LA TEMPESTAD DEJA AL DESCUBIERTO

Así lo dijo el Papa Francisco durante la bendición Urbi et Orbi, y este tiempo de contingencia que estamos viviendo, nos hacen sentir vulnerables, vemos amenazada la salud física y mental, la economía, las relaciones interpersonales, además surgen emociones que pueden verse magnificadas por pensamientos pesimistas y desalentadores: existe la incertidumbre sobre cuándo terminará, el miedo a cómo enfrentarla, frustración por las limitaciones sociales y la duda sobre que va a suceder cuando todo esto termine.

Comparto algunas sugerencias para contribuir a la búsqueda y vivencia de un equilibrio durante este tiempo de crisis:

1. Identifica y valida las emociones que surjan durante el día, sin juicios; detecta los pensamientos asociados y busca la congruencia entre pensamiento, sentimiento y acción.

2. Toma pequeñas pausas, respirando de forma lenta y pausada, esto ayuda a enfocar la atención en el momento presente.

3. Establece rutinas de auto-cuidado: aliméntate sanamente, duerme lo suficiente, realiza algún tipo de ejercicio, cuida tu imagen, desacelera el ritmo.

4. Mantén el contacto con tus seres queridos por medios electrónicos, estamos separados físicamente, más no distanciados emocionalmente.

5. Balancea tus labores tanto si realizas trabajo remunerado desde casa, así como las domésticas y los tiempos de convivencia familiar.

6. Vive un día a la vez y si es difícil enfocarte en el día completo, divídelo y vive una hora a la vez. “No se preocupen por el día de mañana, pues el mañana se preocupará por sí mismo. A cada día le bastan sus problemas.” (Mt.6,34).

7. Y, sobre todo, realiza practicas espirituales: Mantén la fe y la esperanza de que esto también pasará y que hay Alguien que nos cuida y quiere lo mejor para nosotros. Practica ejercicios de meditación, intensifica tu oración, reza el rosario, recita salmos. Está comprobado que la espiritualidad ayuda a la prevención, acelera la recuperación y promueve la tolerancia ante los padecimientos.

-Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino. Viktor Frankl “El hombre en busca de sentido”


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías