Vaticano

Rocío DíazRocío Díaz7 marzo, 2019
coraon.jpeg
3min154

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 7 de marzo del 2019.- Cuando el corazón se equivoca y no sigue el camino correcto, se convierte en un peligro para la persona y para los demás, dijo el Santo Padre hoy en la misa matutina en la Casa de Santa Marta.

“Cuando el corazón da marcha atrás, cuando toma un camino que no es el correcto – ya sea hacia atrás como otro camino, pero no sigue el camino correcto – pierde la orientación, pierde la brújula, con la que debe avanzar. Y un corazón sin brújula es un peligro público: es un peligro para la persona y para los demás. Y un corazón toma este camino equivocado cuando no escucha, cuando se deja llevar, traído por los dioses, cuando se vuelve idólatra”, dijo.

El Pontífice eligió la primera lectura de hoy: una parte del discurso que Moisés hace al pueblo antes de ir a la Tierra Prometida, al respecto explicó: “Es un llamado a nuestra libertad, centrándose en particular en tres palabras clave de Moisés: si tu corazón da marcha atrás, si no escuchas y si te dejas arrastrar hacia postrarte ante otros dioses”.

Insistió en la importancia de no quedarse sordos en el alma y no escuchar al Señor, y advirtió de los fuegos artificiales de los dioses falsos o de la idolatría, que son un peligro al encuentro con Cristo Resucitado.

Explicó que la Cuaresma ayuda a ir por el buen camino, escuchando al Señor, pidiendo la gracia de la memoria, porque cuando estamos bien, tenemos todo a nuestro alcance: “espiritualmente vamos bien”, existe el peligro de perder “la memoria del camino”.

“El bienestar, incluso el bienestar espiritual tiene este peligro: el peligro de caer en una cierta amnesia, la falta de memoria: estoy bien y olvido lo que el Señor hizo en mi vida, de todas las gracias que nos dio y creo que es mi mérito y sigo así. Y allí el corazón comienza a retroceder, porque no escucha la voz del corazón: la memoria. La gracia de la memoria”.

Rocío DíazRocío Díaz5 marzo, 2019
miercoles-ceniza.jpg
2min137

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 5 de marzo del 2019.- Será en la Basílica de Santa Sabina, en donde el Papa Francisco celebrará la misa e impondrá la ceniza a los fieles, como lo ha hecho en otras ocasiones en distintos templos de Roma.

Previamente, realizará la tradición de las estaciones, un antiguo rito en el que los fieles se detienen, cada día de la Cuaresma en un templo a meditar sobre la Pasión del Señor. En esta ocasión esta costumbre se llevará a cabo en la Igglesia de  Sant’Anselmo all Aventino. De ahí partirá la procesión a la Basílica donde será la misa.

De acuerdo a un comunicado de prensa, el Director de la Oficina Litúrgica de la Diócesis de Roma, P. Giusepppe Midili, afirmó que “el recorrido de las estaciones cuaresmales en Roma expresan el deseo, la vocación y la necesidad de ser peregrinos en la ciudad en la que se vive”.

“Es un itinerario penitencial que nos ayuda a redescubrir la perspectiva de santidad a la cual estamos llamados. Nos detenemos en los lugares donde los mártires han dado la vida para redescubrir el sentido de nuestra existencia”.

Rocío DíazRocío Díaz4 marzo, 2019
angelus.jpeg
3min135

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 3 de marzo del 2019.-  Durante el Ángelus de hoy, el Papa Francisco dijo que el chismorreo destruye la familia, la escuela, el lugar de trabajo, el vecindario, de hecho, afirmó, “por la lengua comienzan las guerras”.

Lo anterior se derivó de haber citado a Jesús, cuando dice “No hay árbol bueno que produzca malos frutos, ni árbol malo que produzca buenos frutos”.

“El que es bueno “saca de su corazón y de su boca lo bueno”, y el que es malo “saca lo malo, haciendo el ejercicio más dañino: murmurar”, dijo.

Exhortó a tomar el ejemplo de Jesús como guía a seguir, a ser conscientes de nuestras faltas, no solo de las ajenas y a discernir siempre el camino correcto a seguir para guiar a las personas, concretamente a aquellos que tienen un papel de liderazgo.

“El discípulo no es más que su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje será como su maestro”, añadió e invitó a seguir el ejemplo de Jesús y su enseñanza para ser guías seguros y sabios.

Con la pregunta: “¿Puede un ciego guiar a otro ciego?”, Jesús quiere subrayar que el guía no puede ser ciego, sino que debe ver bien, es decir, debe poseer sabiduría; de lo contrario, corre el riesgo de perjudicar a las personas que se confían a él, agregó.

Respecto a la frase del Evangelio “¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no ves la viga que llevas en el tuyo?”, dijo que nos exhorta a no ser presuntuosos e hipócritas: “muchas veces, todos lo sabemos, es más fácil o más cómodo ver y condenar las faltas y pecados de los demás, sin poder ver los propios con la misma lucidez”, escondemos nuestros defectos, “incluso los escondemos a nosotros mismos”.

Existe la tentación de ser indulgente con uno mismo, por eso, también debemos ser conscientes de que nosotros tenemos faltas”, de hecho, “si creo que no las tengo, no puedo condenar o corregir a los demás. Todos tenemos defectos: todos. Y debemos ser conscientes, y antes de condenar a otros debemos mirar dentro de nosotros mismos”.

 

Rocío DíazRocío Díaz28 febrero, 2019
santa-marta-verde.jpeg
4min143

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 28 de febrero del 2019.- En la homilía de hoy en la Casa de Santa Marta, el Papa Francisco habló claro y directo sobre la urgencia de la conversión, “porque la ira del Señor estallará de repente”.

“No esperes a convertirte al Señor, a cambiar tu vida, a perfeccionar tu vida, a quitarte esa hierba mala, todos lo tenemos, a quitarla, no esperes a convertirte y no la pospongas día tras día, porque la ira del Señor estallará de repente”, dijo al hablar sobre los consejos contenidos en el Libro del Eclesiástico, exhortando a cambiar el corazón y convertirse al Señor.

“No seas tan imprudente, tan atrevido como para creer que te saldrás con la tuya. Ah, me he salido con la mía hasta ahora, me saldré con la mía…. No. Te saliste con la tuya, sí, pero ahora no lo sabes. No digas ‘la compasión de Dios es grande, me perdonará mis muchos pecados’, y así yo sigo haciendo lo que quiero. No digas eso”.

Aludiendo a la relatividad de la vida, el Papa citó el versículo de un Salmo que dice: “Ayer pasé y vi a un hombre; hoy volví y ya no estaba”.

No somos eternos, subrayó el Pontífice, no podemos pensar en hacer lo que queremos, confiando en la infinita misericordia de Dios.

“No sigas tu instinto, tu fuerza, complaciendo las pasiones de tu corazón. Todos tenemos pasiones. Pero ten cuidado, domina las pasiones. Tómalas en tus manos. Las pasiones no son malas, son, digamos, la sangre para llevar a cabo muchas cosas buenas, pero si no eres capaz de dominar tus pasiones, ellas te dominarán a ti. Detente, detente”.

“Hagamos cada día este pequeño examen de conciencia para convertirnos al Señor: Mañana intentaré que esto no vuelva a suceder. Sucederá, tal vez, un poco menos, pero has logrado gobernarte a ti mismo y no a ser gobernado por tus pasiones, por las muchas cosas que suceden, porque ninguno de nosotros está seguro acerca de cómo terminará la propia vida y cuándo terminará. Estos cinco minutos al final del día nos ayudarán, nos ayudarán mucho a pensar y a no posponer el cambio del corazón y la conversión al Señor. Que el Señor nos enseñe con su sabiduría a seguir por este camino”.

22.jpg
2min115

Vaticano. (www.pastoralsiglo21.org).- 21 de febrero 2019. Mons. Alfonso Gerardo Miranda Guardiola, obispos Auxiliar de Monterrey y Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano, compartió un resumen sobre las palabras del Santo Padre al inicio de el Encuentro sobre la Protección de Menores en la Iglesia.

Compartimos a continuación el mensaje de Mons. Miranda:

Inicia este encuentro, con el aliento del Papa Francisco a los participantes, 114 presidentes de Conferencias Episcopales y 76 responsables de Comunidades o Congregaciones de todo el mundo, para la efectiva protección de los menores en la Iglesia, armados de fe y del espíritu de máxima parresía, de coraje y concreción.

El santo pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no simples y obvias condenas, sino medidas concretas, creativas y eficaces por disponer.

Es necesario, que todos juntos nos pongamos a la escucha del Espíritu Santo y con docilidad a su guía, escuchemos el grito de los pequeños que claman justicia.

Este encuentro está cargado por el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial que nos obliga a discutir juntos, de manera sinodal, sincera y profunda, cómo afrontar este mal que aflige a la Iglesia y a la humanidad, para que podamos transformar este mal en una oportunidad para la conciencia y la purificación.

Ideas con las que el Papa Francisco ha comenzado los trabajos del Encuentro esta mañana del 21 de febrero del 2019, en Roma.

+Alfonso Miranda G.

Rocío DíazRocío Díaz8 febrero, 2019
casasanta.jpeg
2min144

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 8 de febrero del 2019.- En su homilía de la misa celebrada hoy temprano en la capilla de la Casa de Santa Marta, el Papa reflexionó sobre el martirio de Juan el Bautista.

Dijo que el testimonio de Juan, un gran hombre y santo, fue el de morir en el anonimato, “como tantos mártires nuestros”, comentó el Papa Francisco. Y sin embargo lo conocemos ahora todos.

La vida sólo tiene valor al donarla, al donarla en el amor, en la verdad, al donarla a los demás, en la vida cotidiana, en la familia. Donarla siempre. Si alguien toma la vida para sí mismo, para custodiarla, como el rey en su corrupción, o la señora con el odio, o la joven, la muchacha, con su propia vanidad,  un poco adolescente, inconsciente, la vida muere, la vida termina marchitada, no sirve.

Finalmente, el Papa pidió abrir el corazón, pues el Señor nos habla a través de estas figuras. “Juan donó su vida, yo, en cambio, debo disminuir para que Él sea escuchado, sea visto, para que el Señor se manifieste”.

Rocío DíazRocío Díaz25 enero, 2019
cq5dam.thumbnail.cropped.750.422-1.jpeg
4min141

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 24 de enero del 2019.- Una reflexión acerca de la omnipresencia del ambiente mediático y la ambivalencia que representa vivir entre la realidad virtual y la real es parte del mensaje del Papa Francisco en el mensaje de la 53 Jornada Mundial de la Comunicación Social titulado “De las comunidades en las redes sociales a la comunidad humana” y dado a conocer hoy, día de San Francisco de Sales.

Otra visión que comparte el Santo Padre en este mensaje para la Jornada Mundial, que se realizará el 2 de junio, se deriva de la idea de la vida virtual es el deseo del hombre que no quiere permanecer en su propia soledad.

El Papa utiliza la metáfora de la red para establecer la importancia de internet, como lugar que permite acceder al saber, pero también a la desinformación, a la distorsión de hechos y relaciones interpersonales.

Igual ocurre con las redes sociales  que “sirven para que estemos más en contacto, nos encontremos y ayudemos los unos a los otros; pero por otro, se prestan también a un uso manipulador de los datos personales con la finalidad de obtener ventajas políticas y económicas, sin el respeto debido a la persona”.

El Papa advierte el riesgo de que internet y las redes sociales, en vez de ser una ventana abierta al mundo, se conviertan en “un escaparate en el que exhibir el propio narcisismo”.

“La red constituye una ocasión para favorecer el encuentro con los demás, pero puede también potenciar nuestro autoaislamiento, como una telaraña que atrapa. Los jóvenes son los más expuestos a la ilusión de pensar que las redes sociales satisfacen completamente en el plano relacional; se llega así al peligroso fenómeno de los jóvenes que se convierten en ‘ermitaños sociales’, con el consiguiente riesgo de apartarse completamente de la sociedad”.

Para el Papa, la figura de la red  “nos invita a reflexionar sobre la multiplicidad de recorridos y nudos que aseguran su resistencia sin que haya un centro, una estructura de tipo jerárquico”. Por eso la red funciona “gracias a la coparticipación de todos sus elementos”.

“Esta es la red que queremos. Una red hecha no para atrapar, sino para liberar, para custodiar una comunión de personas libres. La Iglesia misma es una red tejida por la comunión eucarística, en la que la unión no se funda sobre los “like” sino sobre la verdad, sobre el “amén” con el que cada uno se adhiere al Cuerpo de Cristo acogiendo a los demás”.

 

Rocío DíazRocío Díaz16 enero, 2019
sinodo.jpg
7min157
Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 16 de enero del 2019.- En la Audiencia General de todos los miércoles, el Papa Francisco habló en la catequesis sobre el Padre Nuestro y se enfocó precisamente en la palabra “Abbá, Padre”.
 
El Papa Francisco señaló que, Dios te busca, aunque tú no lo busques. Dios te ama, aunque lo hayas olvidado. Dios ve una belleza en ti, incluso si piensas que has desperdiciado todos tus talentos innecesariamente. Dios es no solo Padre, es como una madre que nunca deja de amar a su criatura.
 
“Puede ser que nosotros también caminemos por senderos alejados de Dios, como le sucedió al hijo pródigo; o caigamos en una soledad que nos hace sentir abandonados en el mundo; o, de nuevo, errar y ser paralizados por un sentido de culpabilidad. En estos tiempos difíciles, todavía podemos encontrar la fuerza para orar, empezando por la palabra ‘Padre’. Recuerde bien esto, afirma el Papa, si alguien tiene cosas feas dentro de sí y que no sabe cómo resolverlas se dirija a Dios y le diga Padre y Él te responderá. No nos ocultará su rostro, no se cerrará en silencio: nos dirá que nunca nos ha perdido de vista”.
 
Observamos que la oración del Padre Nuestro se centra en la palabra: ‘Abba, Padre’. Esta expresión es tan importante para los cristianos que se ha conservado en su forma original, escuchando en ella la misma voz de Jesús”.
 
“Esta invocación se presenta dos veces y en ella se condensa toda la novedad del Evangelio. Después de haber conocido a Jesús y escuchado su predicación, el cristiano ya no considera a Dios como un tirano temible, ya no tiene miedo de Él, sino que siente que la confianza en Él florece en su corazón: puede hablar con el Creador llamándolo ‘Padre’. La expresión es tan importante para los cristianos que a menudo se ha conservado intacta en su forma original: Abba”.
 
Es raro que en el Nuevo Testamento las expresiones arameas no se traduzcan al griego, dijo el Santo Padre. Debemos imaginar que en estas palabras arameas se haya quedado como “grabada”, la voz del mismo Jesús. Y esta es la novedad radical de la oración cristiana.
 
“Basta con evocar esta única expresión, Abba, para que se desarrolle una oración cristiana. Y San Pablo, en sus cartas, sigue el mismo camino, y no podía ser de otra manera, porque es el camino enseñado por Jesús: en esta invocación hay una fuerza que atrae a todo el resto de la oración”
Rocío DíazRocío Díaz4 enero, 2019
papa-abusos.jpg
3min183

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 4 de enero del 2019.- En una carta dirigida a los obispos en Estados Unidos, el Papa Francisco los llama a la conversión y a darle un sentido sobrenatural al dirigir la Iglesia, y no hacerlo como si se tratase de una organización del mundo de los negocios.

Los obispos norteamericanos se encuentran actualmente en un retiro espiritual, preparándose para enfrentar los escándalos de abusos sexuales en la reunión de obispos que se realizará en el Vaticano en febrero.

“La credibilidad de la Iglesia se ha visto fuertemente cuestionada y debilitada por estos pecados y crímenes, pero especialmente por la voluntad de querer disimularlos y esconderlos… La actitud de encubrimiento, lejos de ayudar a resolver los conflictos, permitió que se perpetuasen e hirieran más profundamente el entramado de relaciones que hoy estamos llamados a curar”, dice la carta.

El Papa considera necesario revisar la manera de relacionarnos con las comunidades, pero también,  la manera en que nos relacionamos entre pastores y con las cosas que se nos han confiado para administrar.

El cuerpo de la Iglesia estadounidense necesita reconocerse pecador, pero está  llamado a la conversión. Esta no debe banalizar la respuesta, sino que debe” escuchar la voz del Señor que se encuentra en la calma y dejarse convocar por su palabra”.

El clima desde el que los obispos norteamericanos deben realizar su misión es de amistad y servicio. Hay que evitar caer en la trampa de la funcionalidad y eficiencia propia del mundo de los negocios. La credibilidad, afirma el Papa, “nace del servicio sincero y cotidiano, humilde y gratuito hacia todos, especialmente hacia los preferidos del Señor”.

Hay que estar atentos a no caer en la dinámica de “un mundo propenso al odio y la marginación, a la desunión y a la violencia entre hermanos” porque la misión de la Iglesia es “ser tierra de encuentro y de hospitalidad no solo para con sus miembros sino con todo el género humano”.

Rocío DíazRocío Díaz1 enero, 2019
pope.jpeg
5min189
Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 1 de enero del 2019.- En la homilía de la fiesta de Santa María Virgen, el Papa Francisco pidió a todos dejarse tomar de la mano de María, mirar por ella, abrazar por ella, porque la Virgen es el remedio de la soledad y la disgregación.
 
El Papa recordó que las madres toman de la mano a los hijos y los introducen en la vida con amor. Pero cuántos hijos hoy van por su propia cuenta, pierden el rumbo, se creen fuertes y se extravían, se creen libres y se vuelven esclavos.
 
“En ocasiones, mostrarse malvados parece incluso signo de fortaleza. Pero es solo debilidad. Necesitamos aprender de las madres que el heroísmo está en darse, la fortaleza en ser misericordiosos, la sabiduría en la mansedumbre”.
 
Su mirada materna nos ayuda, dijo el Pontífice, a sabernos hijos amados en el pueblo creyente de Dios y a amarnos entre nosotros, más allá de los límites y de las orientaciones de cada uno.
 
La Virgen nos arraiga en la Iglesia, donde la unidad cuenta más que la diversidad, y nos exhorta a cuidar los unos de los otros.
 
“María es el remedio a la soledad y a la disgregación. Es la Madre de la consolación, que consuela porque permanece con quien está solo. Ella sabe que para consolar no son suficientes las palabras, se necesita la presencia, y ella está presente como madre. Permitámosle abrazar nuestra vida”.

Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías