Vaticano

Rocío DíazRocío Díaz16 noviembre, 2018
46350774_10155529903326486_5555459615199592448_n.jpg
2min32

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 16 de noviembre del 2018.- El centro médico provisional instalado en la Plaza de San Pedro recibió la visita del Santo Padre, quien saludó a los asistentes y a los pacientes.

La instalación de este centro de salud temporal se trata de una de las iniciativas organizadas por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización en el marco de la Segunda Jornada Mundial de los Pobres que se celebrará el próximo domingo 18 de noviembre y que tiene como objetivo ofrecer atención a los más necesitados.

El Papa estuvo bromeando, platicando y accedió a tomarse algunas fotografías. Se vio rodeado de inmediato por los pobres que se apretujaban a su alrededor.

Todos querían saludarlo, abrazarlo y agradecerle. El Santo Padre saludo a todos, uno por uno. También felicitó al personal del ambulatorio por la labor que realizan.

El ambulatorio, que abrió sus puertas el pasado 12 de noviembre, estará operando 14 horas al día durante esta semana, con horario de 8:00 a.m. a 10:00 p.m., cuenta con médicos generales y especialistas para proporcionar asistencia médica a los pobres, los cuales podrán someterse a exámenes médicos y análisis clínicos gratuitos.

 

Rocío DíazRocío Díaz15 noviembre, 2018
guadalupe.jpeg
2min40

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 14 de noviembre del 2018.- Por ser una fiesta muy querida por el Papa Francisco y especial para los latinoamericanos, se celebrará la fiesta de Guadalupe en la Basílica de san Pedro el 12 de diciembre, en lo que ya se está convirtiendo en una hermosa tradición.

La Pontificia Comisión para América Latina ha compartido que la visita del Papa Francisco a la Morenita marcó su viaje apostólico a México.

“Ante todo, la Virgen Morenita nos enseña –decía en esa ocasión- que la única fuerza capaz de conquistar el corazón de los hombres es la ternura de Dios”.

Este año, la Santa Misa será antecedida por el rezo del Santo Rosario, a partir de las 17.30, que concluirá con el canto del himno de la ya próxima Jornada Mundial de los Jóvenes en Panamá.

La Virgen de Guadalupe es Madre de nuestros pueblos, afirma la Cal, y también Emperatriz de todo el continente y Patrona de Filipinas, y su devoción tiene actualmente una gran difusión universal.

 

Rocío DíazRocío Díaz31 octubre, 2018
papita.jpeg
2min44

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 31 de octubre del 2018.- Durante la Audiencia General, el Papa Francisco habló sobre el sexto mandamiento: “No cometerás adulterio” en su ciclo de catequesis.

Este mandamiento se refiere explícitamente a la fidelidad matrimonial, por lo que es bueno reflexionar más a fondo sobre su significado nupcial, dijo el Pontífice.

Y comparó a una revolución el hecho de que el marido debe amar a su mujer como Cristo ama a la Iglesia.

“Tal vez, en ese momento, fue lo más revolucionario que se dijo sobre el matrimonio. Siempre en el camino del amor. Podemos preguntarnos: este mandamiento de fidelidad, ¿a quién va dirigido? ¿Sólo a los esposos? En realidad, este mandamiento es para todos, es una Palabra paterna de Dios dirigida a todo hombre y mujer”.

El Sucesor de Pedro se preguntó también: ¿Quién es el adúltero, el lujurioso, el infiel?

“Es una persona inmadura, que mantiene su vida para sí mismo e interpreta las situaciones de acuerdo a su propio bienestar y satisfacción. Así que, ¡para casarse, no basta con celebrar la boda! Es necesario hacer un camino del yo al nosotros, de pensar solo a pensar en ambos”.

“El cuerpo humano no es un instrumento de placer, sino el lugar de nuestra vocación al amor, y en el amor auténtico no hay lugar para la lujuria y para su superficialidad. ¡Los hombres y las mujeres merecen algo mejor! Por eso, la Palabra ‘No cometas adulterio’, aunque sea en forma negativa, nos orienta a nuestra llamada originaria, es decir, al amor nupcial pleno y fiel, que Jesucristo nos ha revelado y donado”.

Rocío DíazRocío Díaz28 octubre, 2018
sino.jpeg
4min37

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 28 de octubre del 2018.- Ha culminado el Sínodo de los Obispos sobre los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional y los padres sinodales han escrito a los jóvenes de todo el mundo una significativa carta que fue leída al finalizar la misa de clausura del Sínodo.

En la carta, se les anima a seguir perseverando en el camino de la fe, a pesar de los obstáculos que surgen durante la vida.

A continuación el texto íntegro de la carta:

Nos dirigimos a vosotros, jóvenes del mundo, nosotros como padres sinodales, con una palabra de esperanza, de confianza, de consuelo. En estos días hemos estado reunidos para escuchar la voz de Jesús, “el Cristo eternamente joven” y reconocer en Él vuestras muchas voces, vuestros gritos de alegría, los lamentos, los silencios.

Conocemos vuestras búsquedas interiores, vuestras alegrías y esperanzas, los dolores y las angustias que os inquietan. Deseamos que ahora podáis escuchar una palabra nuestra: queremos ayudaros en vuestras alegrías para que vuestras esperanzas se transformen en ideales. Estamos seguros que estáis dispuestos a entregaros con vuestras ganas de vivir para que vuestros sueños se hagan realidad en vuestra existencia y en la historia humana.

Que nuestras debilidades no os desanimen, que la fragilidad y los pecados no sean la causa de perder vuestra confianza. La Iglesia es vuestra madre, no os abandona y está dispuesta a acompañaros por caminos nuevos, por las alturas donde el viento del Espíritu sopla con leyómás fuerza, haciendo desaparecer las nieblas de la indiferencia, de la superficialidad, del desánimo.

Cuando el mundo, que Dios ha amado tanto hasta darle a su Hijo Jesús, se fija en las cosas, en el éxito inmediato, en el placer y aplasta a los más débiles, vosotros debéis ayudarle a levantar la mirada hacia el amor, la belleza, la verdad, la justicia.

Durante un mes hemos caminado juntamente con algunos de vosotros y con muchos otros unidos por la oración y el afecto. Deseamos continuar ahora el camino en cada lugar de la tierra donde el Señor Jesús nos envía como discípulos misioneros.

La Iglesia y el mundo tienen necesidad urgente de vuestro entusiasmo. Háganse compañeros de camino de los más débiles, de los pobres, de los heridos por la vida.

Sois el presente, sed el futuro más luminoso.

Roma, 28 octubre 2018

Rocío DíazRocío Díaz28 octubre, 2018
sinodous.jpeg
13min49

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 27 de octubre del 2018.- El texto del documento final del Sínodo de los Obispos sobre los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional fue aprobado por dos tercios del Aula. El Papa Francisco ha autorizado su publicación.

A continuación algunos temas tratados en el documento final:

Se examina el contexto en el que viven los jóvenes, dice que los jóvenes quieren ser escuchados, reconocidos y acompañados, que su voz sea considerada interesante y útil en el campo social y eclesial.

A menudo, los sacerdotes y los obispos, sobrecargados por muchos compromisos, tienen dificultad para encontrar tiempo para el servicio de la escucha, de ahí la necesidad de preparar adecuadamente a los laicos, hombres y mujeres, que sean capaces de acompañar a las jóvenes generaciones.

Los obispos definen como irremplazable el papel que desarrollan las escuelas y universidades, en donde los jóvenes transcurren mucho tiempo. En particular, las instituciones educativas católicas están llamadas a afrontar la relación entre la fe y las exigencias del mundo contemporáneo.

La parroquia necesita volver a pensar su vocación misionera, porque a menudo es poco significativa y poco dinámica, especialmente en el ámbito de la catequesis.

Respecto a los migrantes, los considera “el paradigma de nuestro tiempo” como fenómeno estructural y no como emergencia transitoria. Muchos migrantes son jóvenes o menores no acompañados que huyen de la guerra, violencias, persecuciones políticas o religiosas, desastres naturales, pobreza, y terminan siendo víctimas del tráfico, de las drogas, abusos psicológicos y físicos.

La preocupación de la Iglesia es sobre todo por ellos en la perspectiva de una auténtica promoción humana que pase a través de la acogida de los refugiados y prófugos, y sea punto de referencia para los muchos jóvenes separados de sus familias de origen.

La atención del Sínodo se dirige también a las Iglesias que son amenazadas, en su existencia, por las migraciones forzadas y las persecuciones sufridas por los fieles.

Luego hay una amplia reflexión sobre los “diferentes tipos de abusos” (de poder, económicos, de conciencia, sexuales) cometidos por algunos obispos, sacerdotes, religiosos y laicos: en las causan un sufrimiento que “puede durar toda la vida y que ningún arrepentimiento puede remediar”.

De ahí el llamamiento del Sínodo a “un firme compromiso a la adopción de rigurosas medidas de prevención que eviten su repetición, a comenzar de la selección y la formación de aquellos a quienes se les confiarán tareas de responsabilidad y educación”.

Por lo tanto, será necesario erradicar aquellas formas -como la corrupción o el clericalismo- en las que se injertan estos tipos de abusos, contrarrestando también la falta de responsabilidad y transparencia con la que se han gestionado muchos casos.

Al mismo tiempo, el Sínodo expresa su gratitud a todos aquellos que “tienen el valor de denunciar inmediatamente el mal”, porque ayudan a la Iglesia “a tomar conciencia de lo que ha ocurrido y de la necesidad de reaccionar con decisión”.

Otros temas presentes en el Documento tienen que ver con la familia, principal punto de referencia para los jóvenes, primera comunidad de fe, “Iglesia doméstica”: el Sínodo recuerda, en particular, el papel de los abuelos en la educación religiosa y en la transmisión de la fe, y advierte sobre el debilitamiento de la figura paterna y de los adultos que asumen estilos de vida “juveniles”.

Frente a la cultura del descarte, el Sínodo se detiene en algunas formas de vulnerabilidad de los jóvenes: desocupación laboral, persecuciones hasta la muerte; la exclusión social por razones religiosas, étnicas o económicas; la discapacidad. Se proponen acciones concretas.

También el mundo del deporte y de la música ofrece a los jóvenes la posibilidad de expresarse lo mejor posible.
Otra “brújula segura” para la juventud es la misión, don de sí mismo que conduce a una felicidad auténtica y duradera.

Acompañar es una misión que la Iglesia debe llevar a cabo a nivel personal y de grupo: en un mundo “caracterizado por un pluralismo cada vez más evidente y una disponibilidad de opciones cada vez más amplia”, buscar junto con los jóvenes un recorrido específico para hacer elecciones definitivas es un servicio necesario.

El Sínodo promueve un acompañamiento integral centrado en la oración y en el trabajo interior que valora también la aportación de la psicología y de la psicoterapia, en cuanto están abiertas a la trascendencia.

“El celibato por el Reino debe ser entendido como un don que debe ser reconocido y verificado en la libertad, la alegría, la gratuidad y la humildad”, antes de la elección final.

Todos los jóvenes, incluso aquellos con diferentes visiones de vida, sin excepción, están en el corazón de Dios.

El mundo digital es una plaza” donde pasan mucho tiempo y donde se encuentran fácilmente, un lugar esencial para llegar e involucrar a los jóvenes en las actividades pastorales.

Se espera que se creen Oficinas y organismos de cultura y evangelización digital que, además de “fomentar el intercambio y la difusión de buenas prácticas, puedan gestionar sistemas de certificación de los sitios católicos, para contrarrestar la difusión de noticias falsas sobre la Iglesia”.

El documento evidencia también la necesidad de un mayor reconocimiento y valoración de la mujer en la sociedad y en la Iglesia, porque su ausencia empobrece el debate y el camino eclesial. Se espera que “haya una presencia femenina en los organismos eclesiales a todos los niveles, incluso en las funciones de responsabilidad” y que “haya una participación femenina en los procesos de toma de decisiones eclesiales con respecto al papel del ministerio ordenado”.

El Documento se detiene sobre el tema del cuerpo, de la afectividad, de la sexualidad: ante los avances científicos que plantean cuestiones éticas, fenómenos como la pornografía digital, el turismo sexual, la promiscuidad, el exhibicionismo en línea.

A menudo la moral sexual de la Iglesia se percibe como “un espacio de juicio y condena”, mientras que los jóvenes buscan “una palabra clara, humana y empática” y “expresan un deseo explícito de confrontación sobre cuestiones relacionadas con la diferencia entre la identidad masculina y la femenina, la reciprocidad entre hombres y mujeres, la homosexualidad”.

Los Obispos reconocen el esfuerzo de la Iglesia por transmitir en el contexto cultural actual “la belleza de la visión cristiana de la corporeidad y de la sexualidad”: es urgente buscar “caminos más apropiados, que se traduzcan concretamente en la elaboración de caminos formativos renovados”.

“Es necesario proponer a los jóvenes una antropología de afectividad y sexualidad capaz de dar el justo valor a la castidad” para el crecimiento de la persona, “en todos los estados de vida”.

Al mismo tiempo se recomienda “fomentar” los “caminos de acompañamiento en la fe, ya existentes en muchas comunidades cristianas”, de “personas homosexuales”.

En estos caminos las personas son ayudadas a leer su propia historia; a adherirse libre y responsablemente a su propia llamada bautismal; a reconocer el deseo de pertenecer y contribuir a la vida de la comunidad; a discernir las mejores formas de alcanzarla.

De esta manera ayudamos a cada joven, sin excluir a nadie, a integrar cada vez más la dimensión sexual en su personalidad, creciendo en la calidad de las relaciones y caminando hacia “el don de sí”.

“Las diversidades vocacionales, concluye el Documento Final del Sínodo de los Jóvenes, están reunidas en la única y universal llamada a la santidad. Lamentablemente, el mundo está indignado por los abusos de algunas personas de la Iglesia, más que animado por la santidad de sus miembros”, por eso la Iglesia está llamada a “un cambio de perspectiva”: a través de la santidad de tantos jóvenes dispuestos a renunciar a la vida en medio de la persecución para permanecer fieles al Evangelio, puede renovar su ardor espiritual y su vigor apostólico.

Rocío DíazRocío Díaz28 octubre, 2018
papa-y-amrando-3.png
4min94

Mons. Juan Armando Pérez Talamantes, obispo auxiliar de Monterrey y responsable de la Dimensión Episcopal Mexicana de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes, participó en el evento.

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 27 de octubre del 2018.- Luego de más de tres semanas, los trabajos del Sínodo de los Obispos sobre los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional han terminado y el Papa ha dirigido un discurso improvisado del que resaltaron tres puntos:

El primero se refiere a que el Sínodo no es un parlamento, sino un espacio protegido por el Espíritu Santo; el segundo es que el documento fruto del sínodo es “para nosotros”, dijo, remarcando que los obispos “somos los primeros destinatarios del documento”, para “estudiarlo, hacer oración con él, pedirle luces”.

Y lo tercero que quiso destacar el Papa Francisco, fue en referencia a nuestra Santa Madre Iglesia: “Madre Santa con hijos pecadores”. “Es un momento difícil porque el acusador a través de nosotros ataca a la Madre y la Madre no se toca. Por eso pedí en este mes que termina, en pocos días, de rezar el rosario, rezarle al arcángel Miguel, rezarle a la Virgen para que cubra siempre a la Madre Iglesia. Sigamos haciéndolo”, afirmó.

“A causa de nuestros pecados siempre el grande acusador que aprovecha- como dice en el primer capítulo de Job- que gira por la tierra buscando a quien acusar”.

En este momento, prosiguió, “nos está acusando fuerte y esta acusación se convierte en persecución también”.

Persecuciones, se refirió el Papa, como las que suceden “en Oriente o en otras partes”. Pero también otro tipo de persecuciones: “acusaciones continuas para ensuciar la Iglesia”: “la Iglesia, afirmó, no debe ser ensuciada, los hijos sí somos sucios, pero la Madre no, y por eso es el momento de defender a la Madre, y a la Madre se la defiende del gran acusador con la oración y penitencia”.

La tarde de este día se realizó la lectura del documento final que fue aprobado por el Pontífice.

Rocío DíazRocío Díaz25 octubre, 2018
poaudie.jpeg
3min81

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 24 de octubre del 2018.-  Al reflexionar en su catequesis sobre el sexto mandamiento, que dice: “No cometerás adulterio”, el Papa Francisco explicó que para recibir el Sacramento del Matrimonio se necesita una preparación esmerada.

Fue durante la Audiencia General de los miércoles cuando explicó que este Mandamiento supone una llamada a la fidelidad, “porque no se puede amar solo cuando conviene”.

La vida conyugal requiere un tiempo de noviazgo para discernir y verificar la relación, afirmó.

Para acceder al sacramento del matrimonio, enfatizó, los novios deben madurar la certeza de que en su relación está la mano de Dios, que los precede y los acompaña.

Pero para que esto ocurra, antes de recibir el Sacramento del Matrimonio, añadió, se necesita una preparación esmerada, “diría un catecumenado, porque se juega toda la vida en el amor, y con el amor no se juega. No se puede definir ‘preparación al matrimonio’ tres o cuatro conferencias dadas en la parroquia. No, ésta no es una preparación: ésta es una falsa preparación. Y la responsabilidad de quien hace esto cae sobre él: sobre el párroco, sobre el obispo que permite estas cosas. La preparación debe ser madura y se necesita tiempo. No es un acto formal: es un Sacramento. Pero hay que prepararse con un verdadero catecumenado”.

También dijo que el amor se manifiesta cuando se da todo sin reservas.

“El ser humano necesita ser amado sin condiciones, y cuando no encuentra este amor el corazón busca llenar ese vacío con sucedáneos, componendas y mediocridades, entregándose a relaciones estériles e inmaduras, con la falsa ilusión de encontrar allí un poco de luz y de vida”, dijo.

 

Rocío DíazRocío Díaz18 octubre, 2018
pop.jpeg
4min47

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 18 de octubre del 2018.- En la homilía de hoy en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco habló de las tres formas de pobreza del cristiano: dejar las riquezas, aceptar persecuciones y la soledad del final de la vida.

Refiriéndose a la lectura de hoy de Lucas 10, 1-9 que dice “No lleven bolsa, ni alforja ni sandalias”, el Pontífice relató estas tres maneras de vivir lapobreza y enfatizó que hoy sigue habiendo muchos perseguidos por causa del Evangelio.

Detalló que hay que dejar las riquezas, separar el corazón del dinero, aceptar las persecusiones, grandes o pequeñas e incluso las calumnias a causa del Evangelio y soportar el sentirse solo al final de la vida.

“El Señor quiere que el camino del discípulo sea pobre. El discípulo unido al dinero o la riqueza no es un verdadero discípulo”, dijo, “es la condición para iniciar el camino del discipulado”.

“Si quieres seguir al Señor, elige el camino de la pobreza y si tienes riquezas porque el Señor te las ha dado para servir a los demás, pero tu corazón, desapegado. El discípulo no debe temer a la pobreza, al contrario: debe ser pobre”.

Dijo que hoy matan a cristianos por seguir a Jesús, como sucede en Medio Oriente, pero también está la calumnia, los rumores. Las pequeñas persecuciones en el barrio, en la parroquia … pequeñas, pero son la prueba: la prueba de una pobreza.

La pobreza de la soledad, del abandono del discípulo: “¿cómo puede sucederle a un chico o a una chica de 17 o 20 años, que con entusiasmo abandone las riquezas para seguir a Jesús, y luego con fuerza y lealtad tolere calumnias, persecuciones diarias, celos, las pequeñas o las grandes persecuciones, y al final el Señor les puede pedir la soledad del final?”.

Recordó a El Bautista quien murió solo, olvidado, degollado, y eso que era el hombre más grande de la historia.

“Y sin ir tan lejos, tantas veces en hogares de ancianos donde hay sacerdotes o monjas que han pasado sus vidas predicando, se sienten solos, solos con el Señor: nadie les recuerda”.

Finalmente, invitó a orar por todos los discípulos para que “sepan recorrer el camino de la pobreza”.

papa.jpg
3min30

Vaticano (www.pastoralsiglo21.org).- 17 de octubre 2018. “Los fariseos y los doctores de la Ley eran personas rígidas, no dispuestas a cambiar. Pero siempre, bajo o dentro de una rigidez” -dice el Papa- “hay problemas”.

“Graves problemas, detrás de las apariencias de buen cristiano, apariencias quede claro, que siempre trata de figurar, de maquillarse el alma, hay problemas. Allí no está Jesús”, apuntó el Santo Padre en la Eucaristía de este martes en Santa Marta.

“Tengan cuidado de los rígidos, estén atentos ante los cristianos -ya sean laicos, sacerdotes, obispos- que se presentan tan ‘perfectos’, rígidos. Estén atentos. No está el espíritu de Dios allí. Falta el espíritu de la libertad”, añadió.

“Y tengamos cuidado con nosotros mismos, porque esto debe llevarnos a pensar en nuestras vidas. Yo trato de ver las apariencias solamente? ¿Y no cambio mi corazón? ¿No abro mi corazón a la oración, a la libertad de oración, a la libertad de limosna, a la libertad de las obras de misericordia?”

Finalmente, añadió: “Y Jesús los llama ‘necios’ y les aconseja que abran sus almas al amor para que la gracia pueda entrar. Porque la salvación “es un don gratuito de Dios. Nadie se salva a sí mismo, nadie.”

12.jpg
2min22

Por Juan Pablo Vázquez Rodríguez

Vaticano.- (www.pastoralsiglo.org).- 14 de octubre 2018. Los Obispos Mexicanos, Mons. Jorge Carlos Patron Wong, Arzobispo Secretario de la Congregación del Clero para los Seminarios y Mons. Gustavo Rodríguez Vega, Arzobispo de Yucatán, participaron en la Santa Misa de las canonizaciones de Pablo VI, del Obispo Oscar Romero, dos sacerdotes, dos religiosas y un joven laico.

También sacerdotes de la Arquidiócesis de Monterrey, que se encuentran realizando estudios en Roma, participaron en esta celebración.


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías