CUANDO EL MÉDICO SE CONVIERTE EN PACIENTE COVID

Cuando empezó esta enfermedad, sabíamos como médicos que nos iba a tocar luchar con ella por ser trabajadores de la salud, claro que teníamos miedo, pero para esto habíamos estudiado, aunque nunca llegamos a pensar que podríamos pasar por una pandemia de esta magnitud, leíamos en la historia de la medicina como había sido la pandemia de la gripe española, y siempre lo veíamos muy alejado de nuestros tiempos por el gran avance científico, pero esto no sirvió para poder detenerlo a tiempo. 

 

Un día me llegaron los síntomas, cansancio, dolor de cabeza, la falta de sabor en la boca, mi novio también médico neumólogo había empezado con fiebre y se internó por neumonía a causa del Covid, me realicé la prueba y fui positiva también. Me aleje desde el primer día de mi familia para evitar contagios; fueron 3 días de mucho malestar, falta de hambre, hasta que empezó el cansancio para respirar, la fiebre y tos, supe que las cosas no estaban bien, me hicieron una tac para valorar mis pulmones y se vio una neumonía. Ahí tuve mucho miedo, como médico sabes todas las probabilidades que hay y las consecuencias de no actuar a tiempo, así que el internamiento era inminente, lo más difícil fue avisarle a mis padres que tenía que internarme, tuve que hacer todo sola, llegar al hospital donde me internaría, iba con ansiedad y miedo, pero tenía fe en que todo iba a salir bien, solo pasaron 24 horas para que todo se complicara, en ese momento ya no pensaba como médico, ya era tiempo de dejar todo en manos de Dios y de los colegas médicos que estuvieron a mi lado. 

 

Realmente me sentía muy mal, me conectaron al oxígeno ya que mi saturación había descendido a niveles en los que me vi los labios azules, estaba asustada, me faltaba demasiado el aire, tos seca, no podía moverme sin cansarme,  sentía morir, pero confiaba en que mis médicos estaban haciendo todo lo que había en esos momentos, porque por lo poco que sabemos de este nuevo virus, no hay tratamiento específico. Después de días realmente inenarrables, lo que mucho me ayudó fue el plasma de un paciente recuperado, después de su aplicación sentí que recuperé mi vida, mejoró mucho mi radiografía, mejoró mi respiración, pudimos bajar la concentración de oxígeno y por fin me dio hambre, sabía que lo peor estaba pasando.

 

El estar alejada de mis padres, mi hijo y mi novio que también estaba pasando por lo mismo, era muy estresante, tenía miedo de no volver a verlos y ahí fue cuando tuve tiempo para pensar en todo lo que no había hecho en la vida, en las veces que no dije un te quiero. Todo pasa por tu mente y pides al creador que te dé una nueva oportunidad, y de corazón le dije que haría las cosas mejor.

 

Me recuperé y regresé a casa después de 10 días de estar internada, lo más difícil fue no poder abrazar a mis padres y a mi hijo al regresar a casa, aún tenía que seguir en aislamiento, pero el solo saber que ya estaba junto a ellos me sentí renacer, al encender mi celular vi más de 300 mensajes de amigos, familia brindando apoyo y oraciones por mí, sé que estuvieron muy preocupados, sé que hicieron mucha oración, y sé también que cuando uno ora Dios hace cosas maravillosas.

 

Han pasado ya 4 meses y aun lo recuerdo como si hubiera sido ayer, ahora ya me siento mucho mejor, hubo un tiempo más de descanso, de recuperación, sigo en mi trabajo, aún seguimos recibiendo cada día a más gente contagiada, hemos perdido muchas vidas, entre ellas personal de salud, y es realmente frustrante ver que la gente ha bajado la guardia, aún es tiempo y juntos podemos poner un alto al contagio hasta que no haya una vacuna específica para detenerlo.

 

¿Qué me dejó todo esto? redescubrir el maravilloso don de la salud y que solo necesitamos a Dios en nuestra vida, para poder disfrutar de lo que nos regala: la familia, los amigos, la pareja, la vida, la oportunidad de servir, todo lo demás Dios provee.


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín







    Categorías