“DE LA MANO DE LA VIRGEN MARÍA, CAMINAMOS AL ENCUENTRO DEL SEÑOR ”

MENSAJE DEL ARZOBISPO DE MONTERREY

A los pies de la hermosa y majestuosa imagen de Cristo Rey, en el cerro del Cubilete, en Silao, Guanajuanto, envío este mensaje a todos los miembros de nuestra Arquidiócesis.

Como cada año, de camino hacia la Casa de la Virgen en el Tepeyac, nos detenemos a orar con devoción en este Santuario Nacional, que la piedad del pueblo mexicano construyó en 1940, en el centro geográfico del País, reconociendo a Cristo como Rey y centro de nuestra vida.

A Él es a quien pedimos con fe y devoción por las intenciones de todos los habitantes de nuestro Estado, especialmente por los enfermos y por quienes están en los Centros de Readaptación Social y sus familias.

El vivir una peregrinación, nos hace tomar conciencia de la importancia de contar con un objetivo claro en nuestro recorrido por este mundo. No se trata solo de caminar, sino de darle un sentido, una motivación, a nuestro itinerio, el cual nos anime a no desfallecer cuando se presente alguna contrariedad en el camino.

Esta práctica religiosa, tiene sus orígenes en la Sagrada Escritura. Vemos, en el libro del Éxodo, la peregrinación del pueblo de Israel, una vez que fue liberado de la esclavitud, quienes, durante 40 años, caminaros hacia la Tierra prometida. Asímismo, encontramos en el Nuevo Testamento, entre otros textos, el relato de la peregrinación de la Sagrada Familia al Templo de Jerusalén, para celebrar las fiestas.

En nuestro País, las peregrinaciones son un testimonio vivo de la fe y devoción de aquellos que desean manifestar su gratitud a Dios, y a su Madre Santísima, por las bendiciones recibidas en la vida. Es por eso que, los Obispos de México, atendiendo al llamado del pueblo, designamos un día especial de peregrinación para cada una de las Diócesis y Arquidiócesis del País, a la Casa de nuestra Madre Santísima en el Tepeyac.

Tengan la seguridad que, un servidor, en comunión con los fieles, Sacerdotes y Obispos que participaremos de las celebraciones en el Cubilete y en el Tepeyac, los tendremos muy presentes, pidiendo a nuestro buen Dios, por intercesión de la Virgen María, que llene de bendiciones a nuestro Estado, e ilumine a quienes dirigen los destinos de nuestra Nación para caminar por senderos de bienestar, haciendo vida las obras de misercordia con nuestros semejantes.

Mons. Rogelio Cabrera López
Arzobispo de Monterrey
Presidente de la CEM


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías