Artículos

1_Fotor.jpg
4min37

A propósito de la invitación que realizó el día de ayer, Mons. Rogelio Cabrera López, en la rueda de prensa dominical, en torno al paro de mujeres de mujeres del día 9 de marzo, invitamos a ver la rueda de prensa completa, lo cual siempre nos da un panorama amplio del tema que se esta tratando: https://bit.ly/3a0qmdx

Además, queremos compartir una valiosa reflexión en torno a esta declaración, del Padre Jesús Treviño Guajardo, sacerdote de la Arquidiócesis de Monterrey:

Después de leer todos los comentarios que surgieron ante la iniciativa de nuestro Pastor Don Rogelio, quisiera compartir algunos puntos de vista:

1. Me llama la atención la facilidad con la que opinamos y provocamos divisiones entre nosotros, quienes profesamos la misma Fe en Cristo.

2. La iniciativa de Don Rogelio está fundamentada en el Evangelio, ya que se está apoyando a un sector vulnerable y frágil de la sociedad, las mujeres, no solo por el caso lamentable de la niña Fátima, sino por muchos anteriores en la historia de nuestra sociedad.

3. El padre Ernesto Caro, hace un análisis de un cierto grupo de mujeres que tienen una agenda concreta (aborto, entre otras cosas) que no sintoniza con el Evangelio y con el estilo de vida Cristiano, eso es un hecho indiscutible.

4. Don Rogelio deja claro que apoya a las mujeres en cuanto grupo vulnerable, no que se busca apoyar al grupo de mujeres que se vale de la violencia para promover
su agenda.

5.- Habrá quienes dirán…¡pero apoyar una causa es apoyar la otra! Mi opinión es que no necesariamente, la vulnerabilidad en la que han vivido las mujeres es indiscutible y se distingue de la Agenda feminista, pro aborto y violenta.

6. Don Rogelio simplemente está manifestando sensibilidad ante una realidad patente, el sufrimiento de un grupo vulnerable, lo cual es verdaderamente Evangélico.
Pbro. Jesús Treviño.

Agradecemos al Pade Jesús Treviño su valiosa colaboración.

Ilumina-1280x980.jpg
2min124

La primera comunidad digital católica en Nuevo León, celebra su primer aniversario.

Ilumina Más, la primera comunidad de evangelizadores digitales en Nuevo León, el 2 de febrero, celebra su primer aniversario, fundamentando sus crecientes logros gracias a una comunidad de profesionales comprometidos en el desarrollo constante con innovación, valores y mucha devoción.

Los Sacerdotes y laicos que conforman esta comunidad, lidereados por el presbítero del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, José Juan Montalvo (Padre Borre), fundaron este nuevo apostolado, convirtiéndose así en Cyberapóstoles de Jesús con la intención de llevar el mensaje de Dios a los medios digitales. 

El proyecto arrancó con 5 evangelizadores llevando mensajes del Evangelio a través de Facebook, Instagram y YouTube. Actualmente son una comunidad de más de 50 integrantes, entre evangelizadores, agentes de producción, editorial, community managers y diseñadores. Han extendido sus medios de evangelización también con Podcasts distribuidos en redes como Spotify y iTunes.

Con motivo de su primer aniversario, se llevó a cabo una misa de acción de gracias, una hora santa y un festejo, así como el lanzamiento de nuevos evangelizadores en sus redes. Si quieres saber más de todo esto, puedes encontrarlos como @iluminamas.

dios_padre_imagenes_Fotor_Fotor.jpg
5min240

Comprendiendo el amor entrañable de Dios

“Sión decía, ‘YHWH me ha abandonado y el Señor se ha olvidado de mí’. Pero, ¿puede una mujer olvidarse del hijo que cría, o dejar de querer al hijo de sus entrañas? Pues bien, aunque alguna lo olvidase, yo no me olvidaría de ti” (Is 49,14-15).

Con estas palabras, Dios describe la esencia de su amor por su pueblo: fiel e invencible, que nunca olvida. Una idea sorprende: Siendo Padre, Dios compara su amor con el de una madre por el hijo de sus entrañas. ¿Por qué?

Estos versículos de Isaías afirman que el amor de Dios es misericordioso. Es preciso entender el sentido de la palabra “misericordia”. En hebreo, misericordia se dice rahamim, vocablo que proviene de rehem, que signfica “útero”, “seno materno”. Leyendo este texto en hebreo, encontramos que Dios habla del “hijo de su rehem”.

La palabra “misericordia” en hebreo proviene entonces del concepto del seno materno. Es innegable que no hay amor más profundo que el de una madre cuando lleva un bebé en su seno. Madre e hijo comparten en el seno materno el vínculo más estrecho. Sabemos por la ciencia que desde lo recóndito del seno materno, el bebé come lo que su madre come, el bebé oye lo que su madre oye, incluso el bebé sufre lo que su madre sufre. De ese vínculo surge de la madre un amor totalmente gratuito por su hijo que hasta constituye una necesidad interior: es una exigencia del corazón.

No hay amor más estrecho, profundo y entrañable, que el de una madre por el hijo en sus entrañas. Con este amor entrañable, Dios ama a sus hijos. La misericordia (rahamim) que brota del seno materno (rehem) implica: bondad, ternura, paciencia, comprensión y la disposición a perdonarlo todo.

Dios es el Padre que nos ama con el amor de una madre, por eso nunca se olvida de nosotros, siempre nos perdona y comprende, aunque no sepamos expresarle lo que agobia nuestro corazón.

Comprender el amor misericordioso de Dios nos deja una tarea específica: A los padres, amar a nuestros hijos de la misma manera que nos amó nuestra propia madre. A las madres, dar a sus hijos un amor tal que puedan ellos a su vez transmitir a sus propios hijos más adelante. De esta manera, a través de nuestro amor, nuestros hijos gozarán del amor entrañable y misericordioso de Dios por nosotros.

¡Apasiónate por nuestra fe!

pág.-11-1.jpg
6min92

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, por lo que estaremos tratando este tema. El cáncer de mama en México constituye la tercera causa de muerte en la mujer, solo después de problemas cardiovasculares y complicaciones de la diabetes mellitus mal cuidada.

Según datos del INEGI, Sector Salud (2018), la incidencia del cáncer de mama ha aumentado alarmantemente en nuestro país, llevando la delantera al cáncer cérvico uterino que años atrás constituía la primera causa de muerte de la mujer en México. 

En el  2016, de cada 100 mil mujeres de 20 años o más, 16 murieron por esta enfermedad, y en el 2017, en Nuevo León, murió una mujer diariamente por este mal, considerándose estas altas cifras de mortalidad, debidas a que la mayor parte de los casos en México, se diagnostican en estados avanzados de la enfermedad (diagnósticos tardíos), en contraposición a otros países en que las tasas de mortalidad disminuyen considerablemente, debido a un diagnóstico temprano, y por lo tanto, un tratamiento oportuno, que da lugar a una mayor probabilidad de supervivencia.

En consideración a lo anterior, la esperanza de que el cáncer de mama pueda ser curado, depende de que su detección sea oportuna, por lo que los métodos de autoexploración mensual en la mujer desde la adolescencia, y las mamografías anuales recomendadas a partir de los 40 años (o antes si hubiera factores de riesgo) hasta los 69 años según las normas de salud, constituyen la principal herramienta para detectar tempranamente, cualquier anormalidad que pudiera presentarse en los senos.

¿Por qué debe preocuparnos a todos?

Porque la mujer constituye en lo general el pilar de una familia, ya sea que se trate de una familia integrada o una mujer que lucha día a día por sacar adelante sola a una familia, atender a los padres, adultos mayores de su familia, etc., de manera que lo que pueda afectar su salud tiene una gran trascendencia a nivel familiar y social.

Por esta razón, la sociedad debe ser consciente de impulsar y promover en toda mujer la detección oportuna de este mal que no distingue edad, condición socio económica, actividad personal o profesional, etc.

Como sobreviviente por la gracia de Dios de haber sido diagnosticada oportunamente con cáncer de mama en una revisión anual hace más de 10 años, conozco lo que en mí misma y en mi propia familia representó desde el diagnóstico, el tratamiento quirúrgico y el propio tratamiento de la enfermedad,  viviendo mi esposo, hijos, hermanos y toda la familia, la angustia de no saber cuál sería el desenlace, que afortunadamente no tuvo para mí las consecuencias funestas que muchas otras mujeres han sufrido, y que ya no están con nosotros.

Por esto siento una gran responsabilidad de difundir y motivar a las mujeres que están en mi ámbito, a no dejar de lado el propio autocuidado mediante una autoexploración mensual mamaria cuidadosa, aparte de los estudios de mamografía y ultrasonido anuales de acuerdo a su médico, para, según el caso, proceder de manera inmediata y oportuna.

El cáncer de mama es curable si se detecta oportunamente.

Graciela Quintero Flores

pág.-7-1280x854.jpg
7min87
Portrait of smiling mature couple in sweaters at autumn park

Mi esposo y yo estamos por cumplir 40 años de casados, hemos tenido la bendición de haber tenido seis hermosos hijos de los cuales estamos sumamente orgullosos. Nuestro caminar en esta aventura llamada matrimonio ha tenido de todo: alegrías y tristezas, triunfos y derrotas, épocas de estar sanos, pero también épocas de enfermedad. Sin embargo, cada circunstancia en este caminar juntos, la hemos visto como retos constantes por salir adelante y ver en esos retos una oportunidad de crecimiento personal, matrimonial y familiar.

Cuando asistimos a alguna boda de los hijos de nuestros amigos o de los amigos de nuestros hijos, al iniciar los muchachos frente al altar el consentimiento de unirse en matrimonio, mi esposo y yo nos tomamos de la mano un poco temerosos y ansiosos y siempre nos preguntamos lo mismo: ¿Estarán conscientes de lo que están prometiéndose?

El matrimonio es un vínculo entre un hombre y una mujer fundado en el amor, que exige cuidarlo, cultivarlo, y sobre todo, en estos tiempos de ideologías que atacan al matrimonio y a la familia, exige defenderlo día a día con el esfuerzo de cada uno de los esposos. 

En mi trabajo profesional, cuando doy algún curso sobre matrimonio, siempre hay una pregunta frecuente que suelen hacerme: ¿Qué nos podrías comentar sobre lo que les ha servido para seguir juntos? Y mi contestación es siempre la misma: “No soltarnos de la mano de Dios, que Cristo sea el motor constante en nuestras vidas a través de la oración y del servicio a los demás, lo cual nos hace sumamente felices, aunque a veces, por el ajetreo de la vida diaria, lo dejemos un poco olvidado”.

Por otro lado, a los matrimonios que están por comenzar o que ya han iniciado este caminar juntos, les podría dar algunas sugerencias o acciones prácticas que nos han servido a mi esposo Andrés y a mí:

  1. Siempre, siempre, tomen todas las decisiones juntos, pues si se equivocan, se equivocarán juntos y nunca se reprocharán la decisión tomada, en especial en temas sobre los hijos y la economía del hogar.
  2. Sean verdaderos amigos. En la relación de esposos no pueden existir más amigos que ellos mismos. Los amigos se disfrutan, lloran, comparten sus emociones y sentimientos, son confidentes y están siempre ahí cuando más los necesitamos.
  3. Nunca se dejen llevar por la moda de las corrientes que van en contra de los valores cristianos. El papa emérito Benedicto XVI menciona lo siguiente: “Una fe madura, no sigue las olas de la moda o la novedad”.
  4. Desarrollen sus habilidades para comunicarse escuchando, viéndose a los ojos, siendo empáticos y compasivos, expresando claramente los deseos y sentimientos de cada uno, y sobre todo, dejando la tecnología cuando estén juntos, la cual nos tiene atrapados y apartados, abriendo una brecha de soledad entre los esposos y con los hijos.
  5. Aprendan a perdonarse y a pedir perdón desarrollando la capacidad de regular los conflictos, y cuando les sea muy difícil, vayan al Sagrario y pídanle a Nuestro Señor las gracias necesarias para tener la humildad de hacerlo, Él nunca los dejará.
  6. Desarrollen un enunciado de misión familiar en donde decidan qué clase de familia quieren ser, identificando los principios que los ayudarán a lograrlo y además será la brújula para no apartarse o perderse en el camino.
  7. Rodéense de amigos que compartan sus mismos valores, ellos los ayudarán a perseverar en el camino con su ejemplo y su compañía.

Se puede, no es una fantasía, pero se requiere del trabajo constante y perseverante de cada uno de los esposos. ¡Vale la pena! No hay alegría más grande que amar y darnos sin reservas a aquel o aquella por quien nos decidimos libremente en algún momento de nuestras vidas.

Que Dios los bendiga en donde quiera que estén y siempre unidos en oración.

Tere Durán

PORTADA-pág.-9-Un-camino-de-seguimiento.jpg
6min89

Aletheia López Valdivia,vc

Orden de Vírgenes Consagradas

Al reflexionar sobre la vida consagrada parece inmediato conectarnos con la palabra vocación, y ciertamente son inseparables, porque la vida consagrada es una respuesta a una vocación, es decir, a un llamado de parte de Dios al que hay que responder.

Durante años hemos entendido por vocación ser religiosa o sacerdote, sin darnos cuenta que nuestra vocación por excelencia, gracias a nuestro bautismo, es la santidad, seguir a Cristo; Él es nuestra verdadera vocación, nuestra auténtica y profunda felicidad; y para realizarla plenamente, hay distintos caminos: el matrimonio, la soltería, la vida consagrada y el sacerdocio. 

Uno de estos caminos es el de la vida consagrada, y es que desde los comienzos de la Iglesia hubo hombres y mujeres que intentaron, con la práctica de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, seguir con mayor libertad a Cristo e imitarlo con mayor precisión.

En esta aventura que es la vida consagrada, a la que Dios me llamó y a la que con ingenua valentía dije que sí, veo este itinerario:

Para seguir a Cristo, primero hay que buscarlo… como Juan, un joven inquieto y radical que era pescador y que seguía al Bautista, pero buscaba al Mesías prometido; como Aletheia que entre el beisbol, los libros y sus sueños revolucionarios buscaba respuestas a las interrogantes de la vida: ¿Por qué nací? ¿Para qué vivir? ¿Qué tengo que aportarle al mundo?

Y el que busca, encuentra… Y en esa búsqueda, un día cualquiera, Juan encuentra a Jesús y corre tras él, con toda la alegría, impaciencia, energía y esperanza de su juventud; o como Aletheia, quien con mucho aburrimiento fue a una Hora Santa y solo pensaba en todas las cosas importantes y entretenidas que podría hacer en lugar de perder el tiempo en la Iglesia.

Conocer a Alguien… Juan, al decidirse a conocer a Jesús, ver cómo vivía, qué decía, cómo actuaba, qué amaba o Aletheia que empezó a experimentar la libertad que tanto soñaba, a experimentarse incondicionalmente amada, de aceptar poco a poco la gratuidad del amor y emprender un nuevo reto, inacabado por cierto, de amar a los demás como Jesús.

Como explicaba San Juan Pablo II: El fundamento evangélico de la vida consagrada se debe buscar en la especial relación que Jesús, en su vida terrena, estableció con algunos de sus discípulos, invitándoles no sólo a acoger el reino de Dios en la propia vida, sino a poner la propia existencia al servicio de esta causa, dejando todo e imitando de cerca su forma de vida.

Y así, en este itinerario doy testimonio de que como Juan o como Aletheia, o como Bryan o Lupita, cada uno de nosotros tenemos diferentes historias personales, virtudes y defectos, son muchos los caminos, pero el único fin es Jesús. Mi vocación es Jesús.

Aletheia López Valdivia,vc

Orden de Vírgenes Consagradas

Misa1.jpg
8min268

¿LA MISA DEBE SER ENTRETENIDA?

La asistencia a la santa misa es obligación para cualquiera que se declare católico, por lo que el motivo de este importante precepto debe ser bien conocido antes de tratar de clasificarla como “aburrida” o “entretenida”, ya que no se trata de un espectáculo. Debemos preguntar primero: ¿Qué es la misa?

Antes que nada, se debe conocer la misa como sacramento: la eucaristía. Este sacramento (signo eficaz y sensible de la gracia) fue instituido por Nuestro Señor en la última cena, cuando les confirió a sus apóstoles el poder de consagrar el pan y el vino en su presencia real. Sin embargo, no se trata de un sacramento más, porque el cuerpo y la sangre de Nuestro Señor se hacen presentes para ser ofrecidos como sacrificio a Dios por todos nuestros pecados; es el ofrecimiento mismo que hizo al morir crucificado en el Calvario. Este es el santo sacrificio de la misa que celebran los sacerdotes todos los días en nuestros altares y es el único sacrificio perfecto y plenamente agradable a Dios, pues la víctima es perfecta, es el Cordero de Dios.

¿Cómo estarías tú al pie de la cruz en aquel cerro desolado? ¿Esperarías aún ser “entretenido” como si se tratara de un “espectáculo” la crucifixión de Nuestro Señor? La realidad es que esperar ser “entretenido” por la misa, o peor aún, tratar de hacerla más “entretenida”, indica un gran desconocimiento de nuestra fe. No hay que olvidar que este ofrecimiento es primordialmente para Dios, no para nosotros. La sacralidad del canto, de las lecturas, de las vestiduras, de los vasos y de la misma arquitectura del templo es una gran alabanza dirigida a Dios.

Incluso el sacerdote podría parecer que está de frente hacia nosotros como un “expositor”, pero en verdad está postrado primero ante el altar del Señor, ofreciendo el santo sacrificio por el bien de su pueblo. Es por esto que siempre debemos procurar la dignidad y reverencia que merece la santa misa, guardando el debido respeto y orden, según lo indican las normas litúrgicas y las recomendaciones de los santos.

 De esta manera, podemos entender por qué nuestra participación en la santa misa no se debe tomar a la ligera en lo absoluto. Con respecto a esto, para oír bien y con fruto la misa, el Catecismo de San Pío X (Lección Preliminar, Pt IV) nos enseña que es necesaria la “modestia en el exterior de la persona y la devoción del corazón”, es decir, debemos mantener una actitud piadosa y adecuada para la contemplación dentro del templo, pues no podemos meditar estos grandes misterios cuando hay ruido y conversaciones.

Este recogimiento se debe ver reflejado en una forma modesta y especial de vestir, pues presentaremos ante Dios la ofrenda más importante que la humanidad entera haya realizado jamás. Dice así San Juan María de Vianney: “[La misa] da más gloria a Dios que todos los sufrimientos de los mártires juntos, que las penitencias de todos los santos, que todas las lágrimas por ellos derramadas desde el principio del mundo y todo lo que hagan hasta el fin de los siglos”. Después de leer estas palabras, es aún más sencillo comprender por qué son tan importantes otros actos piadosos, como guardar el ayuno de una hora antes para comulgar (este siendo obligatorio), llegar muy temprano para prepararnos espiritualmente, e incluso quedarnos un tiempo después para agradecer a Dios por tanto amor que nos da sin merecer. 

Por último, San Pío X también nos enseña que en la misa debemos unir desde el principio nuestra intención con la del sacerdote, ejerciendo así nuestro sacerdocio bautismal y ofreciendo nuestras propias vidas en el altar. Esto nos puede ayudar a seguir con atención las oraciones y a meditar sobre la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

Considera estas valiosas enseñanzas de estos grandes santos para contemplar y vivir más profundamente el misterio de la santa misa y recuerda las palabras de S.S. Pío XI: “la ley de la oración constituye la ley de la creencia” y finalmente, la ley de vida; y no hay oración más importante y eficaz para todo católico que la santa misa. 

Jorge A. Viera

Estudiante de Ingeniería Física en el Tec

83586850_2606385859457182_818816793219956736_n-1280x843.jpg
3min129

El pasado sábado 25 de enero se llevó a cabo una rueda de prensa en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima, presidida del Arzobispo de Monterrey y acompañado de sus obispo auxiliares, para compartir el anuncio del nombramiento del Padre Hector Mario Pérez Villarreal, como Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México.

El Arzobispo de Monterrey compartió al respecto:
“Desde siempre esta Iglesia en Monterrey está dispuesta a colaborar, con las necesidades que tenga la Iglesia, muchos sacerdotes de esta Iglesia en Monterrey están como obispos de otras diócesis de este país, siempre en ese deseo de servir de la mejor manera a todo el pueblo católico”.

Por su parte el recién nombrado Obispo Auxiliar agradeció a los fieles de Monterrey:
“He aprendido a ser cristiano con ustedes, he aprendido a ser pastor para ustedes, he aprendido a colaborar también con mi obispo en las diversas encomiendas que me encargado, y yo estoy seguro que todo es lo que me prepara el día de hoy para poder servir ahora como Obispo, por eso no dejo de estar siempre agradecido”.

Al dirigirse a los fieles de su nueva diócesis señaló:

“A la Arquidiócesis de México, voy a la tierra de nuestra Madre Santísima de Guadalupe, voy a ponerme bajo sus pies para cumplir la misión que su Hijo me ha encomendado”.

“Llevo un corazón dispuesto a escuchar un corazón dispuesto a dar testimonio de la fe en Jesús, un Corazón dispuesto a discernir cuál es el trabajo que tenemos que realizar a ser fieles el Evangelio”.

Finalmente Mons. Rogelio pidió a los fieles de Monterrey pedir por el Padre Hector Mario.

barricada-sagrado-corazon.jpg
14min998

Segunda Parte. Primera mitad del siglo XX

El mes pasado comenzamos a repasar los orígenes de esta parroquia que inició al ocaso del siglo XIX. Continuamos repasando su historia, en esta ocasión, la primera mitad del siglo XX.

LINTERNILLA

Comenzamos comentando una imagen nunca antes publicada en medio impreso alguno y que debe de ser una de las más antiguas de la parroquia. Debe de ser de los primeros años del siglo XX, capturada seguramente desde alguna azotea de alguna casa que existió en la calle de 15 de mayo. En esta imagen se destaca que la parroquia tuvo una linternilla que ya no existe. Una linternilla es un elemento arquitectónico que podemos definir brevemente como una pequeña cúpula elevada por columnas. Este elemento arquitectónico estuvo en la bóveda norte de la nave principal. De hecho, hasta el día de hoy en el interior sobre el altar se distingue en ese sitio una nervadura octagonal que seguramente acompañó en el interior ese elemento arquitectónico exterior del que antes desconocíamos su existencia. Seguramente a los pocos años de haber sido construida la parroquia, la linternilla presentó algún problema y se optó por retirarla. No hemos encontrado alusión a ella en documento alguno.

REVOLUCIÓN MEXICANA

Mientras se avanzaba la construcción de la parroquia a finales del siglo XIX contraesquina se edificaba el Palacio de Gobierno del Estado. De tal manera que la parroquia adquiría mayor presencia urbana al estar, cruzando la calle, enfrente del palacio de cantera, pero en los años de la Revolución eso significó para la parroquia estar en el ojo del huracán. Han sido ya publicadas en varios libros las fotos de personas armadas en torno al palacio e inclusive hay fotos de una barricada frente al atrio de la parroquia sobre la calle de 5 de mayo al poniente de la calle Zaragoza.

En la encuesta que el párroco Toribio Cantú mandó a la Curia el 15 de marzo de 1930 hay una brevísima alusión a este período “Durante la usurpación de la parroquia por los elementos revolucionarios desaparecieron algunos objetos de poco valor” (Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Monterrey, AHAM). 

EL INSTITUTO SAGRADO CORAZÓN

Atrás de la, y en colindancia con la misma, se tuvo un instituto o colegio con el mismo nombre de la parroquia. En el AHAM hay varios documentos que enlistan los trabajos que se hicieron en el mismo, en los cuales se detallan los materiales comprados y los sueldos pagados a los trabajadores. Estuvo el instituto al norte de la parroquia en donde hoy hay un jardín y una fuente. 

El ya mencionado párroco Toribio Cantú escribió a la Curia una carta, el 24 de junio de 1920, notificando lo siguiente: “(…) fue decomisado durante la Revolución el Instituto del Sagrado Corazón de Jesús ubicado en la calle Washington N. 126”.

En el AHAM existe una copia de un plano de 1923 realizado por el arquitecto e ingeniero. A. V. González, este plano detallado de la parroquia menciona aún el instituto colindando con la misma. La puerta hoy “clausurada” que existe de la sacristía al norte era la que unía a la parroquia con el instituto. Más adelante haremos más anotaciones acerca de este plano. 

INVENTARIO DE 1920

En el AHAM existe el inventario que se realizó al momento del cambio de párroco. Dejó la comunidad el P. Job de la Garza Gil y recibió el ya mencionado P. Toribio Cantú. En este inventario, entre otras cosas, se menciona la existencia de varias imágenes de bulto algunas de las cuales aún existen, como la de San Ramón Nonato que está actualmente en la sacristía, “siete manteles para el comulgatorio” los cuales ya no existen, “una máquina para hacer hostias” y además menciona que en el curato, o casa parroquial, tres habitaciones tienen piso de mosaico.

Muy poco sabemos de cuándo se construyó esta casa. Debe datar, al menos sus orígenes, de los últimos años del siglo XIX o los primeros del XX, algún elemento antiguo pudiera existir en el edificio que hoy sirve de oficinas, pero existiría tan modificado que sería difícil identificarlo. Más adelante hablaremos nuevamente de esta casa.

PLANO DE 1923

Volvamos al plano ya mencionado (AHAM), que nos da una descripción arquitectónica del templo en ese año. Además del altar mayor, adosado a la pared norte, está el altar que aún existe en la Capilla del Rosario, y sobre la nave, cuatro altares más. Estos altares, por razones de espacio y por el Concilio Vaticano II, tuvieron la misma suerte que los que hubo en las capillas laterales de Catedral: fueron recortadas las mesas de los altares de tal manera que hoy existen solo marcos decorativos de imágenes devocionales. 

En este plano también quedó reflejada la casa. El jardín que hoy vemos frente a la base de la torre hacia el poniente ya existía, además de varios cuartos más localizados al extremo poniente de la propiedad.

CUESTIONARIO AÑO 1930

Ya habíamos mencionado arriba este documento. El párroco envió a la Curia las respuestas a un cuestionario que recibió. No tenemos las preguntas, solo las respuestas, pero no es difícil averiguar el tema que se responde. Este cuestionario es muy rico en información de la parroquia en este tiempo.

Acerca del edificio, señala que la decoración interior “está muy deficiente” y con respecto al exterior señala “falta enjarre y la torre”. Acerca de la casa, señala que ahí vive él (párroco), el vicario y el sacristán con su familia, siendo ésta de un total de seis miembros; además de la casa, señala que “se (le) están haciendo reparaciones”.       

Este documento es interesante por los datos que da acerca de las costumbres de la época, así habla por ejemplo de las bancas de la parroquia: “Por costumbre antigua de piden cuotas para los asientos de la Yglesia (sic) (…) y (esto) no deja de tener alguna vez sus inconvenientes”. Acerca de su vestimenta, señala: “La sotana la llevo en el templo y en la casa, para la administración a domicilio raras veces. La tonsura durante esta persecución no la he llevado”. Aquí se refiere a la clausura de los templos por la Ley Calles. Acerca de la comunidad, subrayó las anotaciones siguientes: “Las vocaciones son pocas y raras” este último adjetivo se debe entender como “escasas”, y por último, es interesante lo siguiente, refiriéndose a la comunidad: “Los divorcios ya empiezan a darse entre nosotros”.

TORRE

La torre se había dejado por décadas hasta el nivel del techo de la nave principal, hay muchas imágenes fotográficas de aquella época. En la cuarta década del siglo XX se completó como la vemos hasta el día de hoy, siendo de esos mismos años las campanas. Antes de completarse la torre, sobre la base inconclusa, se dispuso un sencillo sostén, para unas campanas pequeñas que puede verse en la foto de la linternilla y en muchas más imágenes fotográficas de la época.

INVENTARIO DE 1949

Para concluir el repaso histórico de la primera mitad del siglo pasado, señalamos que en el inventario de este año se menciona que el “Antiguo curato al que se añadió otro edificio nuevo (…)”. 

Este mismo inventario señala algunas cantidades que ciertamente nos causan sorpresa al leerlas: la asistencia a las misas dominicales se estimaba en 4 mil 500 personas, y entre semana, 150. Los bautizos quincenales rondaban los mil 487, había 200 niños en el catecismo y al año se efectuaban en promedio en la parroquia 75 funerales.

El próximo mes continuaremos con la historia de la segunda mitad del siglo XX.

Pbro. Lic. José Raúl Mena Seifert

Centro de Investigación Histórica CIHAM

redes.jpg
6min246

Cuenta la historia de los jesuitas que cuando San Francisco Xavier iba a emprender su viaje hacia el Oriente, San Ignacio de Loyola le dijo estas palabras: “Ite Inflammate Omnia” que significan: “Ve e inflama todas las cosas”.

En estos tiempos donde un niño tiene que tener su iPad para que pueda estar tranquilo, donde si a algún joven se le acaban los datos o la batería es un desastre total, o donde por causa de likes y “me encanta” hay problemas maritales, e incluso donde estar comprando artículos y ropa por Facebook es de lo más común, creo que estas palabras de San Ignacio deberían resonar con más intensidad en nuestros corazones.

Veo en las redes sociales un potencial inconmensurable para llegar a tantas personas, de tantos lugares diferentes. Hoy a través de tan solo compartir una publicación puedes llegar a periferias que ni tú mismo creías llegar. Sin embargo, si haces público algún hecho vergonzoso, un acto de antitestimonio, también llegará a quienes ni te imaginarías que llegaría.

Pienso que en tiempos de Jesús, apóstoles como Mateo iban documentando su vida, acciones, prédicas, milagros y gracias a eso tenemos el “Evangelio según San Mateo”. Recordemos que “Evangelio” significa “La Buena Nueva”. Por esta razón, pienso que si nos consideramos discípulos de Jesús, estamos llamados a documentar su obra misericordiosa en nosotros, en nuestra familia, en nuestro entorno y con ello proclamar la buena nueva, el mensaje de Jesús.

Jesús mismo nos dice: “Que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda” (Mt 6,3). Entonces, ¿cuál es la línea que divide entre el obrar en lo secreto y el hacer públicas nuestras acciones? La respuesta a esto es: la humildad. Para anunciar la Buena Nueva a través de las redes sociales se requiere de mucha humildad para hacernos a un lado y proclamar solo la obra de Jesús. Decía San Rafael Guízar que él era “el mulito de Dios”, pues así nosotros en el uso de las redes sociales, la humildad tiene que ser nuestra mayor virtud para poder evangelizar, grabar, aconsejar, reprender, siempre teniendo en cuenta que el foco de atención será Jesús, será la santidad.

San Pablo, en el tercer capítulo de su Carta a los Filipenses dice: “Sean imitadores míos”, y pudiéramos pensar que nos hace un llamado a ser como él, sin embargo, el llamado que nos hace es a que, así como él, busquemos ser como Jesús. Versículos antes dice: “Esto no quiere decir que haya alcanzado la meta ni logrado la perfección, pero sigo mi carrera con la esperanza de alcanzarla, habiendo sido yo mismo alcanzado por Cristo Jesús”.

En este camino a la santidad, quizás no seremos los mejores anunciadores de la Buena Nueva y a través de las redes sociales podemos vernos muy vulnerables, pero yo te invito a que continúes tu carrera, siendo humilde y proclamando siempre y únicamente el mensaje de Jesús.

Y por último, no te olvides: ve e inflama todas las cosas, con el amor ardiente por el Señor. Que el Señor te dé la gracia de evangelizar a tiempo y destiempo.

Jorge Ochoa

Músico y evangelizador católico en las redes


Sobre nosotros

Somos el periódico católico oficial de la Arquidiócesis de Monterrey; en comunión con la misma y con el resto de los medios de comunicación católicos, enfocamos nuestros esfuerzos a ser la voz de la Iglesia en Monterrey.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS



Últimas publicaciones



Suscríbete a nuestro boletín






Categorías