Vive

pág.-11-1.jpg
6min92

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, por lo que estaremos tratando este tema. El cáncer de mama en México constituye la tercera causa de muerte en la mujer, solo después de problemas cardiovasculares y complicaciones de la diabetes mellitus mal cuidada.

Según datos del INEGI, Sector Salud (2018), la incidencia del cáncer de mama ha aumentado alarmantemente en nuestro país, llevando la delantera al cáncer cérvico uterino que años atrás constituía la primera causa de muerte de la mujer en México. 

En el  2016, de cada 100 mil mujeres de 20 años o más, 16 murieron por esta enfermedad, y en el 2017, en Nuevo León, murió una mujer diariamente por este mal, considerándose estas altas cifras de mortalidad, debidas a que la mayor parte de los casos en México, se diagnostican en estados avanzados de la enfermedad (diagnósticos tardíos), en contraposición a otros países en que las tasas de mortalidad disminuyen considerablemente, debido a un diagnóstico temprano, y por lo tanto, un tratamiento oportuno, que da lugar a una mayor probabilidad de supervivencia.

En consideración a lo anterior, la esperanza de que el cáncer de mama pueda ser curado, depende de que su detección sea oportuna, por lo que los métodos de autoexploración mensual en la mujer desde la adolescencia, y las mamografías anuales recomendadas a partir de los 40 años (o antes si hubiera factores de riesgo) hasta los 69 años según las normas de salud, constituyen la principal herramienta para detectar tempranamente, cualquier anormalidad que pudiera presentarse en los senos.

¿Por qué debe preocuparnos a todos?

Porque la mujer constituye en lo general el pilar de una familia, ya sea que se trate de una familia integrada o una mujer que lucha día a día por sacar adelante sola a una familia, atender a los padres, adultos mayores de su familia, etc., de manera que lo que pueda afectar su salud tiene una gran trascendencia a nivel familiar y social.

Por esta razón, la sociedad debe ser consciente de impulsar y promover en toda mujer la detección oportuna de este mal que no distingue edad, condición socio económica, actividad personal o profesional, etc.

Como sobreviviente por la gracia de Dios de haber sido diagnosticada oportunamente con cáncer de mama en una revisión anual hace más de 10 años, conozco lo que en mí misma y en mi propia familia representó desde el diagnóstico, el tratamiento quirúrgico y el propio tratamiento de la enfermedad,  viviendo mi esposo, hijos, hermanos y toda la familia, la angustia de no saber cuál sería el desenlace, que afortunadamente no tuvo para mí las consecuencias funestas que muchas otras mujeres han sufrido, y que ya no están con nosotros.

Por esto siento una gran responsabilidad de difundir y motivar a las mujeres que están en mi ámbito, a no dejar de lado el propio autocuidado mediante una autoexploración mensual mamaria cuidadosa, aparte de los estudios de mamografía y ultrasonido anuales de acuerdo a su médico, para, según el caso, proceder de manera inmediata y oportuna.

El cáncer de mama es curable si se detecta oportunamente.

Graciela Quintero Flores

pág.-7-1280x854.jpg
7min87
Portrait of smiling mature couple in sweaters at autumn park

Mi esposo y yo estamos por cumplir 40 años de casados, hemos tenido la bendición de haber tenido seis hermosos hijos de los cuales estamos sumamente orgullosos. Nuestro caminar en esta aventura llamada matrimonio ha tenido de todo: alegrías y tristezas, triunfos y derrotas, épocas de estar sanos, pero también épocas de enfermedad. Sin embargo, cada circunstancia en este caminar juntos, la hemos visto como retos constantes por salir adelante y ver en esos retos una oportunidad de crecimiento personal, matrimonial y familiar.

Cuando asistimos a alguna boda de los hijos de nuestros amigos o de los amigos de nuestros hijos, al iniciar los muchachos frente al altar el consentimiento de unirse en matrimonio, mi esposo y yo nos tomamos de la mano un poco temerosos y ansiosos y siempre nos preguntamos lo mismo: ¿Estarán conscientes de lo que están prometiéndose?

El matrimonio es un vínculo entre un hombre y una mujer fundado en el amor, que exige cuidarlo, cultivarlo, y sobre todo, en estos tiempos de ideologías que atacan al matrimonio y a la familia, exige defenderlo día a día con el esfuerzo de cada uno de los esposos. 

En mi trabajo profesional, cuando doy algún curso sobre matrimonio, siempre hay una pregunta frecuente que suelen hacerme: ¿Qué nos podrías comentar sobre lo que les ha servido para seguir juntos? Y mi contestación es siempre la misma: “No soltarnos de la mano de Dios, que Cristo sea el motor constante en nuestras vidas a través de la oración y del servicio a los demás, lo cual nos hace sumamente felices, aunque a veces, por el ajetreo de la vida diaria, lo dejemos un poco olvidado”.

Por otro lado, a los matrimonios que están por comenzar o que ya han iniciado este caminar juntos, les podría dar algunas sugerencias o acciones prácticas que nos han servido a mi esposo Andrés y a mí:

  1. Siempre, siempre, tomen todas las decisiones juntos, pues si se equivocan, se equivocarán juntos y nunca se reprocharán la decisión tomada, en especial en temas sobre los hijos y la economía del hogar.
  2. Sean verdaderos amigos. En la relación de esposos no pueden existir más amigos que ellos mismos. Los amigos se disfrutan, lloran, comparten sus emociones y sentimientos, son confidentes y están siempre ahí cuando más los necesitamos.
  3. Nunca se dejen llevar por la moda de las corrientes que van en contra de los valores cristianos. El papa emérito Benedicto XVI menciona lo siguiente: “Una fe madura, no sigue las olas de la moda o la novedad”.
  4. Desarrollen sus habilidades para comunicarse escuchando, viéndose a los ojos, siendo empáticos y compasivos, expresando claramente los deseos y sentimientos de cada uno, y sobre todo, dejando la tecnología cuando estén juntos, la cual nos tiene atrapados y apartados, abriendo una brecha de soledad entre los esposos y con los hijos.
  5. Aprendan a perdonarse y a pedir perdón desarrollando la capacidad de regular los conflictos, y cuando les sea muy difícil, vayan al Sagrario y pídanle a Nuestro Señor las gracias necesarias para tener la humildad de hacerlo, Él nunca los dejará.
  6. Desarrollen un enunciado de misión familiar en donde decidan qué clase de familia quieren ser, identificando los principios que los ayudarán a lograrlo y además será la brújula para no apartarse o perderse en el camino.
  7. Rodéense de amigos que compartan sus mismos valores, ellos los ayudarán a perseverar en el camino con su ejemplo y su compañía.

Se puede, no es una fantasía, pero se requiere del trabajo constante y perseverante de cada uno de los esposos. ¡Vale la pena! No hay alegría más grande que amar y darnos sin reservas a aquel o aquella por quien nos decidimos libremente en algún momento de nuestras vidas.

Que Dios los bendiga en donde quiera que estén y siempre unidos en oración.

Tere Durán

Misa1.jpg
8min268

¿LA MISA DEBE SER ENTRETENIDA?

La asistencia a la santa misa es obligación para cualquiera que se declare católico, por lo que el motivo de este importante precepto debe ser bien conocido antes de tratar de clasificarla como “aburrida” o “entretenida”, ya que no se trata de un espectáculo. Debemos preguntar primero: ¿Qué es la misa?

Antes que nada, se debe conocer la misa como sacramento: la eucaristía. Este sacramento (signo eficaz y sensible de la gracia) fue instituido por Nuestro Señor en la última cena, cuando les confirió a sus apóstoles el poder de consagrar el pan y el vino en su presencia real. Sin embargo, no se trata de un sacramento más, porque el cuerpo y la sangre de Nuestro Señor se hacen presentes para ser ofrecidos como sacrificio a Dios por todos nuestros pecados; es el ofrecimiento mismo que hizo al morir crucificado en el Calvario. Este es el santo sacrificio de la misa que celebran los sacerdotes todos los días en nuestros altares y es el único sacrificio perfecto y plenamente agradable a Dios, pues la víctima es perfecta, es el Cordero de Dios.

¿Cómo estarías tú al pie de la cruz en aquel cerro desolado? ¿Esperarías aún ser “entretenido” como si se tratara de un “espectáculo” la crucifixión de Nuestro Señor? La realidad es que esperar ser “entretenido” por la misa, o peor aún, tratar de hacerla más “entretenida”, indica un gran desconocimiento de nuestra fe. No hay que olvidar que este ofrecimiento es primordialmente para Dios, no para nosotros. La sacralidad del canto, de las lecturas, de las vestiduras, de los vasos y de la misma arquitectura del templo es una gran alabanza dirigida a Dios.

Incluso el sacerdote podría parecer que está de frente hacia nosotros como un “expositor”, pero en verdad está postrado primero ante el altar del Señor, ofreciendo el santo sacrificio por el bien de su pueblo. Es por esto que siempre debemos procurar la dignidad y reverencia que merece la santa misa, guardando el debido respeto y orden, según lo indican las normas litúrgicas y las recomendaciones de los santos.

 De esta manera, podemos entender por qué nuestra participación en la santa misa no se debe tomar a la ligera en lo absoluto. Con respecto a esto, para oír bien y con fruto la misa, el Catecismo de San Pío X (Lección Preliminar, Pt IV) nos enseña que es necesaria la “modestia en el exterior de la persona y la devoción del corazón”, es decir, debemos mantener una actitud piadosa y adecuada para la contemplación dentro del templo, pues no podemos meditar estos grandes misterios cuando hay ruido y conversaciones.

Este recogimiento se debe ver reflejado en una forma modesta y especial de vestir, pues presentaremos ante Dios la ofrenda más importante que la humanidad entera haya realizado jamás. Dice así San Juan María de Vianney: “[La misa] da más gloria a Dios que todos los sufrimientos de los mártires juntos, que las penitencias de todos los santos, que todas las lágrimas por ellos derramadas desde el principio del mundo y todo lo que hagan hasta el fin de los siglos”. Después de leer estas palabras, es aún más sencillo comprender por qué son tan importantes otros actos piadosos, como guardar el ayuno de una hora antes para comulgar (este siendo obligatorio), llegar muy temprano para prepararnos espiritualmente, e incluso quedarnos un tiempo después para agradecer a Dios por tanto amor que nos da sin merecer. 

Por último, San Pío X también nos enseña que en la misa debemos unir desde el principio nuestra intención con la del sacerdote, ejerciendo así nuestro sacerdocio bautismal y ofreciendo nuestras propias vidas en el altar. Esto nos puede ayudar a seguir con atención las oraciones y a meditar sobre la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

Considera estas valiosas enseñanzas de estos grandes santos para contemplar y vivir más profundamente el misterio de la santa misa y recuerda las palabras de S.S. Pío XI: “la ley de la oración constituye la ley de la creencia” y finalmente, la ley de vida; y no hay oración más importante y eficaz para todo católico que la santa misa. 

Jorge A. Viera

Estudiante de Ingeniería Física en el Tec

redes.jpg
6min246

Cuenta la historia de los jesuitas que cuando San Francisco Xavier iba a emprender su viaje hacia el Oriente, San Ignacio de Loyola le dijo estas palabras: “Ite Inflammate Omnia” que significan: “Ve e inflama todas las cosas”.

En estos tiempos donde un niño tiene que tener su iPad para que pueda estar tranquilo, donde si a algún joven se le acaban los datos o la batería es un desastre total, o donde por causa de likes y “me encanta” hay problemas maritales, e incluso donde estar comprando artículos y ropa por Facebook es de lo más común, creo que estas palabras de San Ignacio deberían resonar con más intensidad en nuestros corazones.

Veo en las redes sociales un potencial inconmensurable para llegar a tantas personas, de tantos lugares diferentes. Hoy a través de tan solo compartir una publicación puedes llegar a periferias que ni tú mismo creías llegar. Sin embargo, si haces público algún hecho vergonzoso, un acto de antitestimonio, también llegará a quienes ni te imaginarías que llegaría.

Pienso que en tiempos de Jesús, apóstoles como Mateo iban documentando su vida, acciones, prédicas, milagros y gracias a eso tenemos el “Evangelio según San Mateo”. Recordemos que “Evangelio” significa “La Buena Nueva”. Por esta razón, pienso que si nos consideramos discípulos de Jesús, estamos llamados a documentar su obra misericordiosa en nosotros, en nuestra familia, en nuestro entorno y con ello proclamar la buena nueva, el mensaje de Jesús.

Jesús mismo nos dice: “Que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda” (Mt 6,3). Entonces, ¿cuál es la línea que divide entre el obrar en lo secreto y el hacer públicas nuestras acciones? La respuesta a esto es: la humildad. Para anunciar la Buena Nueva a través de las redes sociales se requiere de mucha humildad para hacernos a un lado y proclamar solo la obra de Jesús. Decía San Rafael Guízar que él era “el mulito de Dios”, pues así nosotros en el uso de las redes sociales, la humildad tiene que ser nuestra mayor virtud para poder evangelizar, grabar, aconsejar, reprender, siempre teniendo en cuenta que el foco de atención será Jesús, será la santidad.

San Pablo, en el tercer capítulo de su Carta a los Filipenses dice: “Sean imitadores míos”, y pudiéramos pensar que nos hace un llamado a ser como él, sin embargo, el llamado que nos hace es a que, así como él, busquemos ser como Jesús. Versículos antes dice: “Esto no quiere decir que haya alcanzado la meta ni logrado la perfección, pero sigo mi carrera con la esperanza de alcanzarla, habiendo sido yo mismo alcanzado por Cristo Jesús”.

En este camino a la santidad, quizás no seremos los mejores anunciadores de la Buena Nueva y a través de las redes sociales podemos vernos muy vulnerables, pero yo te invito a que continúes tu carrera, siendo humilde y proclamando siempre y únicamente el mensaje de Jesús.

Y por último, no te olvides: ve e inflama todas las cosas, con el amor ardiente por el Señor. Que el Señor te dé la gracia de evangelizar a tiempo y destiempo.

Jorge Ochoa

Músico y evangelizador católico en las redes

PAPAS.jpg
4min131

A partir del mediados de este mes de enero se inaugurará en el Museo Arquidiocesano de Arte Sacro (MAAS) la exposición “Pontifex”. Esta muestra temporal constará de piezas del patrimonio arquidiocesano relacionadas con San Pedro y sus sucesores.

Como todos bien sabemos, para la Iglesia el apóstol Pedro es una figura esencial; Nuestro Señor le dio un lugar único y la Iglesia siempre, desde la misma vida del Señor, ha dado un reconocimiento peculiar a Pedro y a sus sucesores hasta llegar a Su Santidad el Papa Francisco.

El lugar que el apóstol Pedro y sus sucesores han tenido en el corazón del pueblo cristiano se ve reflejado en su patrimonio: múltiples obras de arte se crean para ver reflejada la devoción que la comunidad ha sentido por el Príncipe de los Apóstoles y por supuesto por el Papa reinante.

Así, esta exposición exhibirá retratos de san Pedro y de los Papas, objetos que les pertenecieron o algunos otros relacionados con el Sumo Pontífice como documentos relacionados con estos temas.

Se exhibirán por primera ocasión al público obras de la Santa Iglesia Catedral, la Basílica de La Purísima, el Secretariado de Pastoral Social, del Archivo Histórico Arquidiocesano, del mismo MAAS y de otras colecciones eclesiales y privadas.

No se expondrá todo lo que se tiene en la Arquidiócesis, pero sí ciertamente será una selección de lo más interesante del patrimonio arquidiocesano con el tema petrino y del papado.

Un dato interesante: desde que la ciudad fue fundada definitivamente en 1596 a la fecha han habido 36 papas y desde la creación de la diócesis de Linares (Monterrey) en 1777 a la fecha se cuentan 17 pontífices.

Para las fechas exactas de la exposición “Pontifex” los invitamos a consultar el Facebook Museo Arquidiocesano de Arte Sacro. 

Misioìn-parroquial-3-1280x720.jpg
6min288

El Arzobispo de Monterrey Mons. Rogelio Cabrera López ha tenido a bien erigir 12 misiones parroquiales en la Arquidiócesis de Monterrey desde su llegada, algunas de las cuales ya se han convertido en parroquias.

            Pero, ¿Qué es una misión parroquial?

            Las misiones parroquiales, son un camino alternativo para brindar el cuidado pastoral a las comunidades de fieles que por circunstancias especiales no pueden ser erigidas como parroquias (cf. c. 516 §2). Han sido muy fructífera en nuestra Iglesia local, por ello siguen erigiéndose en diversas comunidades que van iniciando su camino con el fin de consolidarse como una comunidad estable de fieles. 

            Nuestro Arzobispo ha manifestado su preocupación: “por no solo ser un conjunto de personas cohabitando, y no una verdadera comunidad fraterna que integra a todos y que cada uno enriquece con su propia persona, especialmente impregnando la sociedad con el espíritu cristiano”. Es por ello que constantemente ha procurado erigir nuevas comunidades y con gusto ha escuchado las propuestas que los fieles, sacerdotes y laicos, le hacen al respecto.

            Mons. Rogelio Cabrera ha señalado al respecto: “Uno de los retos importantes de nuestra Iglesia, y por ello una de mis preocupaciones como padre y pastor, es responder pastoralmente, en especial en lo referente al acompañamiento pastoral, al gran crecimiento demográfico que experimenta nuestra ciudad. Es mi obligación despertar, primero, conciencia de ser una comunidad en los diversos grupos de fieles y proveerlos a todos, en la medida de lo posible, de un pastor propio que los acompañe, guíe y al mismo tiempo crezca espiritualmente con ellos”.

            Iniciar una misión parroquial no es sencillo, en muchos de estos lugares solo hay algún terreno y una pequeña capilla, por ello los sacerdotes que han sido asignados a esta misión muestran gran disponibilidad y apertura para ir a construir una comunidad.

            “Reconozco la generosidad y entrega de nuestro presbiterio al iniciar estas comunidades sin la seguridad de una estructura estable previa, pero hoy quiero agradecer a toda la comunidad diocesana, pues la vida de las misiones parroquiales es fruto de toda la Iglesia: de los fieles que la conforman, que habrán de esforzarse en dar solidez a la labor evangelizadora y de culto para llegar a constituirse en parroquia; y del resto de la Iglesia de Monterrey, pues con su oración y apoyo en la evangelización colaboran a que la misión alcance la deseada madurez, y con sus bienes materiales ayudan a que se tenga lo necesario para alcanzar los fines que estas comunidades se proponen”, mencionó el Arzobispo de Monterrey.

            Sigamos orando todos como Iglesia, por estas nuevas comunidades, la Iglesia de Monterrey es una Iglesia que crece rápidamente y necesita de fieles, consagrados y sacerdotes comprometidos con el proceso de evangelización.

Juan Pablo Vázquez Rodríguez

Director Editorial de Pastoral Siglo XXI

PARROQUIA.jpg
5min205

El presente programa ha sido inspirado por la encíclica Laudato si’ del Papa Francisco y ante el clamor de la humanidad sumergida en una profunda crisis ecológica y social, de la cual el área metropolitana de Monterrey no es la excepción en sufrir las consecuencias de esta crisis.

Este programa es un camino de acompañamiento para las comunidades parroquiales de la Arquidiócesis de Monterrey que deseen dar vida a la encíclica implementando acciones concretas en sus parroquias, con el fin de preservar la casa común, minimizar el impacto ambiental y procurar el bienestar de la humanidad y de todo ser vivo.

El punto de partida del programa radica en que los laicos sean quienes impulsen las actividades con el apoyo y aprobación del párroco y del Consejo de Pastoral Parroquial, para que a su vez motiven a toda la comunidad (grupos parroquiales y feligreses) a sumarse en las actividades y lleguen también a practicarlas en casa, en sus espacios de trabajo y otras actividades fuera de la iglesia sumando cada vez a más personas. Se invita a que cada parroquia forme un equipo de Parroquia Verde, lo registre con la Pastoral Verde Diocesana y sean los responsables de liderar el proyecto para lograr ser una parroquia sustentable.

El programa establece una guía de acciones sostenibles que pueden realizarse en las parroquias. El propósito no es promover solo un templo e instalaciones sustentables, sino una verdadera comunidad cristiana que vive diferente en su diario vivir: en casa, escuela y trabajo. Estas acciones también permitirán a las parroquias tener un menor impacto ambiental y lograr ahorros.

Al ser parte de este programa contarán con apoyo de acompañamiento para dirigir los esfuerzos de la mejor manera. Y, tanto en el transcurso del proyecto como al finalizarlo, se reconocerán las acciones implementadas por cada parroquia con un distintivo que reconozca a su parroquia por las acciones realizadas.

Haz Verde tu Parroquia es un proyecto de la Comisión Arquidiocesana de Medio Ambiente gestionado por la Pastoral Verde Diocesana, un equipo dentro de la Pastoral Universitaria, el cual busca la transformación de las parroquias hacia la sostenibilidad, por medio del activismo de grupos parroquiales que trabajen la encíclica Laudato si´.  El presente programa ha sido realizado en colaboración con la Universidad de Monterrey desde su Centro de Sostenibilidad, el Departamento de Espiritualidad Universitaria para el Servicio y FOMCEC (Desarrollo de la Cultura Ecológica) uniendo esfuerzos con la Arquidiócesis de Monterrey y laicos comprometidos.

Para mayor información de este programa comunícate al teléfono 1158-2718.

Pastoral Verde

74537921_2421605047962394_3337611900241313792_o-1280x1280.jpg
13min290

Por Juan Pablo Vázquez Rodríguez

La Iglesia de Monterrey, cuenta con la bendición de tener sacerdotes con gran amor a Dios manifestado en su entrega a la comunidad.

Hoy queremos compartir la historia de 4 sacerdotes que en su trabajo pastoral, buscan seguir la invitación que les ha hecho constantemente el Papa Francisco.

SALIR A LA PERIFERIAS
Padre José Luis Guerra

Raza Nueva en Cristo

El Santo Padre ha pedido a la Iglesia salir de sí misma e ir a las periferias, no solo las físicas, sino existenciales…

Un testimonio de este llamado de salir a las periferias lo realiza el Padre José Luis Guerra, quien apoya a los “chavos banda”, muchachos que pertenecen a pandillas y muchos de ellos han caído en las adicciones.

Estos jóvenes han sido muchas veces marginados sin tener quien les brinde una oportunidad de salir de las diversas situaciones que viven.

Constantemente, el Padre Pepe, recorre las calles de colonias marginadas, donde platica con los jóvenes, a los cuales lleva un mensaje de bondad, aceptación, paz y amor. Además, el Padre es apoyado por un grupo de misioneros que le ayudan en esta importante labor y juntos atienden las calles de municipios con situación de vulnerabilidad, como Juárez, García, Escobedo y Monterrey.

Actualmente, el Padre Pepe dirige el centro de atención de Raza Nueva en Cristo, donde se brinda atención humana, psicológica, pastoral a los chavos banda que lo necesitan. Se cuenta también con un taller de serigrafía y de espacio para corte de cabello.

PASTOR CON OLOR A OVEJA
Padre Felipe de Jesús de Jesús Sánchez Gallegos

Otro de los testimonios en su entrega pastoral es el Padre Felipe de Jesús Sánchez Gallegos, quien desde el año 2013 atiende la Parroquia de Santa María Goretti, lugar donde se encuentra el comedor del Padre Infante, donde tradicionalmente desde hace muchos años, llegan personas pobres a buscar un alimento.

Debido a un lamentable incidente de un hermano indigente fallecido bajo el puente Bernardo Reyes. El Padre Felipe cuenta que un día de frío le llamaron para informarle este lamentable incidente. El padre sintió en ese momento una gran tristeza y quiso hacer algo, para que nunca más sucediera algo así, fue entonces ahí donde surgió la idea de ayudar a estas personas en desamparo, de darles un techo y comida, hombres que son inmigrantes centroamericanos o indigente.

Constantemente, el padre Felipe convive con los hermanos indigentes y migrantes, trabaja en buscar crear espacios para que puedan ser atendidos en su salud, tener un lugar de descanso, nos les falte una prenda de vestir un alimento. Día a día busca “Acoger, proteger, promover e integrar” a los hermanos indigentes y migrantes.

Actualmente el Padre Felipe, dirige Casa INDI, que brinda servicio alimentos, hospedaje, atención medica y centro de tratamiento de adicciones para indigentes y migrantes. También, periódicamente realizan brigadas afuera de hospitales y zonas marginadas para llevar alimento y atención pastoral.


PROMOTORES DE LA PAZ
Padre Rodolfo Antonio García Martínez

Uno de las zonas con más indices de violencia, es la colonia independencia, en ella también se cuenta con personas que buscan el bien, la vivencia de la paz y caridad. El Padre Rodolfo Antonio García Martinez, durante casí dos años estuvo sirviendo la comunidad parroquial de San Rogelio, en la que estuvo trabajando en diversas estrategias para la promoción de la paz.

Entre ellas la formación de la vida interior, ayudarles a crecer en la fortaleza y discernimiento espiritual, con el acompañamiento personal y diversos talleres como el llamado “Somos Uno”.

Además, se reforzó la atención pastoral a los diversos barrios en los que está seccionado la parroquia, con las visitas a los enfermos y celebración de la Santa Misa. No pocas veces el Padre Rodo subió muchos escalones para ir a visitar a los enfermos de la comunidad.

Se creo un espacio para transmitir desde la parroquia la programación de Radio Crisol, y un programa con producción propia de la parroquia, para así llegar a todos los hogares de la comunidad por señal abierta e internet.

El Padre Rodolfo se encuentra ahora realizando sus estudios de Doctorado en Sociología para seguir sirviendo en un futuro a la Iglesia de Monterrey.

IGLESIA EN SALIDA
Padre José Luis Fernández Guajardo

El Señor Arzobispo de Monterrey ha buscado que las comunidades no estén sin pastor que las acompañe, y aunque algunas de ellas no se cuente con los recursos materiales necesarios para que erigir una comunidad se han creado más de 10 misiones parroquiales.

Hace algunas semanas el Padre José Luis Fernández Guajardo ha iniciado el reto de una nueva comunidad en el municipio del Carmen, N.L. en donde no hay casa parroquial, ni paredes solidas de concreto de algún templo, solo construido por unas cuantas laminas, pero eso sí, una comunidad llena de vitalidad y entusiasmo para trabajar y construir el reino de Dios en este lugar.

El Padre José Luis empieza a construir con poco material, pero una gran alegría y apoyo de la comunidad. Tiene poco de haber regresado de Roma, de haber estudiado doctrina social de la Iglesia, pero cuenta con la experiencia también de haber dirigido también hace algunos años el Grupo de Raza Nueva en Cristo.

Esta cuatro historias tienen una característica en común, la alegría en su ministerio sacerdotal, que nos recuerda aquellas palabras del Papa Francisco: “No se puede anunciar a Cristo con cara de funeral”.

Sigamos orando por nuestros sacerdotes para que continúen formando un su corazón a imagen y semejanza de Jesús el Buen Pastor.
#IglesiaDeMonterrey
#LlamadosParaLlamarAOtrosHermanos

3.jpg
6min933

Si, un capítulo general es un acontecimiento de Iglesia que queremos compartir con ustedes. Las Misioneras Catequistas de los Pobres hemos sido fundadas en esta ciudad de Monterrey el 21 de Abril de 1926 en un contexto de intensa persecución religiosa en México, con sus graves consecuencias de injusticia, martirios, profanaciones, prohibición de culto y demás formas de opresión, así como la apremiante necesidad de evangelización y catequesis.

En este momento de nuestra historia los acontecimientos son muy parecidos y nosotras nos disponemos a preparar nuestro XII Capítulo General, el cual se llevará a cabo del 22 de abril al 11 de mayo. Pedimos al Señor nos ilumine para que nuestro carisma y espiritualidad los vivamos de acuerdo a los acontecimientos y necesidades del mundo de hoy.

Un capítulo general es una reunión de todos los miembros de la congregación en la que pedimos el auxilio del Espíritu Santo sobre nuestro quehacer y nos enfocamos en una reestructuración para ofrecer una respuesta nueva y siempre generosa en este cambio de época, pero siempre conservando fidelidad a nuestro carisma.

Hemos tomado como lema “A vino nuevo, odres nuevos” porque queremos pedir al Señor nos dé la capacidad de ser odres nuevos dóciles a su querer, para que Él derrame el vino nuevo y generoso de su gracia y reestructuración al interior que nos lleve a servir a los hermanos con un corazón misericordioso y abierto a la escucha de sus clamores.

 

Un Capítulo General es:

  • Fiesta de Iglesia, son momentos de don y de gracia para todos los miembros del Instituto y para la Iglesia.
  • Es un tiempo de escucha de su Palabra, son espacios de oración y de más cercanía con quien sabemos que nos ama.
  • Son muchos momentos de diálogo y relaciones interpersonales profundas entre nosotras, con Dios y con los hermanos.
  • Es la ocasión para pedir oración a nuestras familias, a los amigos que nos quieren conocen como Instituto, a los Obispos y Sacerdotes con los que trabajamos en las diferentes diócesis, a los agentes de pastoral, etc.
  • Es necesario y es tiempo de incluir a los laicos para que nos ayuden a ver y escuchar desde fuera la voz de Dios que nos interpela. Necesitamos personas comprometidas para que se puedan dar los cambios que se necesitan en el Instituto y por ende en la Iglesia.
  • Es un tiempo de hacer silencio interior para escuchar la voz del Espíritu y discernir lo que mejor conviene en este cambio de época.

. Son momentos de estudio y reflexión de los documentos  sobre Vida Consagrada actuales que nos va proponiendo el Magisterio de la Iglesia.

  • Son momentos para compartir la espiritualidad y el carisma dado a nuestros fundadores: Mons. José Juan de Jesús Herrera y Piña y la R. M. Angelina Rusconi Rolleri, que con tanta pasión los vivieron.
  • Nuestros capítulos se celebran en este tiempo, en este mundo, en esta Iglesia y sociedad del Siglo XXI. La colegialidad carismática de un capítulo es fuente de espiritualidad, de energía. En ella se regenera el tejido carismático del Instituto. No queremos que el carisma se apague. No queremos que el tejido carismático del Instituto entre en estado de necrosis o metástasis, por eso el Capítulo General es súplica y oración al Espíritu para que nos regenere, nos haga nacer de nuevo, nos refunde.

Iglesia de Monterrey, somos una Congregación Regia, que tenemos como misión seguir a Cristo en su misterio de Víctima, viviendo en caridad su oblación y abandono a la voluntad del Padre que nos asocia a la obra redentora de Cristo y nos envía a evangelizar a todos los hombres, preferentemente a los más pobres y abandonados.

Si deseas hacer algún comentario o proponer algo que ayude a vivir nuestro Capítulo General, comunícate al 8111-72-2375.

Sor María Luisa García

Misionera Catequista de los Pobres

 

jeséd-1280x720.jpg
7min762

El disco número 60 de Jésed, “Él es Jesús” no es un disco más, pues representa la unión entre los miembros antiguos con los nuevos, lo que se traduce en ritmos más modernos, sustentados en la experiencia de 35 años de música, adoración y evangelización.

No hay otro grupo como el Ministerio de Música Jésed, un apostolado de fines de semana que ha logrado llegar al mundo católico en español con sus ya aproximadamente 700 canciones, varias de las cuales han pasado a ser parte del “inconsciente musical” del pueblo de Dios, pues se cantan en celebraciones litúrgicas sin saber que son su creación.

Federico Carranza, papá de Fede Carranza y fundador del grupo, dijo que el ministerio de música ahora es intergeneracional y familiar, pues tanto padres como hijos participan, y se mezclan edades, ritmos y generaciones.

“Es como el tequila: hay reposado, añejo y blanco”, comenta con una gran sonrisa.

Pensaron en un momento hacer dos grupos: el de siempre y uno de jóvenes, pero ayudó un miembro que sirvió de “pegamento” entre ambas generaciones: Fer Villarreal, quien entró a los 15 años, a los dos años le dio un cáncer muy agresivo y falleció en dos semanas.

“Se llevaba muy bien con todos, vivía en santidad, alegre, aventado y feliz. Atrajo a muchos jóvenes al ministerio a romper esa brecha generacional”, dice Fede Carranza.

“En los últimos dos años, el Señor nos dijo: ‘Ustedes van a aprender a ser versátiles donde sea que yo los ponga. No importa si a mí me ponen frente a monjitas y no importa si a él (su papá) lo ponen rodeado de jóvenes. Solo en una cosa nos traía cohesión: la adoración eucarística que siempre era la misma con todo tipo de público. La unión de los pensamientos entre padre e hijo era la Sagrada Eucaristía”, explica.

Pero lo más importante es que la esencia sigue: las fuentes, las raíces, como la vida comunitaria, de congruencia, sacramental, la relación con Dios, con la familia, con el ministerio. Así se alinean las vidas de todos los integrantes.

El disco 60 “Él es Jesús” tiene 15 canciones dedicadas a la adoración Eucarística, incluido el canto a María que no falta en cada producción. La canción “Él es Jesús”, compuesta hace más de 30 años por Javier Noriega, está cantada una parte por los miembros antiguos, otra por los miembros más nuevos y finalmente todos juntos, para simbolizar esta transición.

 

Las letras lo dicen todo

Se podría decir que la médula de todas sus producciones es la letra de las canciones, el alma del mensaje que proviene de la Palabra y de textos escritos por los santos.

“En la lectura de la Palabra y santos hay un tesoro, las letras no las dice Jésed, sino Santa Clara o San Juan de la Cruz. Nosotros le ponemos música y tratamos de respetar el mensaje. San Agustín decía que la música es a la letra como el cuerpo al espíritu. El espíritu está en el mensaje de la palabra de Dios”, dice Fede.

“Eso lo llevamos a un nivel técnico. A la hora de hacer la mezcla sabemos que por más bonito que esté el arreglo musical, lo que más debe brillar es la letra, esa es la insistencia. La letra es lo primordial.

 

Lo que no sabías de Jésed:

  1. En el ministerio hay unos 50 miembros.
  2. Cuando viajan, mínimo van seis personas.
  3. Relanzarán pronto su producción “Corazón de Arpa”.
  4. Tienen alrededor de 90 producciones.
  5. Jésed significa amor misericordioso.
  6. Ofrecen aproximadamente 116 conciertos por año.
  7. Es un apostolado gratuito de fines de semana.
  8. La composición de los cantos no se cobra.
  9. Los autores conservan la propiedad de sus obras.
  10. Estas canciones son de Jésed y pocos lo saben: “Hemos entregado nuestras vidas al Señor”, “Aleluya” clásico, “Aquí hay un Muchacho”, “Tómame, Señor” y “Estoy a la Puerta y Llamo”.
  11. Tienen más de 700 canciones.
  12. Su santa patrona es Santa Teresita.
  13. Es un ministerio en familia.
  14. Actualmente están trabajando al mismo tiempo en tres producciones para diferentes congregaciones religiosas.
  15. Han estado en tres eventos papales.

18., “Corazón de Arpa” fue una sugerencia de dos sacerdotes que no tenían relación entre sí.

 

Top 5 producciones de Jésed

  1. “Corazón de Arpa”
  2. “Hora Santa”
  3. “Silencio de Amor”
  4. “Concierto en Puerto Rico”
  5. “Él es Jesús”

Rocío Díaz

Equipo Editorial de Pastoral Siglo XXI


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías