LA PASCUA LLENA DE ESPERANZA MI CORAZÓN

Por Hugo Eduardo Lara

En estos tiempos turbulentos Dios nos comunica más su gracia para poder llevar a cabo su voluntad, con la fuerza del Espíritu Santo y la protección de su santísima madre María nuestra esperanza, tenemos los dones necesarios para pasar estas pruebas de tinieblas y oscuridad que están presentes en la comunidad, tal es el caso de la violencia que pareciera se agrava cada vez más y más, pero que sin duda nos ha puesto más alertas de lo que está ocurriendo en nuestras calles y vecindarios.

Así mismo, también ocurre en el caso de esta pandemia del Covid-19, el cual, hemos visto como poco a poco se ha ido propagando por todo el Globo Terráqueo y que inclusive se han tenido que tomar medidas extremas, pero necesarias para contener la propagación del virus, hecho que sin lugar a dudas, nos ha alarmado considerablemente y ha crecido exponencialmente el miedo y los contagios en todos los continentes. Pero, ante todo aquello, ante todos estos acontecimientos, ¿qué no debiera aumentar nuestra fe y no nuestro miedo?

Es precisamente la Buena Noticia que nos vino a traer Jesucristo a la Tierra, al Mundo entero y nos pregunta: -¿Qué acaso no tienen fe?, ¿Cuándo el hijo del hombre venga a la Tierra encontrará fe?, ¿Qué hiciste con los dones que te deje a mi regreso?, ¿Quién creen que Soy yo?, etcétera. Estas preguntas de nuestro Señor presentes en los Evangelios nos ayudan a tener en mente de que no estamos solos en este mundo quizá hostil muchas veces, pero también lleno de la presencia de Dios y que nosotros hacemos realidad por medio de la fe que profesamos y vivimos como respuesta a la revelación o llamada que Él nos hace en cada acontecimiento vivido durante toda nuestra existencia.

Hoy que estamos viviendo la Pascua de Resurrección, cada momento de nuestro existir debe estar impregnado por esa esperanza certera que nos da la fe en Dios y que nos hace superar toda adversidad y que desde luego parte de la victoria del Hijo de Dios en la cruz que nos libera de toda atadura y nos hace capaces de tener a Dios completo y total en nuestro corazón, encarnando así en mi vida su vida, pasando por el patíbulo de la cruz, para llegar junto a él un día a la Gloria de la Resurrección.

Recordemos siempre que Cristo con su Cruz ha vencido al mundo, ha triunfado sobre la muerte, ha aniquilado el reino del mal, ha disipado toda oscuridad con la Luz omnipotente de su amor perpetuado en el sacrificio de la Cruz, por medio del cual unidos a Él nos ha liberado, nos ha salvado, nos ha dado la inmortalidad de nuestras almas y nos ha hecho capaces de estar con Él por toda la Eternidad.

Estos tiempos santos que hemos pasado a su lado y los que pasaremos, hagamos conscientes de que somos hechos para Dios en al Amor y sigamos encarnando en Evangelio en nuestras vidas, por más turbulentas y dolorosas que sean, siempre sin perder de vista la cruz de Cristo que es nuestra salud y nuestra victoria en contra del mal, del miedo y de toda esclavitud. En estas fiestas pascuales y en todo lugar y en todo tiempo, vivamos en la libertad de los Hijos de Dios, amando y entregándonos verdaderamente al servicio de Dios y de nuestros hermanos.


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías