SACERDOTE, ROSTRO Y CORAZÓN DE JESÚS

El Señor Arzobispo de Monterrey nos ha regalado su quinta Carta Pastoral con el nombre de “Sacerdote, rostro y corazón de Jesús”, dirigido a toda la comunidad, en especial a los sacerdotes, con fecha del Jueves Santo, Marzo 2018, pero compartida al presbiterio en el retiro del Miércoles Santo, en su Parroquia San Felipe de Jesús.

Es un escrito que nos manda el Señor Arzobispo con la intención de animarnos en la fe, en la vocación, en el caminar de este pueblo de Dios en este tiempo de gracia. Y como carta, es enviada a toda la Arquidiócesis de Monterrey, ya sea impresa o por medio de las redes sociales. De aquí surge la necesidad de leer, comentar y darle seguimiento a las iniciativas pastorales que contenga.

Repasemos los temas de las pasadas Cartas Pastorales: Primera: Kerigma. Mayo 2013; Segunda: La misión de la iglesia, Octubre 2013; Tercera: Iglesia, Pueblo de Dios, Enero 2015; Cuarta: Iglesia en camino, Febrero 2017 y Quinta: Sacerdocio, Marzo 2018

El documento consta de 94 párrafos numerados en ocho secciones e inicia con tres párrafos de introducción. Una cita bíblica inspira el capítulo, uso el tema adjunto a la cita bíblica. Estas son las secciones. 1. La llamada; 2. La respuesta inicial; 3. Nuestro camino como discípulos de Cristo; 4. Sacerdotes desde y para el pueblo; 5. Compromisos pastorales emergentes, a. Anuncio pascual a los pobres; b. El anuncio del Resucitado da esperanza a los más pobres, c. Los jóvenes en el corazón del Resucitado; 6. La vida pastoral en comunión; 7. La revitalización del don recibido (el más extenso) y 8. Agradecimiento.

Para animar su lectura (por si no lo han hecho) la estructura del documento es un proceso vocacional. Recordar el inicio del llamado y la motivación a iniciar en el Seminario. Revivir continuamente la respuesta a la vocación, no es un día, es un continuo SÍ que se da a Dios.

Al leer la Carta, recuerdo, junto con el Señor Arzobispo, el caminar de toda vocación; llamado, respuesta, vida del Seminario, los compañeros seminaristas, los sacerdotes formadores (tarea difícil e incomprendida en todos los tiempos). La ordenación y el caminar en la formación continua, pues en el Seminario es la formación inicial y luego, en la vida ministerial, es la formación permanente, pues nunca dejamos de aprender, de estudiar, de compartir, de hacer vida.

Otros temas centrales son: la opción por los pobres, por los jóvenes, por la comunidad, por la integración de los hermanos laicos en las tareas de evangelización y coordinación pastoral. En ser sacerdotes en comunión, tanto con el compañero sacerdote en la misma comunidad, con el decanato, zona pastoral, en el presbiterio y con la Iglesia universal.

Es importante subrayar todos los cuestionamientos que señala el mismo Señor Arzobispo, así como los que suscite la lectura del documento, para que despierte entre nuestro presbiterio un nuevo Pentecostés con más solidaridad, fraternidad, apoyo y cercanía tanto entre nosotros, como con nuestros hermanos a quienes estamos llamados a servir.
Habrá que buscar la manera de compartir en cápsulas mediáticas el contenido del documento para que nos sirva a darle seguimiento y continuidad en la obra de evangelización de nuestra Iglesia que peregrina en Monterrey.

Pbro. Juan Pablo Martínez Martínez


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías