Vaticano

Rocío DíazRocío Díaz20 abril, 2019
francisco-postrado-buena.jpeg
5min448

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 19 de abril del 2019.- En la Basílica de San Pedro, durante la celebración del Viernes Santo, el Santo Padre se postró en el suelo delante del altar para orar durante unos minutos.

Después de esos minutos de oración, ante el silencio de los presentes, el Papa Francisco se puso de nuevo de pie para la liturgia de la Palabra en la que el Evangelio relata la Pasión de Cristo, y que fue leído completamente en latín.

En la ceremonia de hoy no se celebra la Eucaristía, pero se lleva a cabo una sobria ceremonia con vestimentas púrpuras en recuerdo de la sangre de Cristo derramada en la cruz.

Hubo otro momento de especial énfasis espiritual: la adoración de la Cruz aclamada tres veces con las palabras “Miren el árbol de la Cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo. ¡Vengan a adorarlo!”.

El predicador de la Casa Pontificia, padre Rainiero Cantalamessa, pronunció la homilía, que se tituló “Despreciado y rechazado por los hombres”.

Papa Francisco en el Via Crucis

Durante el Via Crucis celebrado en el Coliseo Romano, el Papa Francisco escuchó las meditaciones de la religiosa Sor Eugenia Bonetti, italiana, misionera de la Consolata, quien recordó a las víctimas de la trata de personas, los menores mercantilizados, las mujeres forzadas a prostituirse, los migrantes y los refugiados.  “Ellos son los nuevos crucificados de nuestro tiempo, cuyo sufrimiento debe despertar las conciencias de todos nosotros”.

Oración del Papa

Al finalizar las estaciones, el Papa Francisco pronunció una oración final cuya transcripción compartimos a continuación:

“Señor Jesús, ayúdanos a ver en tu Cruz todas las cruces del mundo: la cruz de la gente que tiene hambre de pan y de amor; la cruz de los solitarios y abandonados, incluso por sus propios hijos y parientes, la cruz de personas sedientas de justicia y paz, la cruz de la gente que no tiene el consuelo de la fe.

La cruz de los ancianos que se arrastran bajo el peso de los años y la soledad; la cruz de los migrantes que encuentran sus puertas cerradas a causa del miedo y los corazones blindados por cálculos políticos, la cruz de los pequeños, heridos en su inocencia y pureza, la cruz de la humanidad que vaga en la oscuridad de la incertidumbre y en la oscuridad de la cultura de lo provisorio, la cruz de las familias rota por la traición, por las seducciones del maligno o por la ligereza asesina y el egoísmo, la cruz de las personas consagradas que buscan incansablemente llevar tu luz al mundo y se sienten rechazadas, burladas y humilladas.

La cruz de las personas consagradas que, en el camino, han olvidado su primer amor; la cruz de tus hijos que, creyendo en ti y tratando de vivir según tu Palabra, se encuentran marginados y descartados incluso por sus familias y por sus compañeros, la cruz de nuestras debilidades, de nuestras hipocresías, de nuestras traiciones, de nuestros pecados y de nuestras muchas promesas rotas; la cruz de tu Iglesia que, fiel a tu Evangelio, lucha por llevar tu amor también entre los bautizados.

La cruz de la Iglesia, Tu esposa, que se siente continuamente atacada por dentro y por fuera; la cruz de nuestra casa común que se marchita seriamente ante nuestros ojos egoístas y está cegada por la codicia y el poder.

Señor Jesús, reaviva en nosotros la esperanza de la resurrección y de Tu victoria definitiva contra todo mal y toda muerte. ¡Amén!”.

111.jpg
3min331

“Ofrecer a todos los hombres y mujeres de todas las épocas la vida en plenitud”.

Vaticano (www.pastoralsiglo21.org).- 11 de abril 2019. A los participantes en la Conferencia internacional dedicada a la implementación de las Orientaciones Pastorales sobre la Trata de Personas – que él mismo aprobó – el #PapaFrancisco les recordó que en nuestro tiempo ha aumentado el individualismo y el egocentrismo, actitudes que tienden a considerar a los demás desde una perspectiva meramente utilitarista, atribuyéndoles valor según criterios de conveniencia y de provecho personal.

El Pontífice glosó una frase del Evangelio según San Juan que reza: “He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”. Una frase en la que – dijo Francisco – se resume la misión de Jesús. “Es decir, ofrecer a todos los hombres y mujeres de todas las épocas la vida en plenitud, según el designio del Padre”.

El Papa afirmó: “el Hijo de Dios se hizo hombre para mostrar a todos los seres humanos el camino hacia la realización de su humanidad, en conformidad con la unicidad y el carácter irrepetible de cada uno”.

roma.jpg
2min382

Por Juan Pablo Vázquez Rodríguez

Roma, Italia (www.pastoralsiglo21.org).- 10 de abril 2019. Se trata de 502 obras de Iglesia, presentes en 252 ciudades, en 22 países del continente.
“Estas obras se encargan de acoger, promover, proteger e integrar a los migrantes ofreciendo diferentes servicios relacionados con la asistencia de primera necesidad representada en hospedaje, alimentación, salud, espiritualidad y apoyo psicológico entre otros”, es cuanto señala el Departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Del 8 al 11 de abril—, decenas de participantes entre obispos, sacerdotes, religiosos, coordinadores de proyectos, agentes pastorales, representantes de organizaciones católicas y fundaciones, así como expertos de este fenómeno se reúnen en Roma para generar propuestas de apoyo a migrantes e intercambiar experiencias sobre el fenómeno de la trata de personas.

Participan en este encuentro Integrantes de la Red CLAMOR, quienes trabajan en articular el trabajo pastoral que realizan diversas organizaciones de la Iglesia Católica en América Latina y el Caribe para acoger, proteger, promover e integrar los migrantes, refugiados y víctimas de tráfico y trata de personas.

Rocío DíazRocío Díaz31 marzo, 2019
papa-marruecos.jpeg
2min374

Rabat (www.pastoralsiglo21.org) 30 de marzo del 2019.- El Papa Francisco se encontró con un grupo de refugiados del norte de África, y se refiirió a ellos como “quienes llevan las marcas de Cristo”, en “ellos, el Señor se estremece de frío y de soledad. En ellos está presente Cristo. Todos esperamos encontrar en sus palabras luz de fe para orientarnos, para no desfallecer en el camino. Gracias por amar”.

Durante su visita a la sede de Cáritas, el Pontífice dijo que la migración es ruptura, una herida que clama al cielo, “por eso no queremos que nuestra palabra sea la indiferencia y el silencio”.

Agregó que son muchos millones los refugiados y los demás migrantes forzados que piden la protección internacional, sin contar a las víctimas de la trata y de las nuevas formas de esclavitud en manos de organizaciones criminales.

El Papa pidió no olvidar que el progreso de nuestros pueblos no puede medirse únicamente por el desarrollo tecnológico o económico, porque qué desierta e inhóspita se vuelve una ciudad cuando pierde la capacidad de compasión. “Una sociedad sin corazón… una madre estéril. Ustedes no están marginados, están en el centro del corazón de la Iglesia”.

 

Rocío DíazRocío Díaz7 marzo, 2019
coraon.jpeg
3min415

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 7 de marzo del 2019.- Cuando el corazón se equivoca y no sigue el camino correcto, se convierte en un peligro para la persona y para los demás, dijo el Santo Padre hoy en la misa matutina en la Casa de Santa Marta.

“Cuando el corazón da marcha atrás, cuando toma un camino que no es el correcto – ya sea hacia atrás como otro camino, pero no sigue el camino correcto – pierde la orientación, pierde la brújula, con la que debe avanzar. Y un corazón sin brújula es un peligro público: es un peligro para la persona y para los demás. Y un corazón toma este camino equivocado cuando no escucha, cuando se deja llevar, traído por los dioses, cuando se vuelve idólatra”, dijo.

El Pontífice eligió la primera lectura de hoy: una parte del discurso que Moisés hace al pueblo antes de ir a la Tierra Prometida, al respecto explicó: “Es un llamado a nuestra libertad, centrándose en particular en tres palabras clave de Moisés: si tu corazón da marcha atrás, si no escuchas y si te dejas arrastrar hacia postrarte ante otros dioses”.

Insistió en la importancia de no quedarse sordos en el alma y no escuchar al Señor, y advirtió de los fuegos artificiales de los dioses falsos o de la idolatría, que son un peligro al encuentro con Cristo Resucitado.

Explicó que la Cuaresma ayuda a ir por el buen camino, escuchando al Señor, pidiendo la gracia de la memoria, porque cuando estamos bien, tenemos todo a nuestro alcance: “espiritualmente vamos bien”, existe el peligro de perder “la memoria del camino”.

“El bienestar, incluso el bienestar espiritual tiene este peligro: el peligro de caer en una cierta amnesia, la falta de memoria: estoy bien y olvido lo que el Señor hizo en mi vida, de todas las gracias que nos dio y creo que es mi mérito y sigo así. Y allí el corazón comienza a retroceder, porque no escucha la voz del corazón: la memoria. La gracia de la memoria”.

Rocío DíazRocío Díaz5 marzo, 2019
miercoles-ceniza.jpg
2min433

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 5 de marzo del 2019.- Será en la Basílica de Santa Sabina, en donde el Papa Francisco celebrará la misa e impondrá la ceniza a los fieles, como lo ha hecho en otras ocasiones en distintos templos de Roma.

Previamente, realizará la tradición de las estaciones, un antiguo rito en el que los fieles se detienen, cada día de la Cuaresma en un templo a meditar sobre la Pasión del Señor. En esta ocasión esta costumbre se llevará a cabo en la Igglesia de  Sant’Anselmo all Aventino. De ahí partirá la procesión a la Basílica donde será la misa.

De acuerdo a un comunicado de prensa, el Director de la Oficina Litúrgica de la Diócesis de Roma, P. Giusepppe Midili, afirmó que “el recorrido de las estaciones cuaresmales en Roma expresan el deseo, la vocación y la necesidad de ser peregrinos en la ciudad en la que se vive”.

“Es un itinerario penitencial que nos ayuda a redescubrir la perspectiva de santidad a la cual estamos llamados. Nos detenemos en los lugares donde los mártires han dado la vida para redescubrir el sentido de nuestra existencia”.

Rocío DíazRocío Díaz4 marzo, 2019
angelus.jpeg
3min402

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 3 de marzo del 2019.-  Durante el Ángelus de hoy, el Papa Francisco dijo que el chismorreo destruye la familia, la escuela, el lugar de trabajo, el vecindario, de hecho, afirmó, “por la lengua comienzan las guerras”.

Lo anterior se derivó de haber citado a Jesús, cuando dice “No hay árbol bueno que produzca malos frutos, ni árbol malo que produzca buenos frutos”.

“El que es bueno “saca de su corazón y de su boca lo bueno”, y el que es malo “saca lo malo, haciendo el ejercicio más dañino: murmurar”, dijo.

Exhortó a tomar el ejemplo de Jesús como guía a seguir, a ser conscientes de nuestras faltas, no solo de las ajenas y a discernir siempre el camino correcto a seguir para guiar a las personas, concretamente a aquellos que tienen un papel de liderazgo.

“El discípulo no es más que su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje será como su maestro”, añadió e invitó a seguir el ejemplo de Jesús y su enseñanza para ser guías seguros y sabios.

Con la pregunta: “¿Puede un ciego guiar a otro ciego?”, Jesús quiere subrayar que el guía no puede ser ciego, sino que debe ver bien, es decir, debe poseer sabiduría; de lo contrario, corre el riesgo de perjudicar a las personas que se confían a él, agregó.

Respecto a la frase del Evangelio “¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no ves la viga que llevas en el tuyo?”, dijo que nos exhorta a no ser presuntuosos e hipócritas: “muchas veces, todos lo sabemos, es más fácil o más cómodo ver y condenar las faltas y pecados de los demás, sin poder ver los propios con la misma lucidez”, escondemos nuestros defectos, “incluso los escondemos a nosotros mismos”.

Existe la tentación de ser indulgente con uno mismo, por eso, también debemos ser conscientes de que nosotros tenemos faltas”, de hecho, “si creo que no las tengo, no puedo condenar o corregir a los demás. Todos tenemos defectos: todos. Y debemos ser conscientes, y antes de condenar a otros debemos mirar dentro de nosotros mismos”.

 

Rocío DíazRocío Díaz28 febrero, 2019
santa-marta-verde.jpeg
4min425

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 28 de febrero del 2019.- En la homilía de hoy en la Casa de Santa Marta, el Papa Francisco habló claro y directo sobre la urgencia de la conversión, “porque la ira del Señor estallará de repente”.

“No esperes a convertirte al Señor, a cambiar tu vida, a perfeccionar tu vida, a quitarte esa hierba mala, todos lo tenemos, a quitarla, no esperes a convertirte y no la pospongas día tras día, porque la ira del Señor estallará de repente”, dijo al hablar sobre los consejos contenidos en el Libro del Eclesiástico, exhortando a cambiar el corazón y convertirse al Señor.

“No seas tan imprudente, tan atrevido como para creer que te saldrás con la tuya. Ah, me he salido con la mía hasta ahora, me saldré con la mía…. No. Te saliste con la tuya, sí, pero ahora no lo sabes. No digas ‘la compasión de Dios es grande, me perdonará mis muchos pecados’, y así yo sigo haciendo lo que quiero. No digas eso”.

Aludiendo a la relatividad de la vida, el Papa citó el versículo de un Salmo que dice: “Ayer pasé y vi a un hombre; hoy volví y ya no estaba”.

No somos eternos, subrayó el Pontífice, no podemos pensar en hacer lo que queremos, confiando en la infinita misericordia de Dios.

“No sigas tu instinto, tu fuerza, complaciendo las pasiones de tu corazón. Todos tenemos pasiones. Pero ten cuidado, domina las pasiones. Tómalas en tus manos. Las pasiones no son malas, son, digamos, la sangre para llevar a cabo muchas cosas buenas, pero si no eres capaz de dominar tus pasiones, ellas te dominarán a ti. Detente, detente”.

“Hagamos cada día este pequeño examen de conciencia para convertirnos al Señor: Mañana intentaré que esto no vuelva a suceder. Sucederá, tal vez, un poco menos, pero has logrado gobernarte a ti mismo y no a ser gobernado por tus pasiones, por las muchas cosas que suceden, porque ninguno de nosotros está seguro acerca de cómo terminará la propia vida y cuándo terminará. Estos cinco minutos al final del día nos ayudarán, nos ayudarán mucho a pensar y a no posponer el cambio del corazón y la conversión al Señor. Que el Señor nos enseñe con su sabiduría a seguir por este camino”.

22.jpg
2min391

Vaticano. (www.pastoralsiglo21.org).- 21 de febrero 2019. Mons. Alfonso Gerardo Miranda Guardiola, obispos Auxiliar de Monterrey y Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano, compartió un resumen sobre las palabras del Santo Padre al inicio de el Encuentro sobre la Protección de Menores en la Iglesia.

Compartimos a continuación el mensaje de Mons. Miranda:

Inicia este encuentro, con el aliento del Papa Francisco a los participantes, 114 presidentes de Conferencias Episcopales y 76 responsables de Comunidades o Congregaciones de todo el mundo, para la efectiva protección de los menores en la Iglesia, armados de fe y del espíritu de máxima parresía, de coraje y concreción.

El santo pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no simples y obvias condenas, sino medidas concretas, creativas y eficaces por disponer.

Es necesario, que todos juntos nos pongamos a la escucha del Espíritu Santo y con docilidad a su guía, escuchemos el grito de los pequeños que claman justicia.

Este encuentro está cargado por el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial que nos obliga a discutir juntos, de manera sinodal, sincera y profunda, cómo afrontar este mal que aflige a la Iglesia y a la humanidad, para que podamos transformar este mal en una oportunidad para la conciencia y la purificación.

Ideas con las que el Papa Francisco ha comenzado los trabajos del Encuentro esta mañana del 21 de febrero del 2019, en Roma.

+Alfonso Miranda G.

Rocío DíazRocío Díaz8 febrero, 2019
casasanta.jpeg
2min396

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 8 de febrero del 2019.- En su homilía de la misa celebrada hoy temprano en la capilla de la Casa de Santa Marta, el Papa reflexionó sobre el martirio de Juan el Bautista.

Dijo que el testimonio de Juan, un gran hombre y santo, fue el de morir en el anonimato, “como tantos mártires nuestros”, comentó el Papa Francisco. Y sin embargo lo conocemos ahora todos.

La vida sólo tiene valor al donarla, al donarla en el amor, en la verdad, al donarla a los demás, en la vida cotidiana, en la familia. Donarla siempre. Si alguien toma la vida para sí mismo, para custodiarla, como el rey en su corrupción, o la señora con el odio, o la joven, la muchacha, con su propia vanidad,  un poco adolescente, inconsciente, la vida muere, la vida termina marchitada, no sirve.

Finalmente, el Papa pidió abrir el corazón, pues el Señor nos habla a través de estas figuras. “Juan donó su vida, yo, en cambio, debo disminuir para que Él sea escuchado, sea visto, para que el Señor se manifieste”.


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías