EL CÁNCER DE MAMA ¿POR QUÉ DEBE PREOCUPARNOS A TODOS?

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, por lo que estaremos tratando este tema. El cáncer de mama en México constituye la tercera causa de muerte en la mujer, solo después de problemas cardiovasculares y complicaciones de la diabetes mellitus mal cuidada.

Según datos del INEGI, Sector Salud (2018), la incidencia del cáncer de mama ha aumentado alarmantemente en nuestro país, llevando la delantera al cáncer cérvico uterino que años atrás constituía la primera causa de muerte de la mujer en México. 

En el  2016, de cada 100 mil mujeres de 20 años o más, 16 murieron por esta enfermedad, y en el 2017, en Nuevo León, murió una mujer diariamente por este mal, considerándose estas altas cifras de mortalidad, debidas a que la mayor parte de los casos en México, se diagnostican en estados avanzados de la enfermedad (diagnósticos tardíos), en contraposición a otros países en que las tasas de mortalidad disminuyen considerablemente, debido a un diagnóstico temprano, y por lo tanto, un tratamiento oportuno, que da lugar a una mayor probabilidad de supervivencia.

En consideración a lo anterior, la esperanza de que el cáncer de mama pueda ser curado, depende de que su detección sea oportuna, por lo que los métodos de autoexploración mensual en la mujer desde la adolescencia, y las mamografías anuales recomendadas a partir de los 40 años (o antes si hubiera factores de riesgo) hasta los 69 años según las normas de salud, constituyen la principal herramienta para detectar tempranamente, cualquier anormalidad que pudiera presentarse en los senos.

¿Por qué debe preocuparnos a todos?

Porque la mujer constituye en lo general el pilar de una familia, ya sea que se trate de una familia integrada o una mujer que lucha día a día por sacar adelante sola a una familia, atender a los padres, adultos mayores de su familia, etc., de manera que lo que pueda afectar su salud tiene una gran trascendencia a nivel familiar y social.

Por esta razón, la sociedad debe ser consciente de impulsar y promover en toda mujer la detección oportuna de este mal que no distingue edad, condición socio económica, actividad personal o profesional, etc.

Como sobreviviente por la gracia de Dios de haber sido diagnosticada oportunamente con cáncer de mama en una revisión anual hace más de 10 años, conozco lo que en mí misma y en mi propia familia representó desde el diagnóstico, el tratamiento quirúrgico y el propio tratamiento de la enfermedad,  viviendo mi esposo, hijos, hermanos y toda la familia, la angustia de no saber cuál sería el desenlace, que afortunadamente no tuvo para mí las consecuencias funestas que muchas otras mujeres han sufrido, y que ya no están con nosotros.

Por esto siento una gran responsabilidad de difundir y motivar a las mujeres que están en mi ámbito, a no dejar de lado el propio autocuidado mediante una autoexploración mensual mamaria cuidadosa, aparte de los estudios de mamografía y ultrasonido anuales de acuerdo a su médico, para, según el caso, proceder de manera inmediata y oportuna.

El cáncer de mama es curable si se detecta oportunamente.

Graciela Quintero Flores


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías