Bienes culturales de la Iglesia

IMG_20190918_110735830-1280x960.jpg
11min68

Apodaca, originalmente llamada Hacienda de San Francisco, es una comunidad eclesial cuyos orígenes se remontan a la época colonial, además de lo anterior, es una de las parroquias más antiguas de la Arquidiócesis: fue erigida como tal en el siglo XIX. 

El templo actual es reciente, antes de éste hubo uno del siglo XIX casi demolido por completo, y antes, una capilla ubicada en otra localización distinta a la actual. 

Comencemos cronológicamente:

I. CAPILLA DE LA HACIENDA

1583. ORÍGENES

En este año, Luis Carvajal y de la Cueva otorga unas tierras al capitán Gaspar Castaño y Sosa, en ellas, Castaño fundó una estancia que servía de descanso a los viajeros que iban a Cerralvo: “Estancia de Castaño que hoy llaman san Francisco” dice de ella Alonso de León en 1649 (Treviño, Apodaca…, p. 14). Así, se considera a Castaño el primer español en habitar estas tierras. Después de la fundación de esta primera estancia, vendría el despoblamiento español de esta región hasta la fundación definitiva de Monterrey en 1596. Después de esta fecha se sucederán varios propietarios más.

No se sabe a ciencia cierta dónde estuvo la hacienda de san Francisco en sus orígenes, se conoce el área, siempre en relación de cercanía al ojo de agua del lugar y a lo que hoy es el antiguo panteón municipal, pero los investigadores no precisan la localización exacta. De igual manera, tampoco se sabe desde cuándo hubo una capilla. La primera noticia que tenemos de la misma, y muy favorable, será la siguiente:

1648. VISITA DEL OBISPO DE GUADALAJARA

El 20 y 21 de agosto el obispo de Guadalajara Sr. Juan Ruiz Colmenero visitó la Hacienda; ambos días confirió el sacramento de la confirmación en la capilla de la misma y el 21 celebró la Santa Misa. (Treviño, p. 25). En el acta de la visita pastoral se anotó: “(…) La capilla de dicha hacienda (…) la cual halló estar con la debida decencia para la celebración de la Misa y administración de los otros sacramentos”. (Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Monterrey (AHAM), Libro de bautismos 5 de Catedral).

1670. INVENTARIO

Al morir en 1670 Beatriz González, quien fue esposa de Blas de la Garza, uno de los primeros propietarios, se realiza un inventario de la Hacienda en la cual se menciona la existencia de “una capilla con sus ornamentos”, y dada la existencia de un litigio, se elaboran más documentos en los cuales se menciona ese mismo año “la capilla que hoy tiene muy buenos ornamentos y campana nueva”. (Treviño, p. 23) 

No tenemos más noticias de esta capilla. 

II. PARROQUIA ANTIGUA

NUEVA UBICACIÓN

Cerca de 1841, la población se muda a una mejor ubicación con terrenos más firmes, un nuevo asentamiento que sustituiría al “San Francisco Viejo”. El asentamiento original habría sido propenso a las inundaciones y se habría deteriorado mucho en los años inciertos de la invasión americana (1846-1848) (Estrada, Nuevo León…, p. 146). 

Para el año de 1841, ya se habría mudado gran parte de la población, pero con mucho desorden urbano, de tal manera que al año siguiente un agrimensor dispondrá un trazo urbano para continuar poblando: es lo que hoy corresponde al casco municipal. En esta nueva ubicación, la nueva capilla de san Francisco ya habría sido comenzada para el mismo año de 1841 (Treviño, p. 18, 51).

APODACA: OBISPO Y MUNICIPIO

El Sr. Salvador Apodaca y Loreto nació en Guadalajara, Jal. en 1769, fue ordenado sacerdote en 1794 y consagrado obispo en 1843 en esa misma ciudad para el obispado de Linares (Monterrey). Llegó a esta sede episcopal el 11 de enero de 1884, pero lamentablemente su gobierno episcopal duró solamente cinco meses, muriendo el 15 de junio dejando una huella de caridad y humildad; sus restos reposan en la Catedral de Monterrey. En su honor, el Congreso del Estado nombró Apodaca a la antigua población de San Francisco, llevando así el apellido del obispo hasta el día de hoy (CAVAZOS, Diccionario). 

1849. CONCLUSIÓN DE LA PARROQUIA ANTIGUA

“La construcción de esta Iglesia se concluyó en 1849”. El 27 de septiembre de ese mismo año el gobernador concede licencia para llevar a cabo una “función religiosa y profana” con ocasión de la “conclusión y bendición de la Iglesia” (Estrada, p. 152).

Este mismo año, el alcalde envío un informe al gobierno del Estado y en él se menciona que en el municipio hay un capellán. Este mismo año se menciona que el templo católico es uno de los tres edificios públicos del municipio y se tasa el valor del templo en $4,000 pesos. 

En un informe de 1852 se menciona que hay en el lugar un teniente de cura que vendría siendo lo que hoy conocemos como un vicario parroquial, la parroquia aún sería, por supuesto, Catedral. 

ERECCIÓN PARROQUIAL

Según algunos documentos en circulación en el arzobispado, la erección de esta parroquia se habría efectuado el 2 de febrero de 1856 aunque este dato debe de ser debidamente comprobado con documentación original.

En un informe del alcalde de este mismo año se menciona que hay en el municipio 3 mil 402 habitantes, además, se menciona: “tiene una iglesia (y) casa cural” (Treviño, p. 45). Seguramente dicha casa cural es la que fue demolida cerca de 1991; ésta estuvo localizada a un costado de la presidencia municipal hacia el poniente, fue demolida para construir ahí el auditorio municipal (Treviño, p. 55).

El próximo mes continuaremos con la reseña histórica de esta parroquia y además haremos algunas anotaciones acerca de su patrimonio. 

Pbro. Lic. José Raúl Mena Seifert

Centro de Investigación Histórica CIHAM

mena.jpg
11min740

ERECCIÓN PARROQUIAL

El 25 de noviembre del año 1913 se erigía como parroquia. Después de haber pertenecido a la parroquia del Sagrario, habría dependido de la del Sagrado Corazón y más tarde a la recién creada parroquia de la Santísima Trinidad (en la hoy llamada Calzada Madero). El decreto de erección fue firmado por el Arzobispo Francisco Plancarte y se le asignaría a la nueva parroquia de san Nicolás la atención pastoral de este municipio y el de Escobedo. Pero eran tiempo revueltos en todo el país…

REVOLUCIÓN MEXICANA

“En noviembre de 1914, en plena Revolución Mexicana, la iglesia fue saqueada por los carrancistas, lo que obligó al padre Toribio Cantú, cura nicolaíta, a cerrar las puertas y con ella, los servicios religiosos por espacio de treinta seis años, hasta que en septiembre de 1950, con la llegada del padre Lupito (Guadalupe Garza Martínez) se vuelven a iniciar los servicios eucarísticos”. (AAVV, San Nicolás páginas de su historia, p. 174)

Este párrafo ha sido citado en casi todas las breves monografías que se han escrito de esta parroquia. No tengo ninguna duda de que el templo haya sido saqueado, pero sí considero erróneo lo que se dice acerca del templo cerrado por 36 años.

Comencemos el análisis por lo más lógico: la comunidad no hubiera permanecido pasiva al ver su iglesia cerrada por tanto tiempo, el Pueblo de Dios se hubiera reorganizado de inmediato para hacer lo necesario para su reapertura. ¿Qué habría sucedido entonces? Que prácticamente la erección parroquial del año 1913 quedó sin efecto y San Nicolás siguió siendo atendida desde la Santísima Trinidad. En el archivo de la parroquia de la Santísima Trinidad se describe actividad en el templo, que de ningún modo, está cerrado, así el 20 de marzo de 1931 se solicita al Sr. Arzobispo permiso para erigir en San Nicolás un viacrucis acción que se realiza ese mismo día. En 1949 el Pbro. Jesús González Montemayor, párroco de la Santísima Trinidad, contesta un cuestionario de la curia y menciona a San Nicolás entre las capillas de la misma y menciona que ahí hay predicación semanal y además que ahí mismo han misionado dos veces las Hermanas Catequistas de los Pobres. De tal manera que de ningún modo el templo cerró ni las campanas enmudecieron. Se confundió el hecho de que la erección parroquial había quedado sin efecto con el “hecho” de que el templo permaneció cerrado.

CASA CURAL INCAUTADA

El 23 de junio del año 1920 el Pbro. Luciano de la Paz informa al Sr. Arzobispo “(…) por disposición del gobierno del Estado se ha incautado la casa cural que está contigua al único templo de esta villa”. Así la casa que antes hemos descrito fue arrebatada a la Iglesia por algún tiempo.

TOMA DE POSESIÓN EN 1950

Desde la Revolución, la parroquia habría seguido siendo atendida por la de la Santísima Trinidad hasta el año de 1950 en que toma posesión el Pbro. Guadalupe Garza Martínez. Se hará real el decreto de erección de 1913 que había quedado sin realizarse de modo efectivo. Al tomar posesión, el sacerdote hace un inventario, aún con papel membretado de la Santísima Trinidad, del que entresacamos algunos pocos datos: “(…) un púlpito, un confesionario, un armonio (…) Esculturas: Virgen María, Purísima, Santa Teresita, San Nicolás, Sagrado Corazón, San José.”

INFORME DEL AÑO 1968

En este año el párroco, Pbro. Benjamín García envía a la curia un informe en el cual habla de una población en el área de cerca de 40 mil a 50 mil habitantes, menciona que la parroquia atiende al municipio de Escobedo y “casi todo el de San Nicolás. Acerca del templo antiguo, en la que probablemente es la última descripción del mismo, dice: “sus dimensiones son de 27.5 mt por 5 de ancho, más dos cruceros uno de 10 por 4 y otro de 11 por 4”.

CONSTRUCCIÓN DEL NUEVO TEMPLO

El mismo párroco Benjamín García “(…) entusiasmó a los vecinos para construir un templo adjunto a la capilla centenaria, obra que inició el 20 de noviembre de 1968”. No es el objetivo de este artículo analizar la arquitectura de la nueva, pero como hemos ya señalado, la construcción se dio como resultado la pérdida de tres cuartas partes de la nave principal de la antigua capilla, además de la pérdida de todos los espacios aledaños a la misma y por supuesto que el cementerio quedara debajo del templo actual. Lo nuevo habría acabado casi por completo con lo antiguo, excepción hecha de la fachada y una pequeña porción de la nave.

INFORME DEL AÑO 1976

El mismo párroco envía una carta al Sr. Espino el 15 de enero de 1976 en la cual le indica cómo va la construcción del nuevo templo: “(…) solo falta interiormente el guardapolvo y los canceles y algunos pequeños detalles, y exteriormente el afinado”.

MONUMENTO HISTORICO

Así, al inicio de la década de los 70 del siglo pasado se construyó el templo nuevo al alto costo patrimonial que ya hemos comentado. Lo que quedó del templo antiguo con el paso de los años se adecuó para ser una pequeña capilla en uso para íntimas, dada su capacidad, celebraciones familiares. Está catalogado como monumento histórico por el INAH; su fachada aparece en el escudo del municipio.

 PATRIMONIO ANTIGUO

En especial subrayamos las siguientes piezas: dos de las campanas se encuentran en el MUSAN (Museo de san Nicolás) el cual está localizado entre las colonias Anáhuac y Cuauhtémoc, las campanas que allí se encuentran poseen las leyendas “Julio 12 de 1900 / + / San Nicolás Tolentino / Gregorio Olvera” y la otra posee la inscripción “Santa María de Guadalupe /+ / Dic. 12 de 1945”, la primera pudiera ser de media tonelada y la segunda probablemente de 700 kg. Además, hay que subrayar la imagen de la Purísima Concepción que el cabildo catedralicio obsequió a esta parroquia el 14 de noviembre  de 1899 la cual antes se encontraba en la sacristía de la Catedral sin culto alguno (PORTILLO, La Purísima, p. 10).

En la parroquia antigua, en un retablo de madera moderno, hay tres imágenes: a la izquierda una imagen reciente de la Virgen del Carmen (cabe anotar que en esta parroquia hasta la sexta década del siglo XX la fiesta de la Virgen del Carmen era una de las fiestas principales); al centro, un crucificado de altura cercana a un metro que está muy restaurado, pero que se ha encontrado en fotografías de hace 50 años colgado cerca del acceso principal del templo debajo del coro antiguo; y a la derecha una imagen de san Nicolás. Esta pequeña imagen de cerca de medio metro de altura está de igual modo muy restaurada, pero pudiera ser de la primera mitad del siglo XIX, es decir, de la época de la construcción de la primera capilla, seguramente es la que se menciona en los inventarios. En 1891 se le menciona “una imagen de talla San Nicolás” en el de 1906 “El Patron San Nicolas Tolentino antihuo de talla (…)” sería conveniente algún día investigar con expertos la imagen y averiguar más acerca de su antigüedad, creo que esta imagen incluso pudiera darnos una muy agradable sorpresa siendo más antigua de lo aquí mencionado.

Pbro. Lic. José Raúl Mena Seifert

Centro de Investigación Histórica CIHAM


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías