JESÚS VISITA SU BARRIO

Eran las 5:00 de la tarde, me alistaba con mi sotana, cota y lo principal, la custodia con el Señor, salimos con mucha alegría entre las calles del barrio de la Colonia Nueva Esperanza.

Entre las pocas familias que estaban guardadas en sus casa logré ver la mirada de quienes veían a Jesús entre las calles, hubo quienes se arrodillaban y otros les causaba extrañeza ante el paso del Señor, no cabía duda que Jesús estaba tocando los corazones de todas las almas que lo contemplaban.

A mí como sacerdote, consciente de mis limitadas fuerzas solo me tocaba ser testigo de la misericordia, donde el anhelo de participar en la Eucaristía se aliviaba al paso del Señor entre las calles del barrio.

Había muchos olores: a drogas, aguas negras, comida; pero todo tenía un propósito que Jesús llegaba a todas las calles, que no se cansaba de consolar a su pueblo, era tremendo verlo, escuchar como entre gritos y música Dios acallaban un barrio qué tal vez ha sido presa de la desesperanza.

Hoy puedo afirmar que Jesús bendijo a su barrio de la Nueva Esperanza en mitad de la desesperanza, donde las riñas y la falta de escucha son el pan de todos los días, pero Jesús tocó los corazones; en ese barrio Dios quiso morar, ahí se quiso quedar, bendito barrio que vio a su Salvador …


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías