PARROQUIA DEL SAGRADO CORAZÓN, CENTRO, MONTERREY

Segunda Parte. Primera mitad del siglo XX

El mes pasado comenzamos a repasar los orígenes de esta parroquia que inició al ocaso del siglo XIX. Continuamos repasando su historia, en esta ocasión, la primera mitad del siglo XX.

LINTERNILLA

Comenzamos comentando una imagen nunca antes publicada en medio impreso alguno y que debe de ser una de las más antiguas de la parroquia. Debe de ser de los primeros años del siglo XX, capturada seguramente desde alguna azotea de alguna casa que existió en la calle de 15 de mayo. En esta imagen se destaca que la parroquia tuvo una linternilla que ya no existe. Una linternilla es un elemento arquitectónico que podemos definir brevemente como una pequeña cúpula elevada por columnas. Este elemento arquitectónico estuvo en la bóveda norte de la nave principal. De hecho, hasta el día de hoy en el interior sobre el altar se distingue en ese sitio una nervadura octagonal que seguramente acompañó en el interior ese elemento arquitectónico exterior del que antes desconocíamos su existencia. Seguramente a los pocos años de haber sido construida la parroquia, la linternilla presentó algún problema y se optó por retirarla. No hemos encontrado alusión a ella en documento alguno.

REVOLUCIÓN MEXICANA

Mientras se avanzaba la construcción de la parroquia a finales del siglo XIX contraesquina se edificaba el Palacio de Gobierno del Estado. De tal manera que la parroquia adquiría mayor presencia urbana al estar, cruzando la calle, enfrente del palacio de cantera, pero en los años de la Revolución eso significó para la parroquia estar en el ojo del huracán. Han sido ya publicadas en varios libros las fotos de personas armadas en torno al palacio e inclusive hay fotos de una barricada frente al atrio de la parroquia sobre la calle de 5 de mayo al poniente de la calle Zaragoza.

En la encuesta que el párroco Toribio Cantú mandó a la Curia el 15 de marzo de 1930 hay una brevísima alusión a este período “Durante la usurpación de la parroquia por los elementos revolucionarios desaparecieron algunos objetos de poco valor” (Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Monterrey, AHAM). 

EL INSTITUTO SAGRADO CORAZÓN

Atrás de la, y en colindancia con la misma, se tuvo un instituto o colegio con el mismo nombre de la parroquia. En el AHAM hay varios documentos que enlistan los trabajos que se hicieron en el mismo, en los cuales se detallan los materiales comprados y los sueldos pagados a los trabajadores. Estuvo el instituto al norte de la parroquia en donde hoy hay un jardín y una fuente. 

El ya mencionado párroco Toribio Cantú escribió a la Curia una carta, el 24 de junio de 1920, notificando lo siguiente: “(…) fue decomisado durante la Revolución el Instituto del Sagrado Corazón de Jesús ubicado en la calle Washington N. 126”.

En el AHAM existe una copia de un plano de 1923 realizado por el arquitecto e ingeniero. A. V. González, este plano detallado de la parroquia menciona aún el instituto colindando con la misma. La puerta hoy “clausurada” que existe de la sacristía al norte era la que unía a la parroquia con el instituto. Más adelante haremos más anotaciones acerca de este plano. 

INVENTARIO DE 1920

En el AHAM existe el inventario que se realizó al momento del cambio de párroco. Dejó la comunidad el P. Job de la Garza Gil y recibió el ya mencionado P. Toribio Cantú. En este inventario, entre otras cosas, se menciona la existencia de varias imágenes de bulto algunas de las cuales aún existen, como la de San Ramón Nonato que está actualmente en la sacristía, “siete manteles para el comulgatorio” los cuales ya no existen, “una máquina para hacer hostias” y además menciona que en el curato, o casa parroquial, tres habitaciones tienen piso de mosaico.

Muy poco sabemos de cuándo se construyó esta casa. Debe datar, al menos sus orígenes, de los últimos años del siglo XIX o los primeros del XX, algún elemento antiguo pudiera existir en el edificio que hoy sirve de oficinas, pero existiría tan modificado que sería difícil identificarlo. Más adelante hablaremos nuevamente de esta casa.

PLANO DE 1923

Volvamos al plano ya mencionado (AHAM), que nos da una descripción arquitectónica del templo en ese año. Además del altar mayor, adosado a la pared norte, está el altar que aún existe en la Capilla del Rosario, y sobre la nave, cuatro altares más. Estos altares, por razones de espacio y por el Concilio Vaticano II, tuvieron la misma suerte que los que hubo en las capillas laterales de Catedral: fueron recortadas las mesas de los altares de tal manera que hoy existen solo marcos decorativos de imágenes devocionales. 

En este plano también quedó reflejada la casa. El jardín que hoy vemos frente a la base de la torre hacia el poniente ya existía, además de varios cuartos más localizados al extremo poniente de la propiedad.

CUESTIONARIO AÑO 1930

Ya habíamos mencionado arriba este documento. El párroco envió a la Curia las respuestas a un cuestionario que recibió. No tenemos las preguntas, solo las respuestas, pero no es difícil averiguar el tema que se responde. Este cuestionario es muy rico en información de la parroquia en este tiempo.

Acerca del edificio, señala que la decoración interior “está muy deficiente” y con respecto al exterior señala “falta enjarre y la torre”. Acerca de la casa, señala que ahí vive él (párroco), el vicario y el sacristán con su familia, siendo ésta de un total de seis miembros; además de la casa, señala que “se (le) están haciendo reparaciones”.       

Este documento es interesante por los datos que da acerca de las costumbres de la época, así habla por ejemplo de las bancas de la parroquia: “Por costumbre antigua de piden cuotas para los asientos de la Yglesia (sic) (…) y (esto) no deja de tener alguna vez sus inconvenientes”. Acerca de su vestimenta, señala: “La sotana la llevo en el templo y en la casa, para la administración a domicilio raras veces. La tonsura durante esta persecución no la he llevado”. Aquí se refiere a la clausura de los templos por la Ley Calles. Acerca de la comunidad, subrayó las anotaciones siguientes: “Las vocaciones son pocas y raras” este último adjetivo se debe entender como “escasas”, y por último, es interesante lo siguiente, refiriéndose a la comunidad: “Los divorcios ya empiezan a darse entre nosotros”.

TORRE

La torre se había dejado por décadas hasta el nivel del techo de la nave principal, hay muchas imágenes fotográficas de aquella época. En la cuarta década del siglo XX se completó como la vemos hasta el día de hoy, siendo de esos mismos años las campanas. Antes de completarse la torre, sobre la base inconclusa, se dispuso un sencillo sostén, para unas campanas pequeñas que puede verse en la foto de la linternilla y en muchas más imágenes fotográficas de la época.

INVENTARIO DE 1949

Para concluir el repaso histórico de la primera mitad del siglo pasado, señalamos que en el inventario de este año se menciona que el “Antiguo curato al que se añadió otro edificio nuevo (…)”. 

Este mismo inventario señala algunas cantidades que ciertamente nos causan sorpresa al leerlas: la asistencia a las misas dominicales se estimaba en 4 mil 500 personas, y entre semana, 150. Los bautizos quincenales rondaban los mil 487, había 200 niños en el catecismo y al año se efectuaban en promedio en la parroquia 75 funerales.

El próximo mes continuaremos con la historia de la segunda mitad del siglo XX.

Pbro. Lic. José Raúl Mena Seifert

Centro de Investigación Histórica CIHAM

Leave a Reply

Your email address will not be published.


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías