LA ALEGRÍA DE AMAR EN EL MATRIMONIO

Portrait of smiling mature couple in sweaters at autumn park

Mi esposo y yo estamos por cumplir 40 años de casados, hemos tenido la bendición de haber tenido seis hermosos hijos de los cuales estamos sumamente orgullosos. Nuestro caminar en esta aventura llamada matrimonio ha tenido de todo: alegrías y tristezas, triunfos y derrotas, épocas de estar sanos, pero también épocas de enfermedad. Sin embargo, cada circunstancia en este caminar juntos, la hemos visto como retos constantes por salir adelante y ver en esos retos una oportunidad de crecimiento personal, matrimonial y familiar.

Cuando asistimos a alguna boda de los hijos de nuestros amigos o de los amigos de nuestros hijos, al iniciar los muchachos frente al altar el consentimiento de unirse en matrimonio, mi esposo y yo nos tomamos de la mano un poco temerosos y ansiosos y siempre nos preguntamos lo mismo: ¿Estarán conscientes de lo que están prometiéndose?

El matrimonio es un vínculo entre un hombre y una mujer fundado en el amor, que exige cuidarlo, cultivarlo, y sobre todo, en estos tiempos de ideologías que atacan al matrimonio y a la familia, exige defenderlo día a día con el esfuerzo de cada uno de los esposos. 

En mi trabajo profesional, cuando doy algún curso sobre matrimonio, siempre hay una pregunta frecuente que suelen hacerme: ¿Qué nos podrías comentar sobre lo que les ha servido para seguir juntos? Y mi contestación es siempre la misma: “No soltarnos de la mano de Dios, que Cristo sea el motor constante en nuestras vidas a través de la oración y del servicio a los demás, lo cual nos hace sumamente felices, aunque a veces, por el ajetreo de la vida diaria, lo dejemos un poco olvidado”.

Por otro lado, a los matrimonios que están por comenzar o que ya han iniciado este caminar juntos, les podría dar algunas sugerencias o acciones prácticas que nos han servido a mi esposo Andrés y a mí:

  1. Siempre, siempre, tomen todas las decisiones juntos, pues si se equivocan, se equivocarán juntos y nunca se reprocharán la decisión tomada, en especial en temas sobre los hijos y la economía del hogar.
  2. Sean verdaderos amigos. En la relación de esposos no pueden existir más amigos que ellos mismos. Los amigos se disfrutan, lloran, comparten sus emociones y sentimientos, son confidentes y están siempre ahí cuando más los necesitamos.
  3. Nunca se dejen llevar por la moda de las corrientes que van en contra de los valores cristianos. El papa emérito Benedicto XVI menciona lo siguiente: “Una fe madura, no sigue las olas de la moda o la novedad”.
  4. Desarrollen sus habilidades para comunicarse escuchando, viéndose a los ojos, siendo empáticos y compasivos, expresando claramente los deseos y sentimientos de cada uno, y sobre todo, dejando la tecnología cuando estén juntos, la cual nos tiene atrapados y apartados, abriendo una brecha de soledad entre los esposos y con los hijos.
  5. Aprendan a perdonarse y a pedir perdón desarrollando la capacidad de regular los conflictos, y cuando les sea muy difícil, vayan al Sagrario y pídanle a Nuestro Señor las gracias necesarias para tener la humildad de hacerlo, Él nunca los dejará.
  6. Desarrollen un enunciado de misión familiar en donde decidan qué clase de familia quieren ser, identificando los principios que los ayudarán a lograrlo y además será la brújula para no apartarse o perderse en el camino.
  7. Rodéense de amigos que compartan sus mismos valores, ellos los ayudarán a perseverar en el camino con su ejemplo y su compañía.

Se puede, no es una fantasía, pero se requiere del trabajo constante y perseverante de cada uno de los esposos. ¡Vale la pena! No hay alegría más grande que amar y darnos sin reservas a aquel o aquella por quien nos decidimos libremente en algún momento de nuestras vidas.

Que Dios los bendiga en donde quiera que estén y siempre unidos en oración.

Tere Durán


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías