Artículos

12-3-1280x628.jpg
7min9

El Estado de Nuevo León, en la última década ha tenido un importante incremento en la inseguridad, aunque en los últimos años, no se ha vivido los hechos de violencia, como los sucedidos en el 2010, siguen los asaltos en camión, robo en casa habitación, secuestros, extorsión, homicidios y en últimas fechas hasta violencia en las calles y avenidas de nuestras ciudades por el mal manejo y conducción en la vialidad.

Ante estos hechos inseguridad que se vive en Nuevo León y México, recuerdo una declaración del pasado mes de mayo que sentenciaba: esta inseguridad no puede ser arreglada “ni por Superman”, lamentó el Secretario de Seguridad, del Estado de Nuevo León.

Ahora, yo diría en una frase: ¿Y ahora quién podrá defendernos?, ciertamente no lo hará el Chapulín Colorado, aunque el Gobierno tiene este compromiso por su misión y su esencia de servicio público, no podremos mejorar nuestra realidad, sino nos comprometemos todos en la búsqueda de la paz.

Surge la interrogante ante este compromiso por la paz ¿Y yo que puedo hacer?. El lugar donde brota toda violencia es en el corazón humano, “Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen las intenciones malas: fornicaciones, robos, asesinatos,” Mc 7, 21. Cuidar nuestro corazón, es la primera responsabilidad y compromiso por la paz. La persona que cuida su corazón, alimentándolo con la fe, cuidando su salud emocional, llenándose de todo aquello que nos conduzca a la caridad, nos llevará a ser constructores de paz en nuestras familias, trabajos y entornos.

La segunda invitación para construir la paz es: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No existe otro mandamiento mayor que éstos» (Mc 12, 29-31). No podemos seguir la tentación de la ley del talión: “Ojo por ojo, diente por diente”. Esto genera violencia, un mal nunca se arregla con otro mal. Cuando amamos nos dejamos guiar por el Espíritu Santo, amamos al prójimo sin fingimiento las relaciones cambian. Caen, como por milagro, todos los motivos de prevención y hostilidad que nos impedían amar a cierta persona, y ésta empieza a parecernos por lo que es en realidad: una pobre criatura humana que sufre por sus debilidades y límites, como tú, como todos.

En semáforo delictivo que indica los diferentes aspectos de violencia en Nuevo León, es sobresaliente la violencia familiar, solo con la caridad y amor al prójimo podremos disminuir esta tendencia cada vez más a la alza.

Tercer propuesta para contribuir a la paz, sin duda alguna es hacer comunidad y comprometernos con las causas sociales. Compromisos sencillos, que no implican más que un poco de nuestro tiempo y buena voluntad. En algunas colonias ya se organizan vecinos para medidas de seguridad y organizarse para medidas de prevención. La indiferencia en nuestras colonias siempre es buen campo de cosecha para la inseguridad.

Existen muchas causas sociales en las que nos podemos sumar: educación, migrantes, niños, adultos mayores, medio ambiente, prevención de accidentes, primeros auxilios, etc. Si las todas las personas de buena voluntad nos sumáramos a un proyecto, nuestra realidad mejoría significativamente.

Por último y no menos importante, pedirle a Dios por la paz, al hacerlo acrecentamos nuestro interior y las personas de fe, sabemos de la fuerza de la oración para nuestra vida personal y comunitaria.

Finalmente concluyó con las Palabras del Arzobispo de Monterrey durante su homilía del primero de enero de este 2019: “Algo mucho más importante es que Cristo no solo regala la paz, Él es la paz. Porque Paz y amor son equivalentes, si decimos Dios es amor es decir que Dios es paz.

Por Juan Pablo Vázquez Rodríguez

1_Fotor-2.jpg
8min106

“En lo esencial, unidad; en lo dudoso, libertad, en todo caridad”,

San Agustín

Hoy en día es muy difícil compartir la fe católica sin que se tache a quien exprese una idea o pensamiento de retrógrada, doble moral, intolerante, etc. Es normal que entre más conocemos nuestra fe, nazca un deseo de defenderla y compartirla, pero la pregunta clave ante esta situación social que vivimos es, ¿cuál es la mejor manera de compartir nuestros valores cristianos?

Sucede una situación muy particular: entre más queremos defender nuestra fe, más se nos ataca y menos sucede lo que deseamos. A este fenómeno se le llama efecto boomerang. Por citar algún ejemplo del efecto boomerang en otros campos; investigadores han encontrado en campañas contra el tabaco, el alcohol y el abuso de drogas (Crano & Burgoon, 2002 y en 2003, Grandpre, Alvaro, Burgoon, Miller y Hall) descubrieron que los jóvenes expuestos a mensajes antitabaco tenían más probabilidad de acabar fumando. En este caso, además, los mensajes que explícitamente invitaban a no fumar eran los más contraproducentes.


Esto no quiere decir que dejemos de predicar, anunciar y defender nuestra fe; siempre son bienvenidos los foros, congresos y diversos espacios en escuelas, universidades, parroquias; pero para que haya un entendimiento es muy importante la disposición.

Citando al Papa Benedicto XVI en su mensaje a 23 obispos de la Conferencia Episcopal de la India en visita Adlimina, nos convoca a testimoniar nuestra fe: “La Verdad salvífica ha de ser el fundamento de todas las actividades de la Iglesia, de modo que los miembros de la Iglesia den testimonio del amor de Dios por toda la humanidad cuando entran en contacto con el mundo, proporcionando un sólido testimonio cristiano en amistad, respeto y amor, esforzándose por no condenar al mundo, sino por ofrecerle el regalo de la salvación”, mediante su palabra y su ejemplo. 

No podemos dedicarnos a condenar todo lo que está mal; sino a entrar en contacto con los que no creen igual que nosotros con amistad, respeto y amor. No pocas veces hemos visto al Papa Francisco entrando en diálogo fraterno con aquellos que no comparten nuestros valores y nuestra fe.
El mismo Papa Francisco nos invita a defender nuestros valores, con el testimonio y la alegría: “Por consiguiente, un evangelizador no debería tener permanentemente cara de funeral”. “Recobremos y acrecentemos el fervor, «la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas […] Y ojalá el mundo actual —que busca a veces con angustia, a veces con esperanza— pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo”. Evangelii Gaudium #11.

El domingo 14º del Tiempo Ordinario, el Arzobispo de Monterrey, en su homilía en la Misa de inicio de Ministerio pastoral del Padre Héctor Mario resaltó la importancia de evangelizar con un tema primordial para toda la sociedad:
“No podemos quedarnos en silencio, no podemos aquietarnos, hay que ponernos en camino y ¿cúal es el mensaje donde quiera que estemos?, en la familia, en el trabajo, donde quiera que estemos, es el mensaje de la paz un mensaje universal, Jesús no envió a sus apóstoles a explicar los diez mandamientos, les mando anunciar la paz, como ese viento universal, querido y necesitado por todos”. Pero también en esta página del Evangelio viene el respeto a la libertad de los demás, tú debes de llevar el Evangelio, anunciar la paz, pero cada persona toma la decisión, si quiere o no, si acepta o no a Jesús”.

Finalmente, antes de concluir, quisiera compartirte 10 puntos a considerar en nuestra actitud personal, evangelizadora y pastoral para defender y compartir nuestra fe:

1. No dejarnos de llenar de Dios.
2. Conocer nuestra fe.
3. Orar.
4. Tener cuidado con el legatismo.
5. Vivir la misericordia.
6. Ser Iglesia de puertas abiertas.
7.- Buscar la creatividad para el bien.
8.- Crecer en la empatía y el diálogo.
9.- Vivir la alegría y la fe en lo cotidiano.
10.- Vivir personalmente la paz cada día.

Pidamos a Dios que siempre ilumine nuestra conciencia y dé fortaleza y alegría a nuestra vida, para ser testigos del amor de Cristo y recordemos siempre que señala el Santo Padre: “el testimonio provoca curiosidad en el corazón del otro y aquella curiosidad el Espíritu Santo la toma y trabaja a partir de dentro”.

Por Juan Pablo Vázquez Rodríguez

JUGADA_Fotor.jpg
5min562

El pasado 8 de julio se llevó a cabo el torneo deportivo “La jugada del año” el cual tuvo su primera edición en el año 2005 en el Seminario menor de Monterrey, en esa ocasión participaron 12 decanatos y las disciplinas eran futbol, basquetbol, y vóleibol siendo en ese momento el sacerdote asesor diocesano y responsable de la Pastoral Juvenil el Pbro. Héctor Mario Pérez Villarreal y las premiaciones eran para los primeros 3 lugares de cada disciplina en la rama varonil y femenil. Es importante mencionar que se han tenido distintas sedes donde se ha realizado este torneo diocesano, esto con la finalidad de aprovechar mejor los espacios, y la participación de los muchachos. Las sedes han sido: Seminario Menor (San Pedro), Seminario Mayor (Juárez), Colegio de la Salle (Col. Chepevera) y la UDEM. Los premios otorgados han sido: Trofeos para el equipo campeón, lugares en los camiones para la peregrinación al cerro del cubilete, reconocimientos y actualmente las medallas para los jugadores.

Conforme ha pasado el tiempo “La jugada del año” ha sido una actividad que motiva a los jóvenes y adolescentes a su participación y ha creado entre las parroquias la convivencia y fraternidad, pues han logrado una mejor coordinación al realizar este evento en cada uno de los decanatos, esto con el fin de que cada decanato inscriba a su equipo representativo en el torneo diocesano. Buscando dar la importancia no solo a lo deportivo y viendo la necesidad de motivar a los jóvenes a conocer la palabra de Dios, hace cuatro años se inició el torneo bíblico el cual consiste en que los participantes de cada decanato se preparen en base a una guía para ser cuestionados con preguntas de personajes, citas, hechos y enseñanzas de la Biblia, en una especie de juego semejante al de “100 mexicanos dijeron”. Conforme participan contra otro decanto se van dando las eliminaciones hasta enfrentarse los dos decanatos mejor preparados; y como se ha recibido una repuesta favorable a ésta competencia el año pasado se implementó el torneo catequético en el cual consiste en conocer las cuestiones básicas de nuestra fe católica y la metodología de juego es similar al torneo bíblico. En este año se espera mayor participación de los jóvenes ya que se está impulsando y motivando el protagonismo juvenil en la Iglesia por ser este el año de la juventud y además porque se ha visto muy buena respuesta en los encuentros de zona pastoral con nuestro Arzobispo. Las disciplinas en que los muchachos que conforman la Pastoral Juvenil podrán participar son: vóleibol, futbol y basquetbol cada uno en su rama varonil y femenil y en categoría de adolescentes (13 a 16 años) y la categoría juvenil (mayores de 17 años). Además en el torneo bíblico y catequético que son equipos mixtos.

Las premiaciones a recibir de parte del equipo organizador y entregadas por nuestro asesor diocesano el Pbro. José Esteban Martínez Sauceda, son medallas para los integrantes de los equipos campeones, reconocimiento a la participación de cada uno de los decanatos y este año por primera vez se dará un trofeo al decanato campeón el cual se obtendrá al hacer la suma de puntos de todos sus equipos inscritos.

Por último es importante mencionar que esta actividad siempre se inicia con la C e l e b r a c i ó n Eucarística, y que los muchachos antes de cada partido ofrecen su esfuerzo a Dios haciendo oración, además se pide a los participantes mostrar en ellos los valores de un joven enamorado de Cristo, y que siempre haya respeto, paz y fraternidad en todos los partidos.

FERNANDO.jpg
3min456

El 8 de Mayo de1972, el sacerdote Italiano don Stefano Gobbi participó en una peregrinación a Fátima y estando en la capilla de las Apariciones, ruega por algunos sacerdotes que, además de traicionar a su vocación, intentaban formar una asociación rebelde a la autoridad de la Iglesia. Una fuerza interior le mueve a tener confianza en el amor de María. La Virgen, sirviéndose de él, como humilde y pobre instrumento, el Padre Gobbi reunirá a todos los sacerdotes que acepten la invitación a consagrarse al Corazón Inmaculado de María, para unirse firmemente al Papa, a la Iglesia y para atraer a los fieles al seguro refugio de su Corazón maternal y así vivir dignamente su sacerdocio unidos a Nuestro Señor.

Es un movimiento que acoge a todos los sacerdotes, diocesanos y religiosos, sin distinción de edades nicargos. Se inscriben en él tanto sacerdotes de ánimo sereno o ardiente celo, como los desanimados por fracasos personales o ministeriales. Los cenáculos deben ser ante todo encuentros de oración. Es característico de todos los cenáculos el rezo del santo rosario, se da lectura al mensaje de la Virgen y finalmente se hace la consagración al Inmaculado Corazón de María. Todos los sábados primeros de mes nos reunimos en el sótano de la Basílica de la Purisima Concepción, de 10:00 a.m. a 1:30 p.m.

En el cenáculo se reza el rosario, leemos el mensaje de la Virgen, se administra el sacramento de la reconciliación, al terminar concluimos con la Eucaristía y la Consagración al Inmaculado Corazón de María. Para mayor información ver la pagina de Facebook Movimiento Sacerdotal Mariano Monterrey

Captura-de-pantalla-2018-07-09-a-las-12.46.30.png
5min439

Hoy en día vivimos en un mundo lleno de mucho estrés, preocupaciones, angustias, incertidumbres, prejuicios, injusticias, cero tolerancia y poco a poco nos vamos desgastando, hay ocasiones en que vivimos para trabajar, en vez de trabajar para vivir.

Hay que agradecer todos los días las bondades que Dios no da y de las cuales muchas son gratuitas, aprendamos a aprovechar nuestro tiempo, y no que el tiempo se aproveche de nosotros. Nunca será suficiente lo que tenemos, siempre queremos más, es por eso que no podemos soltar de nuestras manos la vida, la familia, los amigos, la naturaleza, y recordar que todo es gratuito, hay que valorar lo que tenemos para que el día de mañana no valoremos lo que perdimos.

Es por eso que te damos seis tips para aprovechar tu tiempo libre en estas vacaciones acompañado de tu familia.

  1. Olvídate de la tecnología Es importante que dejemos a un lado la tecnología (WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter y Skype, entre otros) poco a poco la tecnología ha superado a la humanidad, o bien, la humanidad no ha aprendido a usarla.
  2. Organizar Salidas Hay muchas atracciones en Monterrey que son gratuitas y muy céntricas (Macroplaza, Parque Fundidora, Paseo Santa lucía, Museo de Historia Mexicana y Parque Niños Héroes, entre otros) ¡El metro te lleva!
  3. Picnic Elegir un parque aledaño a la colonia y distribuir tareas a cada uno de los miembros de la familia para preparar el picnic (mantel, comida sencilla, agua, sombrilla, etc.) y claro el balón de fútbol de tu equipo favorito.
  4. Ver películas o series No es necesario ir al cine si podemos tenerlo en casa (elegir una película clasificada a todo público) y podamos tener una convivencia sana comiendo unas ricas palomitas, acompañado con su refresco.
  5. Gozar una cena familiar Hay que darnos el tiempo para cenar en familia y aprovecharlo al máximo, sin discusiones, pleitos y sobre todo apagando el televisor. Y como todo un buen regio ¿por qué no?, una rica y suculenta carnita asada.
  6. Competencia Deportiva  ¿Cómo andamos en nuestra condición física? ¡Listos para tu reto exatlón o 4 elemento familiar! Este actividad es súper divertida porque participan todos los miembros de la familia formando dos equipos (cuerdas, botellas, pelota, barra de obstáculos, etc.) y todo esto lo tenemos en casa y es gratuito.  

Las mejores cosas de la Vida son gratuitas, Sonríe, vive, goza, disfruta, escucha, ayuda, canta, abraza, besa, ama y vive tus vacaciones en familia.

Si quieres ser feliz aprende a disfrutar de las cosas más simples. No se trata de simular estar juntos, sino de disfrutar en familia.

Cuando la familia se une todo es mágico es disfrutar de un momento de felicidad que jamás olvidaremos.

Gracias, Padre Dios por la vida, un regalo que viene de ti,

Reconocemos desde lo más profundo de nuestro corazón tu infinito

Amor y misericordia, ayúdanos a

Trabajar juntos como familia y que aprendamos a hacer

Uno solo, para que podamos mirar como tú miras,

Ilumínanos Dios, con tu espíritu y con

Tu mano providente, guíanos y

Obra en nosotros como familia, tu plan de Salvación.

Tania Gutiérrez

pág.-12-1280x768.jpg
5min1263

Los aficionados del futbol, como yo, a veces solemos separar futbol de la Iglesia porque no sabemos cómo lo aprendido en la religión aplicarlo dentro de un partido de futbol. A pesar de que vemos que algunos jugadores se encomiendan a Dios antes de un partido, como Javier “Chicharito” Hernández y Jorge Torres Nilo, debemos hacernos la pregunta: ¿En realidad se cumplen los valores cristianos dentro del mundo del futbol?

Los valores cristianos son aquellos que Dios ha querido enseñarnos. En este artículo hablaré de cómo se pueden cumplir estos valores en el mundo del futbol, ya sea como aficionado, jugador, entrenador, directivo, etc.

Uno de los valores cristianos más importantes para vivir en paz con el prójimo es la humildad. Este valor nos lo enseña Dios con la Familia Sagrada, es el claro ejemplo de una familia humilde. En el futbol se suele corromper este valor, por ejemplo, en las ruedas de prensa existen declaraciones fuertes de parte de jugadores o cuerpo técnico, las cuales solo demuestran la falta de humildad, sin embargo, no generalizo, pues existe gente que sabe comportarse a la altura y hablar humildemente.

Este contraste se suscitó en el futbol regiomontano días antes de la tan esperada Final Regia. En una rueda de prensa con los técnicos de ambos equipos, José Antonio Mohamed, director técnico de Rayados, comentó que su equipo estaba por las nubes, justificado por la gran temporada que habían realizado hasta ese momento. En cambio, Ricardo Ferretti, director técnico de Tigres, respondió: “Nosotros preferimos estar con los pies bien puestos sobre la tierra y hacer bien nuestro trabajo”. Creo que es más que claro quién puso como ejemplo la humildad haciéndose ver igual a los demás, no envidiando ni presumiendo nada y dedicándose a su trabajo.

Otro valor muy importante es la fraternidad. Este valor debe verse reflejado en los jugadores no solo con los miembros de su equipo sino con los miembros de los equipos contrarios, pues todos ellos son compañeros de profesión. Deben crear un lazo entre ellos y que lo que suceda en un partido no se vuelva personal. Esto también aplica para nosotros como aficionados, pues la falta de este valor se ve reflejado en la violencia que suele existir en los estadios. Esto se debe terminar, pues debemos respetar la decisión de los demás aficionados de apoyar a otro equipo, ya que Dios nos regaló la capacidad de elegir nuestros propios gustos.

Dentro de la fraternidad existe lo que se llama la caridad fraternal, esto es muy importante pues, como sabemos, en el futbol se mueve una gran cantidad de dinero y muchas veces se realizan tratos para beneficio propio de los dueños de estos mismos equipos. Entonces, es importante tener este valor puesto a que con esa gran cantidad de dinero se pueden realizar muchos programas de caridad. Esto es algo que se realiza seguido en el futbol mexicano, sin embargo, podría mejorar un poco más.

Así como estos valores mencionados, existen muchos más los cuales pueden aplicarse en el mundo del futbol. Practiquemos los valores cristianos nosotros como aficionados para disfrutar al máximo este gran deporte y esperemos que los jugadores y cuerpo técnico lo hagan igual para que poco a poco vaya despareciendo esta soberbia, violencia y enemistad que existe aún en el futbol.

Alberto Quintanilla

Integrante del Movimiento DEJ San Juan Bautista Cadereyta Jiménez, N. L.

44_Fotor-1280x895.jpg
5min1269

Desde el 31 de mayo del 2017, cuando mi esposa Emilia me dio la gran noticia de que seríamos padres, y más aún cuando nació Mariajosé el 20 de enero de 2018, mi vida cambió 360 grados entrando a una montaña rusa de nuevas emociones, experiencias y sensaciones que nunca me habría imaginado vivir, todas ellas muy hermosas.

Siempre mis padres me dijeron: “Espérate a que tengas a tus hijos” y hoy empiezo a entender lo que esa frase significa… amor. Hoy les quiero contar mi experiencia de fe y vida de lo que este acontecimiento ha traído a mi vida.

Me ha llamado la atención la vida de San José, el “santo del silencio”, quien tuvo la enorme responsabilidad de criar al hijo de Dios, enseñándole con obras, fe y amor. Es cierto que al inicio tuvo miedo, sin embargo, Dios le dio la fortaleza necesaria para sacar adelante a su familia, María y Jesús.

Hoy que, gracias a Dios, disfrutamos del don de la vida de nuestra hija y a mí se me ha otorgado esta gran bendición y responsabilidad de ser papá, reflexiono acerca del rol de san José en la formación de Jesús. Al igual que San José, también experimenté una sensación de incertidumbre y nerviosismo, pero también de gozo y emoción.

Conforme fueron pasando los meses, sentí cómo la presencia de Dios se manifestaba en mi vida y me daba la confianza y tranquilidad necesaria para poder cuidar y acompañar a mi esposa. Le pedía a Dios primeramente por la salud y desarrollo de la niña y posteriormente por nosotros como padres, para que nos ayudara a formar un hogar con mucho amor y que pudiéramos ser unos buenos padres para ella.

Ya con sus primeros cuatro meses de vida, Mariajosé me ha enseñado mucho más a mí que yo a ella. Entre otras cosas, quisiera resaltar tres: el amor, todo gira en torno a él. Después del amor viene la responsabilidad, en la que mis esfuerzos se enfocan en que no le falte nada a ella, que no le falte mi cariño, mi tiempo, mi amor, mi disposición por querer verla crecer y disfrutar cada etapa de su vida. Y finalmente la fe, que depositamos en Dios para que nos asista en cada momento y podamos transmitirla con nuestra vida a Mariajosé.

Todos los días han sido diferentes, crece rápido, aprende cosas nuevas, tiene más fuerza, descubre el mundo, ya nos identifica a su papá y mamá. Todos los días nos enamoramos de ella y disfrutamos cada momento que pasamos juntos. Nos interesa mucho que crezca en un entorno de amor y felicidad y constantemente le decimos que la amamos y se lo demostramos.

Pienso en mi vida y en lo feliz que soy, porque tengo la dicha de contar con mi papá, quien con su ejemplo me ha enseñado a ser un hombre con valores y en trabajar para que no falte lo necesario en casa.

Le doy gracias a Dios por darme este maravilloso regalo y darnos la oportunidad de ser co-creadores de vida y le pido que me permita ser un papá como san José, quien sepa amar y cuidar a mi hija, pero que también me ayude a educarla y prepararla con fe ante las adversidades que en la sociedad y en el mundo actual se presentan.

 

                    Daniel Castillo

Mesa Directiva de Proyección Cultural, A. C .

IMG_0471-1280x853.jpg
7min724

Hogar y comedor de los pobres padre Infante casa INDI

“No honréis al Cristo eucarístico con ornamentos de seda, mientras que fuera del templo descuidáis a ese otro Cristo que sufre por frío y desnudez”, Obispo Crisóstomo. Hom. in Matthaeum, 50,3: PG 58

Pensar solo en los pobres como los destinatarios de una buena obra de caridad, para realizar una vez a la semana, una vez al mes o una vez al año, son acciones valiosas y necesarias, que nos pueden ayudar a ser más sensibles acerca de las necesidades de lo más pobres, sin embargo, si esto no nos lleva a un verdadero amor por los pobres y no da lugar a un compartir que se convierta en un estilo de vida, podrían ser solo acciones para sentirnos bien o calmar nuestra conciencia.

La prueba de una auténtica vida evangélica es el amor hacia los más desprotegidos, a los más indefensos. ¡Y no solo eso!, es el lugar de encuentro con la fuente del amor y la felicidad: Jesús. “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis…”.

El Papa Francisco ha insistido en este tema muchas veces, una Iglesia pobre y para los pobres. “Si tú quieres encontrar a Dios, búscalo en la humildad, búscalo en la pobreza, búscalo donde Él está escondido: en los más necesitados, en los enfermos, los hambrientos, los encarcelados”, dijo el Papa en una de sus visitas a un refugio y comedor para personas sin techo en Roma. El encuentro con los pobres nos lleva a cuestionar nuestro interior, nuestra manera de vivir.

La Iglesia de Monterrey cuenta con un espacio privilegiado para la vivencia del amor por los más necesitados: el HOGAR Y COMEDOR DE LOS POBRES PADRE INFANTE CASA INDI. El comedor es creado el 27 de junio de 1961 por el Padre Roberto Infante al percatarse de las necesidades de la zona cercana a la Parroquia de Santa María Goretti.

Actualmente la casa INDI, no solo brinda diariamente más de mil 500 platillos, además, se brinda  a quien lo necesita un espacio para el aseo personal, atención médica, ayuda espiritual y un lugar de reposo.

Este proyecto nació debido a un lamentable incidente de un hermano fallecido bajo el puente Bernardo Reyes. El Pbro. Felipe de Jesús Gallegos, fundador de este nuevo proyecto nos cuenta que un día de frío le llamaron para informarle este lamentable incidente. El padre sintió en ese momento una gran tristeza y quiso hacer algo, para que nunca más sucediera algo así, fue entonces cuando surgió la idea de ayudar a estas personas en desamparo, de darles un techo y comida, hombres que son migrantes centroamericanos o indigentes.

Esta Institución es en honor a este hermano que por desgracia falleció, está creada para que nuestros hermanos indigentes e inmigrantes no se sientan solos, tengan apoyo, sientan el calor de casa, sientan el cariño que el Padre Felipe de Jesús les brinda. Es por eso que él los llama hijos.

Dentro de este hogar han fallecido cinco personas a causa de su deteriorado estado de salud, sin embargo, a pesar de no tener ninguna persona cercana, encontraron en la Casa INDI, un lugar donde fueron atendidos y acompañados con amor y dignidad en este paso de la vida a la eternidad.

El Padre Felipe no se conforma; trabaja  con fe y esmero junto con su equipo en el proyecto para tener un edificio de tres pisos, donde se pueda tener más espacio para atender al creciente número de migrantes y personas sin hogar que deambulan en el área metropolitana. El primer piso será un comedor más grande para duplicar el número de lugares. En el segundo piso estarán las habitaciones de los hombres en situación de calle, mientras que en el tercero brindará refugio a niños y mujeres.

¡La Casa INDI necesita mucho de la ayuda de todos!, Puedes apoyar económicamente en la cuenta Banregio cuenta 1010 o comunicarte al teléfono 11 58 28 30 para ofrecer tu ayuda.

Atendamos la invitación de Mons. Romero, quien dio su vida por los pobres: “Hay que superar la indiferencia entre muchos que se colocan como meros espectadores ante la terrible situación. Hay que combatir el egoísmo que se esconde en quienes no quieren ceder de lo suyo para que alcance a los demás. Hay que volver a encontrar la profunda verdad evangélica de que debemos servir a las mayorías pobres”, (Homilía dominical, 2 de abril de 1978).

Hagamos nuestro de corazón, el amor y predilección por los pobres. Esta forma de vida produce alegría y serenidad espiritual, porque se toca con la mano la carne de Cristo. Si realmente queremos encontrar a Cristo, es necesario que toquemos su cuerpo en el cuerpo llagado de los pobres, como confirmación de la comunión sacramental recibida en la Eucaristía.

Juan Pablo Vázquez Rodríguez

Director de Información de Pastoral Siglo XXI

pág.-8-1280x853.jpg
6min437

Con motivo de las próximas elecciones, Mons. Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey ha promulgado la “Instrucción Pastoral Sobre la Participación Política de los Seguidores de Jesucristo” en la que exhorta a los fieles laicos a participar activamente durante todo el año en la política partidista y en la búsqueda del bien común.

El documento, que puede encontrarse en el sitio de internet de la Arquidiócesis de Monterrey, resalta la importancia de estar al tanto de la evolución de las campañas, conocer las plataformas y propuestas de candidatos, partidos y coaliciones, analizar su trabajo previo, preguntarse sobre su honestidad y capacidad.

Mons. Rogelio recomienda quitar la idea tan extendida de que es mejor no platicar de política porque eso nos divide, más bien hay que traerlo a la mesa. “Estas conversaciones nos pueden ayudar para formar rectamente nuestra conciencia y tomar una decisión informada a la hora de votar”, dice en la instrucción.

“Durante la semana anterior a las elecciones”, continúa, “tengamos acciones que faciliten la toma de conciencia, entre ellas, intensificar la oración personal y comunitaria para que, invocando la luz del Espíritu Santo, podamos cumplir con acierto nuestro deber de elegir a nuestros gobernantes”.

Si se es elegido como representante de casilla, el Arzobispo recomienda participar, y aclara que solo por causa grave “podemos abstenernos del derecho-deber de votar”.

El día de las elecciones, habrá que ir a misa antes de emitir el voto, así como hacerlo acompañado de toda la familia.

¿Cómo decidir el voto?

“Ciertamente, queremos gobernantes que nos den seguridad y garantías para nuestra paz y prosperidad, tanto personal como familiar. Pero el criterio decisivo a la hora de votar deberá ser siempre el bien común y no el particular, el beneficio del país y, en especial, de las personas más pobres y necesitadas”.

También explica que vender el voto “nos disminuye como ciudadanos y hacemos un gran daño a nuestro país. Como discípulos de Jesucristo, tenemos la obligación de señalar aquello que se aparta de la verdad y la justicia”.

“Es bueno que enseñemos nuestro dedo pintado en señal de que hemos cumplido con nuestro deber de votar; que nos comuniquemos con familiares y amigos: platicarles nuestra experiencia, animarlos a que también la vivan y que acudan a votar. Esta promoción también forma parte de nuestro compromiso cristiano”.

Sin embargo, a pesar de haber participado activamente en las elecciones, la participación política no termina en la casilla electoral, hay que estar al tanto de los resultados que se publican afuera de las casillas y evitar la información de las redes sociales que no siempre son confiables.

También hay que vigilar que las personas elegidas, que ya ocupan un puesto público, cumplan con su trabajo.

“Esta es, quizá, una de nuestras más grandes omisiones, pues con frecuencia no sabemos ni siquiera quién es nuestra diputada o diputado local, que nos representa en el Congreso”.

Es cierto que los partidos políticos están muy desprestigiados, añade, pero muchos seguidores de Jesucristo pertenecen a ellos y tratan de vivir su fe en esas instituciones.

“Este año 2018 es un año electoral, pero todos los años deben ser políticos. No podemos reducir la participación política a las elecciones; necesitamos interesarnos en los problemas de nuestra comunidad, con sensibilidad social y señalando siempre aquellas cosas que se apartan del Reino de Dios”, expresa el documento.

Finalmente termina con una oración a la Virgen del Roble y con una idea del Cardenal Robles Ortega: “Que todo lo que hagamos, el voto y nuestra participación social y política postelectoral, esté motivado por el amor, por una caridad que no se enfría. Amor que es capaz de combatir la mentira, la avaricia y la violencia con la oración, la limosna y el ayuno, como nos lo acaba de recomendar el Papa Francisco”.

 

Rocío Díaz

Equipo Editorial de Pastoral Siglo XXI

pág_Fotor11.jpg
4min388

“Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Su madre conservaba estas cosas en su corazón”. Lc. 2, 19.51b

Todos sabemos que aunque la memoria podría ser el lugar propicio para guardar significativos recuerdos, no se compara con el corazón en cuanto a la capacidad de conservar la inmensa cantidad de los significativos recuerdos del amor.

María Santísima experimentó como ninguna otra mujer en la historia de la salvación el amor de Dios. Y su corazón que desde el principio fue preservado por un designio divino de toda mancha (macula, de ahí inmaculado, sin mancha) de pecado, fue un lugar privilegiado para guardar los profundos misterios del amor de Dios revelados y manifestados a los hombres en la plenitud de los tiempos.

Sin duda alguna el más grande misterio de amor que pudo albergar el corazón de la Virgen fue el Misterio de su hijo Jesucristo. Desde el primer momento, Jesús vivía en el corazón inmaculado de María; ahí el sacratísimo corazón del Redentor fue formado en el amor a los hombres y en el amor a Dios, al punto de ser capaz de exponerse a la aguda lanza de la ingratitud humana. Como una escuela de amor y como un divino crisol, el corazón sin pecado de la Virgen preparó el Sagrado Corazón del Señor.

María no solo guardaba en su corazón los misterios divinos, sino que también los meditaba. Así recreándose en la contemplación del amor divino reafirmaba su fe y robustecía su inquebrantable fidelidad a Dios.

En el Corazón de María Santísima cabemos todos, porque si su corazón fue capaz de contener la inmensidad del misterio de Jesús, ¿no podrá acaso darnos cobijo a todos los que tenemos fe en Cristo y que por su gracia fuimos hechos Hijos de Dios e hijos de ella? Contemplemos con fe y alegría el misterio del corazón inmaculado de María Santísima, nuestra madre, y con plena seguridad refugiémonos en él cuando las tempestades de nuestra vida quieran abatirnos.

En esta edición de junio hemos querido incluir en Pastoral Siglo XXI, reflexiones para guardar en el corazón. Estamos seguros que su lectura, meditación y exposición serán de provecho para usted, estimado lector.

Pbro. Eliezer Israel Sandoal Espinoza

Director Editorial

 


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías