contribuido para sofocar el fuego y brindar donaciones a los afectados.

Cáritas de Monterrey, en conjunto con la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en El Cercado, iniciaron una campaña de ayuda llamada “Juntos por Santiago” en donde con el apoyo de decenas de fieles, recolectaron en primera instancia, alimentos, agua, medicamentos, pañales y artículos de higiene personal a los albergues que han sido habilitados para las familias damnificadas.

Así mismo, en una segunda etapa se tenía previsto se llevará a cabo la fase llamada de rehabilitación y menaje, en donde se busca recaudar y conseguir ropa, bienes de uso común, muebles y materiales de construcción para contribuir en el levantamiento de las áreas afectadas.

Un suceso que trajo esperanza y avivó la fe de los habitantes de la Comunidad San Rafael de los Montalvo en Coahuila, fue encontrar sin ningún daño el “Cristo del Saucillo”, después de que el fuego destruyera por completo la capilla que lleva el mismo nombre.

Los incendios han dejado a cientos de personas sin hogar, ni bienes materiales, pero no logró destruir la fe de tantos fieles, que ven en este acontecimiento un mensaje de esperanza y el acompañamiento seguro de Cristo, que se mantiene firme en la cruz, por amor a ellos.

El Arzobispo de Monterrey, Mons. Rogelio Cabrera López exhortó mediante un comunicado a orar por el don de la lluvia siempre necesaria, bajo la intercesión del Señor de la Expiración.

“Quiero pedirles a todos hacer oración constante y confiada por el don de la lluvia, recurriendo a dos tradiciones de nuestra Iglesia: las rogativas por la lluvia que nuestros sacerdotes incluirán en las celebraciones de la misa y la oración al Señor de la Expiración”, apuntó Don Rogelio.

Con las diferentes catástrofes recordamos nuestra fragilidad como humanos y recordando el pasaje de Pedro, que se lee en un inicio de este artículo, el fuego es el medio en el cual nuestra Fe se ve purificada para darle la gloria a Dios.


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín







    Categorías