PARROQUIAS ANTIGUAS SAN FRANCISCO, APODACA, N. L. PRIMERA PARTE

Apodaca, originalmente llamada Hacienda de San Francisco, es una comunidad eclesial cuyos orígenes se remontan a la época colonial, además de lo anterior, es una de las parroquias más antiguas de la Arquidiócesis: fue erigida como tal en el siglo XIX. 

El templo actual es reciente, antes de éste hubo uno del siglo XIX casi demolido por completo, y antes, una capilla ubicada en otra localización distinta a la actual. 

Comencemos cronológicamente:

I. CAPILLA DE LA HACIENDA

1583. ORÍGENES

En este año, Luis Carvajal y de la Cueva otorga unas tierras al capitán Gaspar Castaño y Sosa, en ellas, Castaño fundó una estancia que servía de descanso a los viajeros que iban a Cerralvo: “Estancia de Castaño que hoy llaman san Francisco” dice de ella Alonso de León en 1649 (Treviño, Apodaca…, p. 14). Así, se considera a Castaño el primer español en habitar estas tierras. Después de la fundación de esta primera estancia, vendría el despoblamiento español de esta región hasta la fundación definitiva de Monterrey en 1596. Después de esta fecha se sucederán varios propietarios más.

No se sabe a ciencia cierta dónde estuvo la hacienda de san Francisco en sus orígenes, se conoce el área, siempre en relación de cercanía al ojo de agua del lugar y a lo que hoy es el antiguo panteón municipal, pero los investigadores no precisan la localización exacta. De igual manera, tampoco se sabe desde cuándo hubo una capilla. La primera noticia que tenemos de la misma, y muy favorable, será la siguiente:

1648. VISITA DEL OBISPO DE GUADALAJARA

El 20 y 21 de agosto el obispo de Guadalajara Sr. Juan Ruiz Colmenero visitó la Hacienda; ambos días confirió el sacramento de la confirmación en la capilla de la misma y el 21 celebró la Santa Misa. (Treviño, p. 25). En el acta de la visita pastoral se anotó: “(…) La capilla de dicha hacienda (…) la cual halló estar con la debida decencia para la celebración de la Misa y administración de los otros sacramentos”. (Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Monterrey (AHAM), Libro de bautismos 5 de Catedral).

1670. INVENTARIO

Al morir en 1670 Beatriz González, quien fue esposa de Blas de la Garza, uno de los primeros propietarios, se realiza un inventario de la Hacienda en la cual se menciona la existencia de “una capilla con sus ornamentos”, y dada la existencia de un litigio, se elaboran más documentos en los cuales se menciona ese mismo año “la capilla que hoy tiene muy buenos ornamentos y campana nueva”. (Treviño, p. 23) 

No tenemos más noticias de esta capilla. 

II. PARROQUIA ANTIGUA

NUEVA UBICACIÓN

Cerca de 1841, la población se muda a una mejor ubicación con terrenos más firmes, un nuevo asentamiento que sustituiría al “San Francisco Viejo”. El asentamiento original habría sido propenso a las inundaciones y se habría deteriorado mucho en los años inciertos de la invasión americana (1846-1848) (Estrada, Nuevo León…, p. 146). 

Para el año de 1841, ya se habría mudado gran parte de la población, pero con mucho desorden urbano, de tal manera que al año siguiente un agrimensor dispondrá un trazo urbano para continuar poblando: es lo que hoy corresponde al casco municipal. En esta nueva ubicación, la nueva capilla de san Francisco ya habría sido comenzada para el mismo año de 1841 (Treviño, p. 18, 51).

APODACA: OBISPO Y MUNICIPIO

El Sr. Salvador Apodaca y Loreto nació en Guadalajara, Jal. en 1769, fue ordenado sacerdote en 1794 y consagrado obispo en 1843 en esa misma ciudad para el obispado de Linares (Monterrey). Llegó a esta sede episcopal el 11 de enero de 1884, pero lamentablemente su gobierno episcopal duró solamente cinco meses, muriendo el 15 de junio dejando una huella de caridad y humildad; sus restos reposan en la Catedral de Monterrey. En su honor, el Congreso del Estado nombró Apodaca a la antigua población de San Francisco, llevando así el apellido del obispo hasta el día de hoy (CAVAZOS, Diccionario). 

1849. CONCLUSIÓN DE LA PARROQUIA ANTIGUA

“La construcción de esta Iglesia se concluyó en 1849”. El 27 de septiembre de ese mismo año el gobernador concede licencia para llevar a cabo una “función religiosa y profana” con ocasión de la “conclusión y bendición de la Iglesia” (Estrada, p. 152).

Este mismo año, el alcalde envío un informe al gobierno del Estado y en él se menciona que en el municipio hay un capellán. Este mismo año se menciona que el templo católico es uno de los tres edificios públicos del municipio y se tasa el valor del templo en $4,000 pesos. 

En un informe de 1852 se menciona que hay en el lugar un teniente de cura que vendría siendo lo que hoy conocemos como un vicario parroquial, la parroquia aún sería, por supuesto, Catedral. 

ERECCIÓN PARROQUIAL

Según algunos documentos en circulación en el arzobispado, la erección de esta parroquia se habría efectuado el 2 de febrero de 1856 aunque este dato debe de ser debidamente comprobado con documentación original.

En un informe del alcalde de este mismo año se menciona que hay en el municipio 3 mil 402 habitantes, además, se menciona: “tiene una iglesia (y) casa cural” (Treviño, p. 45). Seguramente dicha casa cural es la que fue demolida cerca de 1991; ésta estuvo localizada a un costado de la presidencia municipal hacia el poniente, fue demolida para construir ahí el auditorio municipal (Treviño, p. 55).

El próximo mes continuaremos con la reseña histórica de esta parroquia y además haremos algunas anotaciones acerca de su patrimonio. 

Pbro. Lic. José Raúl Mena Seifert

Centro de Investigación Histórica CIHAM


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías